El doctor Justo Rodríguez López tiene una arritmia cardíaca, pero baja y sube escaleras ene veces al día. En un bolsillo de la bata lleva siempre un bolígrafo y un pomo de alcohol. Se le ha hecho una manía casi mecánica echarse cualquier sustancia desinfectante desde los codos hasta las manos.

Estuvo de misión internacionalista en Venezuela, como vicejefe de asistencia médica de higiene y epidemiología, así como de la docencia en el estado de Sucre. Regresó en abril a Cárdenas, cuando se registró un pico de 50 casos positivos a la COVID-19 en el municipio matancero. El número de entonces alarmó. Fue la cifra más elevada en ese período, en el que se mantuvo cierta estabilidad hasta el mes de junio.

El doctor Justo es el director del Centro de Higiene y Epidemiología de Cárdenas. Cubadebate conversó con él para actualizar la situación epidemiológica de este municipio, que constituye el epicentro de la pandemia en Cuba.

–¿Cuándo comenzó el rebrote en Cárdenas y cuál ha sido la evolución hasta el momento?

“Habíamos tenido una curva epidémica pero con pocos casos hasta que comienza un incremento de contagios en algunos hoteles de Varadero y personas que viven en nuestras comunidades, sobre todo, en el reparto ‘Fructuoso Rodríguez’. El día 25 de junio se produce un pico de 87 casos y a partir de ese momento identificamos que estábamos en medio de un rebrote. Comienza así un pico de incidencia en el que llegamos en los primeros días de julio a 822 casos.

“En el día de ayer por primera vez hay una inflexión de la curva. Reducimos la incidencia a la mitad de los casos. Nosotros pensábamos que el día cero para acabar de cortar la transmisión era el día de ayer porque nos quedaron 200 capacidades libres en centros de aislamiento, además de esa inflexión importante en la curva”.

–¿Cómo contener el rebrote, doctor?

“En las estrategias fundamentales para controlar este rebrote, hay tres cosas fundamentales: Haber logrado la vacunación como elemento importante (el 93 % de los cardenenses están vacunados con las tres dosis de Abdala); haber incrementado el número de test diagnóstico (llegamos a realizar más de mil test de antígeno diarios en pacientes sospechosos); y haber descendido el porcentaje de positividad del test.

“En el día ayer la positividad de los mismos cayó de un 35 % a un 25 %, y con eso cae también la curva de incidencia, o sea, los casos positivos confirmados. Por eso decíamos que ayer era el día cero. Además de que la estrategia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de alcanzar más de un 70 y un 80 % de la población vacunada ante la presencia de la cepa Delta está cumplida por nuestro Ministerio de Salud Pública.

“Existe una disponibilidad de un total de 3 000 camas en el municipio, de las cuales 750 estaban vacías al inicio del día de ayer. Fueron ocupadas un número de ellas con los nuevos casos positivos y las restantes quedaron libres. Hoy se trabaja en la base de datos para conocer la tendencia. Si se continúa con la inflexión de la curva en esta semana, estamos entonces en el momento clave para controlar la pandemia.

“Se han implementado otras estrategias: reforzar los policlínicos, transporte sanitario para que no se nos quede nadie en la calle, reducir la movilidad del transporte… La intención nuestra es que no quede nadie en casa, aunque hay un número muy limitado de casos en sus hogares. El municipio se encuentra en una situación favorable para poder cortar la transmisión, por supuesto, en un período de siete a catorce días”.

–¿A qué factores le atribuye la aparición de este rebrote en el municipio?

“Nosotros somos una nación del mundo y en el mundo hay un gran rebrote de la cepa Delta, la cual tiene presencia en más de 104 países. A mediados de junio, se demostró que ya estaba en Cárdenas. La cepa Delta es un 70 % más contagiosa y posee una velocidad de expansión 3,4 veces más que las anteriores.

“Se hizo un cálculo de la velocidad de expansión en Cárdenas y se alcanzó la cifra de 34,5 veces más en relación con la cifra inicial. Es un número muy elevado de infecciosidad, por ejemplo, en casa, aunque usted no toque nada, puede contagiar a los que están a su alrededor”.

–¿Significa esto que todos los contagiados en el municipio han contraído la cepa?

“No necesariamente, pero un grupo importante de la población debe haberla contraído. Ha sido muy positivo que un grupo considerable de la población se haya vacunado con las tres dosis porque de lo contrario tendríamos miles de muertos, como ha pasado en el mundo. Tenemos unos niveles altos de anticuerpos, aunque aún no son los óptimos. Recordemos que los anticuerpos comienzan a desarrollarse después de varios días de administrada la tercera dosis en el caso de Abdala.

“Mira, Israel, por ejemplo: Habían levantado todas las restricciones, vacunaron con Pfizer, la vacuna de más alto nivel de eficacia, y ahora presentan un rebrote de más de 3 000 casos diarios.

“En Cárdenas la cepa ha manifestado todas las características que se han declarado en otras partes del mundo. No priman los síntomas del brote inicial en Wuhan, China. Hemos entrevistado a pacientes y fundamentalmente presentan dolor de cabeza, de garganta y síntomas estomacales”.

–Otras causas del rebrote, doctor…

“Una causa que ha estado concomitando con todo es la indisciplina social, personas sin naso buco jugando dominó en las calles, tomando ron… El incumplimiento por parte de nuestro pueblo de las medidas de aislamiento, desinfección de las manos y distanciamiento social. Eso es fundamental.

“Hemos sido testigos de rebrotes en casas porque no usan mascarillas, no cumplen las medidas de protección y, por tanto, los demás miembros de la familia se infectan. Hoy sigue siendo fundamental, aun cuando este pueblo está vacunado en su mayoría, cumplir con esas medidas para que la curva de contagios disminuya”.

–¿Qué no ha salido bien por parte de las autoridades sanitarias?

“Obviamente presentamos un millón de dificultades, hemos ido tratando de resolverlas sobre la marcha. En la parte de higiene y epidemiología, los inspectores sanitarios están supervisando diariamente cómo se comporta la enfermedad en todos los centros de aislamiento.

“Ha pasado en el mundo que esta cantidad de casos ha rebosado las capacidades disponibles del sistema de salud. Nuestro país no ha sido la excepción. La propia indisciplina de nuestros trabajadores al no cumplir a cabalidad los protocolos también ha incidido. Como te digo eso, también es una realidad incuestionable que nuestros médicos y enfermeros han sido héroes”.

–Pero también ha incidido, doctor, la poca disponibilidad de recursos que afronta el personal de salud…

“Somos un país bloqueado que, además, carga con 243 medidas aplicadas en la antigua administración estadounidense de Donald Trump, y eso nos imposibilita prácticamente comprar parte de los recursos que necesitamos: medicamentos, medios de protección, combustible… Y no es muela. Como país pobre tenemos que proyectarnos sobre la premisa del reciclaje. Yo la máscara la desinfecto con alcohol para cuidarla porque no tengo más, aun cuando ha sido concebida como desechable.

“Yo creo que, si nosotros radicalizamos el uso de los medios de protección, el cumplimiento de las medidas establecidas, el empleo del agua, el jabón, y la desinfección, podemos lograr que nuestra gente no se contagie”.

julio 18/(Cubadebate)

Comments

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code