El miembro del Buró Político y primer ministro, Manuel Marrero Cruz y el ministro de Salud Pública, José Ángel Portal Miranda realizaron una visita de control y asesoramiento ante la compleja situación epidemiológica en Guantánamo.

«Guantánamo debe aplicar estrictas medidas de restricción preventivas si desea detener la propagación del coronavirus», señaló este miércoles el miembro del Buró Político y primer ministro, Manuel Marrero Cruz, en visita de control y asesoramiento ante la compleja situación epidemiológica.

Acompañado por el ministro de Salud Pública, José Ángel Portal Miranda, hizo alusión a los planteamientos de la población que critican el sistema de atención primaria de Salud, las violaciones al protocolo de ingreso domiciliario, la insuficiente disponibilidad de personal en los consultorios, las irregularidades en la pesquisa y otras debilidades de la estrategia contra la COVID-19.

Dijo que se impone una reorganización de las fuerzas en la comunidad, y que la situación no se resolverá solo cumpliendo orientaciones de arriba. Cada territorio, área de Salud y los ciudadanos deben pensar qué hacer mejor para reducir las vulnerabilidades.

Recientes inspecciones en el país, agregó, detectaron que las primeras incumplidoras suelen ser las instituciones, por eso es tiempo de dejar de culpar a la baja percepción de riesgo y gestionar soluciones que dependen de la capacidad interna.

El Ministro de Salud explicó que entre las prioridades está completar la fuerza laboral en las áreas de
servicio, armar equipos de inspección a los centros de aislamiento y reforzar el área de anatomía patológica.

Llamó a mantener la vigilancia en las instituciones sociales, a atender con esmero al personal de Salud, y a discutir con transparencia las inquietudes de la población para darles respuesta con el apoyo de los medios de comunicación.
En Holguín, Marrero Cruz llamó a las autoridades de Salud a eliminar con celeridad las deficiencias que lastran la atención médica. Dijo que se requiere de una respuesta rápida por parte del médico y la enfermera de la familia, a través de las visitas diarias a los sospechosos y casos confirmados de bajo riesgo que permanecen en sus casas, según el protocolo vigente.

A la par de señalar la importancia de mejorar los procesos de clasificación de los pacientes, insistió en reducir al mínimo la movilidad, aprobar medidas adaptadas a las condiciones de cada localidad e implementar adecuadamente los protocolos establecidos para el tratamiento a los casos de mediano y alto riesgo.

Entre otras cosas, ratificó la urgencia de organizar la circulación del transporte y reducir este indicador a un 50 %, teniendo en cuenta los horarios de apertura, donde aumenta la movilidad y las aglomeraciones de personas.

Portal Miranda especificó que es importante la reincorporación del personal del ramo que hoy no presta servicio, así como de recién graduados, al tiempo que solicitó más apoyo de los grupos comunitarios, en aras de facilitar el seguimiento a los pacientes confirmados y sospechosos de bajo riesgo.

El primer ministro cubano Manuel Marrero Cruz convocó en Ciego de Ávila a cambiar la manera de actuar y no dejar para mañana lo que pueda hacerse hoy, para revertir cuanto antes la situación epidemiológica que presenta la provincia por la alta proliferación de la COVID-19.

Durante un análisis de la marcha del enfrentamiento a la pandemia, Marrero Cruz reconoció que se ha trabajado duro, con consagración, pero hay problemas que no están resueltos, que agotan la paciencia del pueblo y requieren que se cambie la manera de ver las cosas.

Criticó las deficiencias contenidas en el informe presentado por la provincia, como la disminución en la percepción de riesgo, incumplimiento de protocolos en las aéreas de salud, demoras en los ingresos, poca profundidad en los análisis, retrasos en resultados de PCR, pesquisas sin calidad y falta de coordinación en los servicios necrológicos, entre otras.

Reflexionó que muchos de esos errores pudieron resolverse en la provincia, con un grupo temporal de trabajo dedicado a analizar sistemáticamente los problemas, pues las orientaciones de la dirección del país han sido claras y se han chequeado en más de una ocasión en el territorio.

Marrero Cruz reprochó la falta de sensibilidad y de comunicación, y reconoció que el auge de la pandemia rebosó los límites del sistema de salud en la provincia en cuanto a infraestructura y equipamiento pero también la capacidad de todos sus directivos para realizar los procesos y minimizar los impactos.

Señaló como un asunto clave lograr la reducción de la movilidad, pues ha sido la causa fundamental de los mayores rebrotes en las ciudades más grandes y destacó la importancia de tomar experiencias de aquellos territorios que han tenido resultados en el control de la COVID-19.

Jorge Luis Tapia Fonseca, viceprimer ministro de Cuba, al frente del grupo de apoyo gubernamental para el enfrentamiento a la pandemia en la provincia, se refirió a deficiencias detectadas como mala atención en los policlínicos y aglomeración en las consultas, lo que ha motivado estados de opinión en la población.

Destacó la importancia de escuchar a las personas y dar respuesta a sus inquietudes y precisó que en las últimas horas, con la participación de todos los organismos hay un cambio de estrategia y se crean las condiciones para revertir el escenario del territorio.

(Tomado del Sitio del PCC)

agosto 05/2021 (Trabajadores)

agosto 6, 2021 | Maria Elena Reyes González | Filed under: De la prensa cubana | Etiquetas: , , , |

Comments

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code