Las Tunas, 20 jul (ACN) Mantener la vitalidad de los estudios genéticos resulta prioridad para el Programa Materno Infantil en Las Tunas, componente importante del sistema de Salud que no se ha detenido a pesar de la compleja situación epidemiológica que vive el territorio a causa de la COVID-19.

La doctora Nora Orive Rodríguez, jefa del Departamento de Genética en la provincia, dijo en exclusiva a la Agencia Cubana de Noticias que el carácter preferencial de este programa además de su importancia, está dado porque el comportamiento de la mortalidad por defectos congénitos no ha sido favorable en los últimos años.

En el 2020 se registró una de las tasas más altas en el ámbito de país por esta causa y Las Tunas resultó entre las provincias implicadas, lo que implica a una mayor intencionalidad y sistematicidad en el trabajo del Centro de Genética como institución rectora y en la atención primaria de salud, explicó.

Orive Rodríguez puntualizó que el programa no se ha detenido en ninguna de sus consultas, adoptando todas las medidas organizativas para una vez que las gestantes sean evaluadas en las áreas de salud si poseen criterios de riesgos que podrían ocasionar un bebé con algún tipo de malformación, se reciben en el centro y se valora su atención a otros niveles.

De igual forma, las embarazadas que están ingresadas en hogares maternos o instituciones sanitarias reciben atención especializada multidisciplinaria en estos sitios, lo que tributa a que la cobertura de nuestras consultas esté entre un 95 y 98 por ciento, `precisó.

Resulta también de notable importancia la consulta de genética clínica –agregó–, cuya misión es la atención a pacientes en etapa posnatal, ya sea en edad pediátrica o adultos que sean tributarios de una enfermedad genética o se sospeche de algún tipo de padecimiento de este tipo.

En esta etapa y ante las limitaciones impuestas por la pandemia, el programa ha potenciado la asesoría vía online a las familias, sobre todo en las consultas de defectos congénitos, pues al ser cuestiones estructurales externas, alternativas como el intercambio de fotos y la orientación personalizada de ejercicios han demostrado su valía.
Acompañado con el equipo básico del área de salud se incentiva la puericultura, trabajo que garantiza la medición de la circunferencia cefálica, la talla corporal, y otros elementos de seguimientos al desarrollo del bebé que completan los estudios genéticos, recalcó la directiva.

El traslado de las muestras y los servicios de ultrasonografía tampoco se han interrumpido aunque el Centro Provincial de Genética no ha estado exento de los sustos que ocasiona la COVID-19 ante un contagio, pero sus trabajadores y especialistas han respondido con ética y compromiso a la tarea que les corresponde.

La investigación en este campo tampoco escapa a los impactos del bloqueo impuesto por Estados Unidos a Cuba, pues en Las Tunas estaba detenido el laboratorio de estudios citogenéticos a falta de reactivos y hoy está restablecido el servicio gracias a una estrategia de reorganización de los recursos entre las provincias.

Otras alegrías del programa señalan la formación de ocho residentes en la especialidad de Genética Clínica, iniciada por vez primera en Las Tunas el calendario último, como muestra de la importancia que tiene la materia en la determinación del estado de salud de la población, al ubicarse como la base de casi todos los padecimientos.

julio 20 /2021 (ACN)

julio 21, 2021 | Maria Elena Reyes González | Filed under: De la prensa cubana | Etiquetas: , , , |

Comments

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code