Camagüey, 3 feb (ACN) Retomar la realización de trasplantes renales, programa interrumpido por la incidencia de la COVID-19, constituye una de las prioridades del sector de la Salud Pública en la provincia de Camagüey, donde la primera intervención quirúrgica de ese tipo ocurrió en febrero de 1978.

En estos momentos se desarrollan acciones para reactivar el programa y son revisados los pacientes que están aptos para brindarle al Instituto de Nefrología la realidad de cuántos realmente están en condiciones de ser trasplantados, refirió a la ACN Jenny Rodríguez Lino, jefa de ese servicio en el Hospital Universitario Manuel Ascunce Domenech, de esta ciudad.

Los estudios a los candidatos son efectuados anualmente, pues pueden haber perdido la aptitud, ya sea por la aparición de un cáncer u otra condición que impiden desarrollar el trasplante, y muchos de los pacientes con el chequeo completo ya lo tienen vencido, acotó.

Pruebas generales de hemo química, para la detección de virus, ecocardiograma, radiografías de tórax, ultrasonido abdominal, electrocardiograma, entre otros, se incluyen en el estudio previsto a desarrollar a ellos, en aras de descubrir y corregir cualquier alteración existente antes de recibir el órgano.

Igualmente, son requeridos la aplicación de estudios de histocompatibilidad, realizados en La Habana.

En el Manuel Ascunce Domenech hay dificultades con el funcionamiento de medios diagnósticos, por encontrarse en mal estado, pero se busca el apoyo en otras instituciones para estudiar a los pacientes, especificó Rodríguez Lino.

La doctora explicó que en el año anterior existían unas 27 personas en el grupo de aptos, unas han fallecido y fueron incluidas otras, y actualmente no se investigan nuevos casos para agregar a la lista.

Hasta marzo de 2020 en el territorio fueron efectuados unos 580 trasplantes renales a pacientes de varias regiones cubanas, incluyendo los de donante vivo, este último proceder se desarrolló por primera vez en Camagüey en 2017.
Con el cumplimiento de las medidas dispuestas para el enfrentamiento a la pandemia, ha continuado la atención a los enfermos necesitados de hemodiálisis, incluso en los momentos de mayor complejidad epidemiológica y de dificultades para la adquisición de dializadores, debido a las restricciones impuestas por el bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos a Cuba.

Cerca de 150 pacientes son beneficiados en la región agramontina con esa terapia renal sustitutiva, la cual se aplica también en los municipios de Nuevitas y Florida, y otros 12 de Camagüey y Ciego de Ávila son favorecidos con el método de diálisis peritoneal.

A su vez, las consultas fueron interrumpidas por indicaciones del ministerio de Salud Pública ante el alza de casos de COVID-19, y se retomaron en diciembre de 2021, al igual que las establecidas para los trasplantados.

Un total de 14 especialistas y 12 residentes de Nefrología, además del personal de Enfermería, laboran en el mencionado servicio del Hospital Universitario con la premisa de repercutir en la calidad de vida de los enfermos.

febrero 03/2022 (ACN)

febrero 3, 2022 | Maria Elena Reyes González | Filed under: Cuba, De la prensa cubana, investigación, Salud, Salud Pública | Etiquetas: , , , , |

Comments

Comments are closed.

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code