«Muchos usan los fármacos como medida preventiva, cuando en realidad están prescritos para los pacientes graves que lo requieran a causa de la COVID-19», enfatizó la doctora Ileidis Iglesias Marichal, directora del Instituto Nacional de Endocrinología.

La especialista enfatizó en que la COVID-19 es una enfermedad viral, que solo requiere de antibióticos cuando se presentan infecciones bacterianas.

La doctora Ileidis Iglesias Marichal, directora del Instituto Nacional de Endocrinología, dijo en Ciego de Ávila que se hace imprescindible que la población elimine el empleo indebido de antibióticos, esteroides y otros medicamentos que puede provocar afectaciones a la salud de las personas que los consumen indiscriminadamente.

Durante una comparecencia en la Televisión Avileña, la especialista enfatizó en que la COVID-19 es una enfermedad viral, que solo requiere de antibióticos cuando se presentan infecciones bacterianas.

La integrante del equipo de trabajo de visita gubernamental de Salud Pública que apoya la batalla contra la pandemia en el territorio avileño, especificó que también constituye motivo de preocupación el uso indiscriminado de esteroides entre los avileños y que puede provocar complicaciones severas en la salud de las personas.

«Muchos usan los fármacos como medida preventiva, cuando en realidad están prescritos para los pacientes graves que lo requieran a causa de la COVID-19», enfatizó.

A la vez, Iglesias Marichal llamó al aumento del consumo infusiones y de plantas medicinales, que «no hacen daño» y que tradicionalmente se emplea en los hogares cubanos ante la aparición de virus de gripe, como parte de las amplias potencialidades del Cuadro Básico de Productos Naturales de Cuba, alternativa natural en el tratamiento de la COVID-19.

De acuerdo con el artículo Plantas medicinales, medicamentos homeopáticos e inmunidad, publicado en 2020 en el sitio web del Minsap, la biodiversidad de Cuba brinda una serie de plantas medicinales que fortalecen el sistema inmune, combaten con eficacia los síntomas de infecciones, previenen y curan enfermedades, de ahí el incremento en la producción y el consumo de jarabes como el de orégano, aloe e Imefasma para tratar infecciones respiratorias agudas.

Entre las especies que se cultivan o crecen de forma silvestre en Cuba y que son recomendadas por la medicina complementaria para tratar con éxito los síntomas de infecciones respiratorias se encuentran el Eucalipto, el jengibre, la equinácea (Echinacea sp.), la uña de gato (Uncaria tormentosa), el anamú (Petiveria aliácea).

Otro de los productos naturales disponibles en el país con acción sobre el sistema inmune es el Nutrisol, suplemento nutricional producido por LABIOFAM a partir de una mezcla de componentes de savia de pseudotallo de plátano (Musa paradisiaca), propóleos y miel de abejas.

A las opciones de las plantas medicinales, indica la publicación, se suman medicamentos homeopáticos, como el PrevengHo-Vir, como elemento incorporado a las estrategias de prevención del MINSAP para el enfrentamiento a la COVID-19, recomendándose su uso para la prevención de la influenza, enfermedades gripales, dengue e infecciones virales emergentes, siendo de utilidad su empleo en condiciones de riesgo epidemiológico.

agosto 10/2021 (Granma)

Comments

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code