Cuando parece haber una calma, llega a oídos sobre el resultado positivo del test de antígeno de la mamá de una amiga, primos y tíos a la distancia. Son varios casos al azar con la noticia de estar infectados con el SARS-CoV-2, antes, meses atrás, se vivió una calma epidémica, sin embargo, ahora, sobre todo los más jóvenes, están chocando con un virus que, por suerte, ya vacunados deviene en una enfermedad menos agresiva.

Después de un fin de semana en la playa, o una fiesta familiar, o tan simple como tras una jornada laboral, algunos de estas personas empezaron un día con malestar en la garganta, secreción nasal, dolor de cabeza y malestar general. Todos los síntomas característicos de un catarro común, empero, la situación desde el 2020 es diferente, y ante cualquier indicio hay que desconfiar primeramente de la COVID-19.

Si bien muchos se fían que su estado es producto de un resfriado, el cambio de temperatura por el paso de un frente frío o alergia al cloro, los que le imprimen un poco más de importancia al nuevo coronavirus y la eficacia de los test de antígeno, estos logran cortar cadenas de contagios y proteger a los más delicados de salud, mientras que sus contrarios terminan por ampliar la telaraña de propagación en todos los sentidos.

Y no todos desarrollan la enfermedad de la misma forma o gravedad. Uno de los casos de los que supe hace poco fue una pareja, él con menos de 50 años una mañana sintió que su alergia no era tal alergia, la garganta le picaba, el cuerpo indispuesto, aquello solo le afectó pocas horas, pero, por otro lado, su esposa, incluso con menos de 40 años, además de ello tuvo decaimiento, falta de aire y dolor de cabeza agudo.

Los dos se contagiaron casi que, al mismo momento, pero él pasó la COVID-19 más suave que ella, quien por más de 10 días arrojaba un resultado positivo cada vez que le repetían la prueba rápida. Ello da entender, como lo han explicado los especialistas en diferentes momentos, que hay que cuidarse pese a la edad y estado de salud, pues no es hasta que nos enfermamos que se sabe cómo nuestro cuerpo es capaz de combatir al virus.

El naso buco no puede ni debe ser cosa del olvido, todavía no se entiende cómo con pleno rebrote en Shanghái, con más enfermos que cuando el inicio de la pandemia, aunque con mucho menos fallecidos, en Europa, por ejemplo, llueve el cese de medidas de protección al punto que la flexibilización permita estar sin mascarillas hasta en lugares concurridos. Pero, ¿y si la ola impactara nuevas costas como ya sucedió meses atrás?

abril 12/2022 (Cuba Si)

Comments

Comments are closed.

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code