En el “ultimátum” de 72 horas para transformar las deficiencias en el enfrentamiento a la COVID-19, dado por el Vice Primer Ministro Jorge Luis Tapia Fonseca a las autoridades políticas, gubernamentales y sanitarias del municipio Baraguá hay más de acompañamiento que de crítica descarnada.

Aunque en la reunión del grupo temporal de trabajo de ese territorio, encabezado por Tapia Fonseca, Jorge Luis Broche, miembro del Secretariado del Comité Central del Partido, y las máximas autoridades de la provincia, sí se fue riguroso, porque en predios baragüenses, como en otros municipios avileños, se observa tibieza en la incorporación de los médicos a la batalla contra la epidemia.

Al analizar que de 33 consultorios 16 estaban sin cobertura de médico y enfermera, Tapia Fonseca indicó cambiar conceptos y reorganizar los recursos humanos.

Sin dejar desprotegidos los cuatro centros de aislamiento y las dos áreas de Salud, es impostergable reforzar la atención primaria e insistir en la incorporación de los 31 galenos que no lo han hecho.

El doctor Reynol García Moreiro, director en funciones de Salud en la provincia, se mostró preocupado por la cifra de médicos contagiados con la COVID-19, ya que, si bien es cierto que están muy expuestos, también son quienes mejor dominan las medidas de protección. El funcionario abogó por una discusión franca y directa con los recursos humanos, haciendo énfasis en la importancia de su aporte en la contención de la epidemia.

Tapia Fonseca tomó un tiempo de la reunión para aplicar una dinámica grupal, en la que se simuló la estructura de una circunscripción, al identificar todos los factores que la integran. Así, didácticamente, puso de relieve que, si en cada comunidad todo el que puede contribuir en el control de la pesquisa, la mensajería, la atención a los médicos y el resto de las tareas que se desarrollan en la base lo hiciera, una sola persona no tendría que cargar con todas las responsabilidades y los problemas se atacarían desde múltiples ángulos y con prontitud.

El Vice Primer Ministro reiteró su “ultimátum” de 72 horas para transformar las ineficiencias y lo hizo razonando que lo que se decide en los grupos temporales de enfrentamiento a la COVID-19 es la vida de las personas, por tanto, los análisis tienen que ser profundos y directos, sin tantas vueltas.

Insistió en lo que ya se puede considerar una obsesión de su método de trabajo: la opinión del pueblo. “Cada queja precisa una respuesta inmediata”, dijo y llamó a desterrar la indolencia y la pasividad ante las problemáticas que impactan en el bienestar de la gente.

Pero, con la misma fuerza que criticó al grupo temporal de Baraguá por lo que aún no se hace bien, Tapia Fonseca señaló que si la indisciplina social sigue capeando no habrá sistema sanitario ni medicamentos suficientes para todos los que se enfermen. “La primera victoria es no enfermar y para eso hay que protegerse y cumplir lo establecido en cuanto a la restricción de la movilidad y la organización del comercio interior”.

Baraguá tiene una tasa de incidencia acumulada para los últimos 15 días superior a 2300 por cada 100 000 habitantes, por tanto, los cuatro casos reportados en esta jornada no expresan la complejidad del territorio. De ahí que la urgencia es pesquisar e identificar a todos los que tengan sintomatologías sugestivas a COVID-19.

Distribuye Ciego de Ávila envío de ayuda alimentaria

Conforme a lo ajustadamente programado, en la tarde de este viernes 6 de agosto, un grupo de hombres y mujeres se empeñaba en concluir las labores para cargar y enviar hacia Morón los módulos con que se completaría en ese norteño municipio la ayuda solidaria hecha llegar a Cuba por países amigos.

Más de 23 000 núcleos familiares recibirán a pie de bodega allí, de forma gratuita, un bolso con alimentos que, si bien no resuelve de un golpe todas las necesidades, alivia la situación en esos hogares; pero, sobre todo, expresa el sentimiento de humanismo hacia el pueblo cubano por parte de numerosas naciones.

De acuerdo con información ofrecida por Reinaldo Frómeta Romero, director general del Grupo Empresarial de Comercio en la provincia de Ciego de Ávila, gracias a la rapidez con que se había operado tras la llegada de los vagones de ferrocarril, avanzada la noche y madrugada del día 3, fue posible el envío, horas después, de los 5 600 módulos de alimentos destinados al también norteño municipio de Bolivia.

Por su parte, Julio César Alamino Pérez, director general de la Empresa Comercializadora y de Servicios de Productos Universales, añade que a pesar del intenso ritmo (unas 12 horas como promedio) se aprecia un magnífico estado de ánimo en los trabajadores que intervienen en esa tarea; mientras ha habido una respuesta muy positiva también por parte de la Base de Cargas, así como de diferentes organismos y del transporte en general.

Como se conoce, al territorio debe arribar próximamente un segundo envío, con el propósito de completar, de forma gradual y ordenada, los ocho municipios restantes.

Para entonces, en opinión de Reinaldo Frómeta, los procedimientos de recepción de los módulos, descarga, traslado a almacenes y envío hacia su destino final, deben fluir mucho mejor, sobre la base de la experiencia asimilada en estas horas de intensa actividad.

(Tomado de Invasor)

agosto 08/2021 (Cubadebate)

agosto 9, 2021 | Maria Elena Reyes González | Filed under: De la prensa cubana | Etiquetas: , , , , , , , , , , |

Comments

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code