COVID-19: casos pediátricos se disparanLas cifras del efecto de la pandemia en menores de 18 años son escalofriantes, sobre todo el promedio de ocho contactos por lactante contagiado, y aunque sabemos que es una edad muy bonita para que familiares y amigos conozcan y se relacionen con los recién nacidos, es una negligencia mayor que ese hecho se permita en medio de una pandemia que tiene a la alta transmisibilidad y contagio como rasgos distintivos.

El doctor Durán y los equipos que investigan y atienden a estos pacientes se desgastan y exponen día a día para tratar de inculcar el sentido del peligro de esta enfermedad, pero los casos diarios no se reducen y vuelan como mariposas sobre un campo recién bañado por un aguacero.

El reporte del día de ayer se eleva a 199 menores de 18 años (111 son de La Habana), que son positivos a las pruebas de biología molecular, y ya se acumulan 16 845 desde que entró la pandemia a Cuba.

Si alguien pudiera imaginar cuánto padecerán los infantes desde el momento mismo en que se les toman las muestras, que no son dolorosas, pero sí incómodas, incluso para los adultos, durante los tratamientos y con las secuelas que ya están probadas deja esta enfermedad, lo pensaría 100 veces antes de exponer su criatura.

De los 1 060 casos pediátricos que permanecen ingresados, hay 59 menores de un año. ¡Qué pena me da solo imaginarlos!

Lastimosamente, entre ellos hay 5 menores de un año (indefensas criaturas que no pueden escoger a quién se exponen) y 2 son lactantes.

Estas cifras no se logran disminuir, afirmó el doctor Francisco Durán.

¡Qué triste, Leonardo, de 20 días de nacido está reportado como crítico inestable! ¿Cuántos días nos separarán hasta su recuperación? ¿Cuánto esmero pondrán los médicos que lo atienden? Claro, la salvación es su pronóstico.

También está grave un lactante de un mes de nacido

Todo ello sucede cuando la pandemia causada por la alta transmisibilidad y contagio del virus SARS- CoV- 2, arrecia en Cuba y el mundo, y los efectos esperados de las vacunas aún están en estudio, y hay que seguir protegiendo a nuestros niños y niñitos, así como a los ancianos, que juntos forman los dos grupos etarios de más altos riesgos de contraer la enfermedad y agravarse.

Mientras, continúan con resultados muy alentadores los estudios de intervención de los cinco candidatos vacunales cubanos, entre ellos Abdala, que está demostrando su seguridad, según informó en la conferencia la Doctora en Ciencias Verena Muzio, directora de investigaciones clínicas del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología.

Explicó el proceso que han seguido desde el mes de diciembre hasta abril, y lo que se está haciendo en la Fase III del estudio de intervención de Abdala, donde se comenzaron a vacunar aquellos voluntarios que antes recibieron placebo.

Ratificó la seguridad de Abdala, que no ha provocado eventos de consideración; explicó que aún con las primeras dosis, algún voluntario ha salido positivo a un PCR, porque “ninguna vacuna en el mundo es totalmente segura”.

Por lo que llamó, una vez más, a que todos los individuos tienen que protegerse con los medios y medidas orientadas, porque es la única vía segura.

Instó a los voluntarios que participan en los ensayos, a revelar las informaciones sobre su estado de salud, para evitar que se les aplique el inmunizante indebidamente.

Y ratificó que las embarazadas y madres que lactan están excluidas del proceso de intervención.

“Habrá tiempo para vacunarse”, dijo a modo de aclaración para todas aquellas personas que expresan su voluntad de participar en los procesos de estudio e intervención.

mayo 20/2021 (Trabajadores)

mayo 21, 2021 | Maria Elena Reyes González | Filed under: De la prensa cubana | Etiquetas: , , , |

Comments

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code