El bloqueo económico, comercial y financiero de EE. UU. contra Cuba, recrudecido desde 2019, impacta severamente en la adquisión de los insumos necesarios para el tratamiento de la primera causa de muerte en niños cubanos de uno a cuatro años

El bloqueo económico, comercial y financiero de EE. UU. contra Cuba, recrudecido desde 2019, impacta severamente en la adquisión de los insumos necesarios para el tratamiento de la primera causa de muerte en niños cubanos de uno a cuatro años.

Como promedio cada año unos 450 niñas, niños y adolescentes son diagnosticados con este padecimiento, que también constituye la segunda causa de fallecimiento en el grupo de infantes de cinco a 19 años, refiere el portal Cubadebate.

El último Anuario Estadístico de Salud, con datos de 2022, indica que en ese periodo fueron detectados en la nación 370 casos nuevos (0.5 % del total de casos diagnosticados), y fallecieron 137 pacientes (0.5 % de la mortalidad total).

Los años de vida potenciales perdidos y el gran impacto a nivel psicológico,  familiar y social fueron señalados al medio por el doctor Carlos Alberto Martínez Blanco, Jefe de la Sección para el Control del Cáncer en el Ministerio de Salud Pública (Minsap), quien también señaló que el cáncer que se presenta en menores de edad constituye un problema de salud y una prioridad del Estado y el Gobierno y se encuentra incorporado al Programa Integral para el Control del Cáncer vigente y su Estrategia Nacional de Implementación.

Sin embargo, a pesar de los esfuerzos, las cifras revelan los efectos de la política agresiva estadounidense en el control y tratamiento de esta afección.

Durante el período que abarca el último informe sobre los daños del bloqueo, presentado por Cuba a la Asamblea General de Naciones Unidas en 2023, se explica que el bloqueo causó pérdidas en el sector de la salud por un valor de 239 millones 803 mil 690 dólares, cifra que supera en casi 80 millones las afectaciones reportadas en el período previo a la pandemia de la COVID-19 (abril de 2019 a marzo de 2020). Los daños acumulados a los servicios en esta esfera durante más de seis décadas de aplicación del bloqueo ascienden a 3 mil 625 millones 840 mil 594 dólares.

Si bien, la red de atención integral a los niños y niñas con cáncer en Cuba se organiza y mantiene nueve centros especializados que cuentan con la capacidad necesaria para brindar atención regionalizada a los pacientes, y se garantiza de forma gratuita el diagnóstico y tratamiento de todos los pacientes que lo requieran, la dificultad en la adquisición de tecnologías vanguardistas se refleja con dureza en la actualidad.

«La sobrevida de estos pacientes con el tratamiento oncoespecífico aplicado llegó a alcanzar cifras por encima del 80%. Sin embargo, en las condiciones económicas actuales en las que se dificulta su adquisición, agravado por un bloqueo recrudecido cada día, que ha obligado a modificar los protocolos de tratamiento, esta sobrevida se ha reducido a un 60 %. Ese es el mayor costo de esta política para los niños y niñas que han tenido y tienen que enfrentar el cáncer», subrayó Martínez Blanco.

20 febrero 2024| Fuente: Granma | Tomado de| Noticias| Cuba

La Agencia de Salud Pública del Caribe instó a los ciudadanos a protegerse frente a una columna de polvo del Sahara que cubre este lunes muchas zonas de la región.

De acuerdo con la directora ejecutiva de la Agencia, Joy Saint John, el polvo del Sahara empeora la calidad del aire, lo cual puede ser peligroso, especialmente para niños pequeños, adultos mayores y personas con afecciones pulmonares subyacentes y enfermedades cardiopulmonares crónicas.

También puede empeorar los síntomas de salud de quienes padecen asma, alergias y enfermedad pulmonar obstructiva crónica, añadió Saint John.

Entre las medidas planteadas por el ente especializado están permanecer en el interior de inmuebles tanto como sea posible, y al primer signo de dificultad para respirar, los ciudadanos deben buscar atención médica y, ante síntomas menos graves, pueden emplearse los medicamentos estándar para alergias.

12 febrero 2024| Fuente: Radio Reloj| Tomado de| Noticias| Salud

Para los niños cubanos todo amor y dedicación es poco. Es por ello que traducir en resultados palpables los esfuerzos y compromisos en este sentido de los más de 400 000 trabajadores de la Salud, a lo largo y ancho de la geografía nacional, permite a Cuba en el 2023 descender su tasa de mortalidad infantil a 7.1 por mil nacidos vivos.

Cuando el mundo exhibe cifras alarmantes y tristes, incluso en países desarrollados, esta disminución de las muertes en niños en la Mayor de las Antillas, constituye, sin temor a equivocarnos, todo un regalo al pueblo, pues se trata de vidas salvadas, de defender lo más preciado que posee el ser humano, y mucho más si de recién nacidos se trata.

La doctora Catherine Chibás Pérez, Jefa Nacional del Programa Materno Infantil (PAMI), aun cuando no puede evitar el dolor por cada muerte, habla con orgullo de que son 74 fallecidos menos que en el 2022, cuando se reportó una tasa de 7,5. “Hoy son 6 las provincias con números inferiores a la media del país, asegura, donde los mejores indicadores corresponden a Pinar del Río con 3.1; Artemisa con 3.9; Holguín con 4.7; Sancti Spíritus con 4.8; Villa Clara con 5.7 y Matanzas con 6.9”.

