Aunque hoy es una profesión ejercida por ambos sexos, en Cuba, el ejercicio de la medicina estuvo reservado a los hombres hasta 1883, cuando Laura Martínez de Carvajal y del Camino matriculó en la carrera y pasó a la historia como la primera licenciada en Medicina del país.

José Antonio López Espinosa, licenciado en Información Científico-Técnica y Biotecnología e investigador agregado de la Sección de Humanidades Médicas de la Universidad Virtual de la Salud de Cuba, destacó que es también mérito de la Carvajal el ser la primera oftalmóloga cubana.

Afirmó que la cirujana contó con una amplia y distinguida clientela privada, trabajo que desarrolló paralelamente al que desempeñaba en el hospital Nuestra Señora de las Mercedes, dirigido por su esposo, el eminente oftalmólogo Enrique López Veitía, institución de más alto nivel de su tiempo.

Además, la extraordinaria mujer colaboró en la preparación de Oftalmología clínica, famosa obra escrita por su esposo y difundida en tres ediciones en 1891, 1895 y 1906, y en muchos de los 100 trabajos por él publicados sobre la disciplina.

Nacida en La Habana el 27 de agosto de 1869, ingresó en el centro de altos estudios con la edad de 14 años.

Simultaneó la Licenciatura en Ciencias Físico-Matemáticas con la de Medicina y Cirugía, razón por la cual su partida estudiantil refleja, detalladamente, las incidencias de la primera carrera, que cursó entre 1883 y 1888, e inmediatamente las de la segunda, que se extendió un año más.

Según el documento, de las 19 asignaturas cursadas como parte de su primera especialidad, en 17 fue evaluada con nota de sobresaliente y en dos con notable. De las 24 que tuvo que vencer para ser médico, obtuvo también 17 sobresalientes, siete notables y un bueno. Además de estas calificaciones, alcanzó la nota máxima en sus dos ejercicios de grado, presentados el 30 de junio de 1888 y el 22 de junio de 1889.

Gregorio Delgado, doctor en Ciencias Históricas y especialista en historia de la medicina cubana en la Biblioteca del Centro Nacional de Información de Ciencias Médicas (Infomed), relató los esfuerzos de la estudiante para recibirse.

“Los prejuicios de la época hacían que las autoridades universitarias tuvieran una fuerte oposición al desarrollo de la estudiante. Ella opacaba a muchos de sus compañeros. Por eso se tomaron medidas para hacerla desistir de su empeño”.

mayo 08/2022 (Cubadebate)

mayo 8, 2022 | Maria Elena Reyes González | Filed under: Cuba, De la prensa cubana, Historia, Salud | Etiquetas: , , , , , , |

Comments

Comments are closed.

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code