Los casos positivos a la COVID-19 han tenido un aumento en las dos últimas semanas, una alarma que se dispara en el país, ya que “vemos aglomeraciones, personas sin naso bucos, unos encima de los otros”, afirmó el doctor Francisco Durán durante la conferencia informativa de este lunes.

Por otro lado, los protocolos de tratamiento, los cuidados del personal médico y paramédico y la vacunación, que alcanza al 95 % de la población con el esquema completo y al 75 % con la dosis de refuerzo, logran una reducción de la letalidad, pues hubo tres en el día de ayer, entre los que se encuentra lamentablemente una mujer de 36 años.

Las vacunas no evitan el contagio, pero mitigan las posibilidades de agravamiento y fallecimiento, reiteró Durán; a ello debemos atenernos, y extremar las medidas de prevención.

A mí la calle me está quedando extremadamente grande. Después de dos años de pandemia y de trabajo muy restringido en el hogar, la realización de trámites personales, turnos y exámenes clínicos me han obligado a transportarme y andar La Habana.

Es doloroso el exceso de personas en los ómnibus, tantos como antes de las medidas de restricción, pues la apertura laboral y social y la pésima situación del transporte, cuando a veces hay que esperar hasta dos horas por un ómnibus, siendo peor en algunas rutas, obligan a ello.

Las colas ni mencionarlas; son eternas. Se trata de la sobrevivencia, al tener que permanecer hasta 8 y 10 horas, o “apuntarse y escanear” el carné de identidad desde el día antes, para poder comprar pollo, picadillo, aceite para la imprescindible alimentación.

Las colas se agravan además, porque los “coleros” ya tienen su negocio revendiendo no solo los productos mencionados, sino otros como perfumes, colonias, jabones, detergentes que también hacen falta para el aseo personal y del hogar, o lo increíble: los cigarros, artículos innecesarios, que afectan triplemente la salud (por ser fumadores, estar en la cola y revenderlos) y crea los mismos molotes que los alimentos de primera necesidad, un artículo que con el precio podrían controlar los organismos correspondientes de Comercio Interior y Finanzas y Precios.

Todos somos vulnerables, más usted encuentra a algunos de los persistentes coleros y revendedores que entran a la tienda con una tarjeta de vulnerable a la vista de todos y sin la detección de los órganos de control que hay en Cuba. Hay impunidad, violaciones y riesgos, porque siempre son los mismos los que están expuestos y exponen a quienes ocasionalmente hacen ese trámite.

No solo la sociedad está llamada a enfrentar tanto desenfreno; los órganos y organismos del Estado deben elevar su papel y tratar de poner coto al desorden y la negligencia.

En Sancti Spíritus, Ciego de Ávila y Holguín se reportan los números más altos de contagio, pero no hay que descuidar la situación de Mayabeque, Villa Clara y Camagüey que les van pisando los talones.

Tres provincias, Sancti Spíritus, Ciego de Ávila y Santiago de Cuba reportan casos en todos sus municipios, y según Durán, la variante Ómicron circula por todo el país.

Al finalizar la conferencia, Duran alertó a todos los cubanos que no se han vacunado o le falta alguna dosis a acudir al consultorio, el policlínico o el vacunatorio en busca de completar su esquema de vacunación.

Hay que extremar las medidas de control si queremos aspirar a bajar de la meseta en que reposa la COVID-19.

marzo 21/2022 (Trabajadores)

Comments

Comments are closed.

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code