Fue un 2023 con la satisfacción de que 25 municipios no reportaron fallecidos menores de un año, correspondiendo 4 a Pinar del Río (Mantua, Sandino, San Luis y Guanes); 4 a Artemisa (Guanajay, Güira de Melena, Alquízar y Candelaria); 1 a La Habana (Regla); 1 a Mayabeque (San Nicolás) y 4 a Matanzas (Martí, Pedro Betancourt, Calimete y Los Arabos).

En la misma línea se posicionan felizmente las provincias centrales de Villa Clara, con 2 localidades sin decesos en menores de un año (Encrucijada y Quemado de Güines); Cienfuegos con 1 (Cruces); Sancti Spíritus con 1 (Jatibonico); Ciego de Ávila con 2 (Primero de Enero y Majagua); Camagüey con 1 (Sierra de Cubitas); Holguín con 2 (Antilla y Calixto García) y Granma con 2 (Media Luna y Pilón).

“En el caso de otros territorios, continúa explicando, aunque no consiguen mostrar tasas inferiores a la media nacional, sí es alentador observar cómo mejoran en proporción a su comportamiento durante el año 2022: por ejemplo La Habana, donde disminuye de una tasa de mortalidad infantil de 9.5, en el 2022, a 7.9, en el 2023; Santiago de Cuba, que de una tasa de 9.9 ahora tiene 8.0; Guantánamo, que baja de 9.7 a 9.0, y por último Mayabeque, al lograr disminuir de 12.2 a 9.1 por mil nacidos vivos su tasa de mortalidad infantil en el periodo analizado”.

Según datos preliminares, se reporta al cierre del año por la Dirección de Registros Médicos y Estadísticas del MINSAP, 90 374 nacidos vivos, y una disminución de la tasa de mortalidad preescolar, de 4.1 a 3.6 por 10 000 habitantes, con 35 fallecidos menos en este grupo de edad; en tanto la escolar también reduce de 2.4 a 2.1 por 10 000 habitantes, representando 28 decesos por debajo con respecto al 2022.

De igual manera, las buenas nuevas se extienden a la tasa de mortalidad materna en Cuba, que desciende de 40.9 en el 2022 a 38.7 por 100 000 nacidos vivos en el 2023. Logros de un trabajo conjunto en las instituciones de Salud, a partir de la introducción de innovaciones tecnológicas en la atención obstétrica; del mayor seguimiento al alto riesgo; de la evaluación diferenciada a las mujeres; y de otras notables estrategias para la reducción de parámetros negativos en lo que para el sector es prioridad y compromiso, esencia y conquista genuina de la Revolución.

De estrategias, responsabilidades y compromiso con la vida

“Salvar las vidas de las pacientes y sus retoños, contrarrestando el nefasto efecto del bloqueo y la asociada carencia de recursos, demostrando que con la entrega y amor a su profesión de nuestros trabajadores y profesionales es posible lograr mejores resultados, fue meta en el 2023”, asevera la Jefa Nacional del Programa Materno Infantil.

Subraya ante ello la determinación y los esfuerzos de sus colegas en pos de que la nación cumpliera los objetivos de la Cumbre Mundial a Favor de la Infancia, al sostener la meta número uno del Plan Nacional de Acción, dirigida a conservar la tasa de mortalidad infantil por debajo de 8 por cada 1000 nacidos vivos, ya alcanzada con anticipación desde el año 2000.

“Fueron incontables los esfuerzos y la consagración que en este camino se dedicaron a las afecciones perinatales, como causa principal de mortalidad infantil en el menor de un año, sostuvo, relacionadas fundamentalmente con el bajo peso al nacer, la prematuridad y el retardo del crecimiento intrauterino, además de las malformaciones congénitas y la sepsis adquirida”.

Preocupaciones y ocupaciones constantes del PAMI, que hizo posible que la tasa de mortalidad infantil por defectos congénitos en el 2023, descendiera de 1.0 por 1000 nacidos vivos al cierre del 2022, a 0.7. “Es esta, entre las causas de muerte del menor de un año, la que más decrece en la Isla, dijo, en comparación con el anterior, que iguala el dato del 2020 y constituye la más baja registrada por malformaciones congénitas en Cuba y el mejor indicador de su tipo en las Américas”.

Chibás Pérez resalta en este contexto la actualización e implementación del Programa del Médico y la Enfermera de la Familia; el funcionamiento de consultas infarto juvenil y de reproducción asistida; las iniciativas del Macroprograma de Desarrollo Humano, Equidad y Justicia Social; la atención prenatal calificada; los programas de vacunación y de la puericultura; “derechos de los seres humanos que en Cuba reciben prioridad con el respaldo del Gobierno y el MINSAP, en aras de garantizar el bienestar de niños, gestantes y puérperas”.

En sus palabras resume que el 2023 resultó un año matizado por el admirable esfuerzo de los trabajadores del Sistema Nacional de Salud en los diferentes niveles de atención, lo que ha propiciado alcanzar mejores indicadores en todos los aspectos medibles del programa materno infantil, en comparación con el año 2022; “no estando aún en correspondencia con la tendencia a la disminución que mostraba la nación antes de los años de la pandemia, pero sí con tendencia a decrecer”.

El Sistema Nacional de Salud tiene bien claras sus responsabilidades y compromiso con la vida de cada una de nuestras mujeres en edad fértil, y apuesta en este 2024 por continuar contribuyendo con el desarrollo de la niñez y la adolescencia plenas de cada cubano en edad pediátrica, dijo. (Tomado del Ministerio de Salud Pública)

4 ene 2024| Fuente: Cubadebate| Tomado de | Noticias | Salud