Más de un millar de consultorios médicos de la familia recibieron retoques reanimadores durante 2023, fruto de un programa en marcha en todo el país.

Guantánamo. –«De todo corazón, gracias; necesitábamos esta mejoría», dijo Francisco Galliná. Es lógico que lo hiciera en plural y en primera persona, pues él hablaba en nombre de todos los que se atienden en el consultorio médico de la familia (CMF) reinaugurado en la calle Santa Rita, entre 5 y 6 sur, en esta ciudad.

«La solicitud de que nos lo repararan fue un planteamiento que nunca faltaba en las reuniones de rendición de cuenta de los últimos años», le comentó a la prensa Francisco Galliná, delegado a la Asamblea Municipal del Poder Popular por la circunscripción en la que está enclavado el cmf del que «¡ahora sí está como nuevecito!», dijo una vecina del lugar.

Golpeada por el paso del tiempo y los muchos aprietos económico- financieros, la instalación, aunque nunca dejó de prestar servicios, en la práctica lo hacía con incomodidades crecientes desde hace años, debido al deterioro.

Como ave fénix, enero la ve resurgir ahora, con mobiliario, marquetería, sistemas hidrosanitario y eléctrico nuevos, y un retoque de pintura y buen gusto, el cual le da la apariencia de otro inmueble nacido en el mismo lugar.

Renacida parece también la sonrisa de Marilín Torres, la todavía joven doctora holguinera que hace casi década y media llegó a este sitio para ejercer como médico de familia, y aún permanece aquí. La casa de esta especialista en Medicina General Integral es precisamente su CMF, al que pertenecen las 782 personas que habitan los 342 núcleos familiares ubicados en las cuatro manzanas que circundan la instalación.

LATIDOS RENOVADORES

No ha sido un golpe de la suerte ni del azar, y es eso lo más hermoso del acontecimiento que la vecindad aplaudió a las puertas del consultorio médico de una barriada guantanamera, casi al mediodía de una de estas esperanzadoras jornadas que vive el Alto Oriente cubano.

En medio de la ventolera de una crisis económica, agravada en el caso de Cuba por los efectos del bloqueo estadounidense, otro viento, restaurador, se abre paso. En esa ruta se encuentran los cerca de 11 550 CMF (582 de ellos en Guantánamo) y los más de 43 000 profesionales de la Salud que desde esos inmuebles le dan vida al Programa del Médico y la Enfermera de la Familia, el cual, ideado, gestado y abierto por el Comandante en Jefe hace cuatro décadas, invadió los campos, las ciudades y las montañas de este archipiélago.

Viene Cuba de un año en el que 1 035 CMF recibieron acciones de mejoramiento. Esa estadística incluye 122 consultorios distribuidos en toda la geografía de Guantánamo; provincia que en calendarios recientes reportaba 142 de las referidas instalaciones de Salud comunitaria evaluadas en estados de entre mal y regular. La restauradora dinámica continúa, y en el año actual debe incluir al menos los otros 20 dispensarios pendientes por remozar aquí.

Pero –coinciden especialistas, directivos de la Salud y autoridades del Gobierno en el territorio–, el rescate apunta con el mismo rigor a los conceptos fundacionales, propósito que, a juicio de la doctora guantanamera María Inés Jiménez de Castro Morgado, pionera de este programa en la más oriental, también implica el completamiento de los Grupos Básicos de Trabajo con la nueva concepción de la Medicina Familiar, y la integración de todos los procesos a nivel de consultorios, en busca de indicadores de Salud aún más altos.

22 enero 2024│Fuente: Granma│ Tomado de │ Noticias │ Cuba

Por su carácter humanista, inclusivo, facilitador y asistencial, el gobierno revolucionario priorizó hace 40 años el servicio sanitario permanente en el lomerío oriental.

Así lo destacó Yelenis Elías, directora de salud pública en Granma, quien afirmó que allí se desarrollaron las condiciones profesionales, técnicas y logísticas de ese proyecto de cambios en la concepción de la atención ambulatoria.

Precisó que Fidel Castro abogó por agilizar la selección de áreas, edificar instalaciones y dotar de equipamiento al programa experimental denominado del Médico y la Enfermera de la Familia.

Los consultorios en la Sierra Maestra muestran su eficiencia al reducir tiempo para el tratamiento al paciente, promueven cultura ambiental, combinan la medicina industrial y natural y los doctores son formidables líderes comunitarios.

9 enero 2024|Fuente: Radio Reloj| Tomado de | Noticias| Salud

Hace justamente hoy 40 años, el 4 de enero de 1984 el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, inauguraba una de las más significativas iniciativas en el ámbito de la salud pública: el programa del médico de la familia.

Se trató de un plan integral para elevar esa atención médica integral en el ámbito familiar y comunitario.

El sitio oficial de Ministerio de Salud Pública en Cuba destaca que el programa es la expresión más acabada de la aplicación de una estrategia de atención primaria tras el triunfo de enero de 1959; con la mirada en el perfeccionamiento, la organización, la calidad y la eficiencia de los servicios sanitarios dentro de la tan necesaria medicina familiar.

Un artículo que publica hoy el sitio refiere que la doctora Ailuj Casanova Barreto, directora Nacional de Atención Primaria de Salud (APS) del Minsap, resaltó que en la actualidad se proyectan mayores niveles de resolutividad en los 11 mil 548 consultorios del país, se apuesta por incrementar la satisfacción del pueblo y elevar su calidad de vida con sensibilidad y pormenorizado esmero.

«Los más de 43 mil médicos de este Programa líder de la salud pública, dígase también residentes y especialistas de Medicina General Integral, enfermeros y otros trabajadores, distinguen por esa entrega y compromiso al sector, que permiten mantener bien en alto esta conquista y alcanzar indicadores de excelencia», subrayó la funcionaria.

Al respecto resumió que en el 2023 fueron aprobadas modificaciones en el Programa del Médico y la Enfermera de la Familia: un Reglamento de Policlínicos y de igual manera otro para la Atención Primaria de Salud. Asimismo, se implementó y contextualizó un plan de medidas por componentes estratégicos para perfeccionar el trabajo.

«Un seguimiento diferenciado en las circunscripciones más alejadas del consultorio, con la ubicación de una enfermera licenciada o especialista en enfermería comunitaria, resulta otro de los pasos fomentados en el contexto de las cuatro décadas del Programa», agrega Casanova Barreto, a la vez que pondera la realización de Ferias por la salud y de iniciativas de proyección sanitaria en aquellas áreas de difícil acceso, montañosas, Plan Turquino y barrios en situación de vulnerabilidad,  que favorecen no solo dar respuesta a las necesidades de salud, sino también a llevar a cabo acciones de educación y promoción.

«Con prioridad, continúa explicando, se valoraron los problemas de infraestructura identificados en los consultorios médicos, donde logramos avanzar con el apoyo de empresas, gobiernos locales y la comunidad, en un total de 1035 inmuebles; y se coordinan actualmente con la industria nacional alternativas para la recuperación del mobiliario clínico y no clínico existente», afirmó la doctora.

Y concluyó asegurando que el Programa del Médico y la Enfermera de la Familia «está aún en desarrollo, es perfectible y sujeto a transformaciones para enfrentar nuevos retos y hacer florecer desde la entrega infinita esas ideas fundacionales de nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz».

5 enero 2024 | Fuente: CubaSi |Tomado de |noticias| Salud