Cuba está enfrentando un envejecimiento demográfico sin precedentes; una transición muy avanzada que determina una transición epidemiológica o de Salud, con sus impactos sociales, económicos y salubristas, entre otros efectos
Los factores que están influyendo son la natalidad, la mortalidad (el país va a acumular dos años de decrecimiento natural: los nacimientos son menores que los fallecimientos) y las migraciones.

Cómo vivir la tercera edad con la mayor dignidad y bienestar y qué hacer desde la institucionalidad y la sociedad para garantizarlo, transversalizó el tercer encuentro del Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, con miembros de la Academia de Ciencias de Cuba (ACC).

El envejecimiento en Cuba es una conquista, subrayó el Presidente de la República coincidiendo con uno de los académicos; es un resultado de lo que ha hecho la Revolución en todos los ámbitos, empezando por la salud, pese a ser un país pobre y bloqueado.

En los abuelos está la historia de cada familia cubana, y la meta es que cada persona de la tercera edad llegue a esa etapa y la transcurra con calidad de vida, afirmó el mandatario.

Tras el enjundioso debate y la amplitud de los estudios y puntos de vista presentados por académicas y académicos, Díaz-Canel se planteó abordar el asunto en reunión conjunta del Buró Político del Comité Central y el Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros.

La complejidad de la dinámica demográfica ha sido analizada en las últimas dos décadas por la dirección del país e incluye políticas y legislaciones, pero aún queda mucho por hacer y establecer.

Este es un tema de sistematicidad, integralidad y urgencia, de prioridad, reflexionó el mandatario, analizándolo a la luz de los actuales avances, como la informatización de la sociedad, ahora hacia la transformación digital, y retos, como la pandemia y sus secuelas, especialmente en las personas mayores.

Al encuentro asistieron Jorge Luis Broche Lorenzo, miembro del Secretariado del Comité Central del Partido y jefe de su Departamento de Atención al sector social; los vice primeros ministros Jorge Luis Perdomo Di-Lella e Inés María Chapman Waugh –quien condujo el intercambio–, y la ministra del Citma, Elba Rosa Pérez Montoya.

El análisis Atención a la dinámica del envejecimiento poblacional, presentado por el doctor en Ciencias Juan de Jesús Llibre Rodríguez, director del Centro de Estudios de Alzheimer, fue el pórtico del debate, en el que recordó que Cuba está enfrentando un envejecimiento demográfico sin precedentes; una transición muy avanzada que determina una transición epidemiológica o de Salud, con sus impactos sociales, económicos y salubristas, entre otros.

El científico se refirió, por ejemplo, al impacto de la demencia en la población, un problema de salud que debe aumentar debido a las secuelas de la COVID-19, tanto en Cuba como en el mundo.

Entre otros análisis, abordó temas del entorno socioeconómico de las personas mayores, así como aspectos jurídicos relacionados con ese sector demográfico, y se congratuló con el nuevo Código de las Familias, que busca fortalecer su protección.

El estudio realizó recomendaciones generales; entre ellas, acciones con fuerte participación de instituciones académicas y científicas, así como médico-salubristas, además de acciones legislativas, laborales, educacionales, comunicativas y de la Administración Central del Estado, en función de lograr la atención integral a la dinámica demográfica y el envejecimiento poblacional.

El doctor Antonio Aja Díaz, del Centro de Estudios Demográficos de la Universidad de La Habana, explicó que los factores que están influyendo son la natalidad, la mortalidad (el país va a acumular dos años de decrecimiento natural: los nacimientos son menores que los fallecimientos) y las migraciones.

La población cubana envejece y decrece, pero explicó que el bajo nivel de reemplazo viene desde los años 20-30 del pasado siglo; es un proceso acumulativo. Solo que, con la Revolución, la mortalidad se ha reducido de forma drástica y se ha incrementado bastante la expectativa de vida.

Aja Díaz sentenció que el envejecimiento no se revierte, no se enfrenta; el envejecimiento se atiende, y a Cuba, ante tasas tan bajas de fecundidad, no le queda más alternativa que buscar más nacimientos, subrayó.

El doctor Mitchell Valdés-Sosa, director general del Centro de Neurociencias de Cuba, comentó que el envejecimiento exige respuestas científico-industriales. Se refirió así a la cartera de productos de diagnósticos y terapias no farmacológicas que dispone el grupo BioCubaFarma para atender las enfermedades neurodegenerativas, concomitantes al envejecimiento.

Comentó, a su vez, la obtención por las instituciones científicas integradas al grupo, de moléculas terapéuticas, también para ese fin, y las potencialidades de la llamada Industria 4.0, como las tecnologías 3D para fabricar dispositivos a gran escala –como prótesis auditivas–, la inteligencia artificial, y la informática avanzada y la automatización. Todo esto, señaló, se está haciendo y se puede hacer en Cuba por la naturaleza de nuestro sistema.
La doctora Anelis María Marichal González, directiva del Instituto Nacional de Ordenamiento Territorial y Urbanismo (el antiguo IPF), se refirió a la necesidad de adecuar nuestro entorno para favorecer a las personas mayores, para hacerles más amigable la vida.

Se trata, explicó, no solo de eliminar las barreras arquitectónicas, sino de facilitar la movilidad, como en el sistema de transporte, así como la reconversión tecnológica de determinadas industrias ubicadas en localidades donde la población envejece, y el uso de tecnologías que permitan igual labor a personas de diferentes edades o con las que la población joven tenga más productividad.

La doctora Dania González Couret, directora de Posgrado de la Universidad Tecnológica de La Habana José Antonio Echeverría (Cujae), analizó la relación entre las personas mayores y la vivienda, a partir del concepto de que las viviendas no son solamente un objeto construido, sino que es algo consustancial a la vida del ser humano, por lo que llamó a tomar en cuenta en la concepción y construcción de estas todo lo concerniente al individuo y a la familia.

Juan Carlos Alfonso Fraga, subdirector de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI), explicó que desde 2006 la atención a la dinámica demográfica ocupa a la dirección del país, pero debe tener la mayor prioridad ante la evidencia de que en 2020 el país empezó a decrecer naturalmente, y ese es un camino, dijo, del que salir es muy difícil, muy complicado.

Alfonso Fraga enfatizó, no obstante, que el envejecimiento de un ser humano, de un cubano o cubana, es el triunfo de la vida sobre la muerte, y en eso Cuba es un ejemplo mundial.

diciembre 28/2021 (Granma)

Comments

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code