De entre las tantas cosas en las que sé me he equivocado, está pensar que ómicron no podría tener más inmunoescape que Beta y a la vez ser más transmisible que Delta. Pero este virus no para de asombrarnos.

Cuba vive hoy una situación paradisíaca de la que, estoy muy convencido, nos despertaremos como si fuera de una bofetada. Y da tristeza ver que, en general, no hay conciencia social de lo que nos va a pasar.

Aún sin saber hacer y analizar los modelos matemáticos que nos guían, solo hay que estudiar para ver lo que nos va a pasar, es lo que le está pasando a todos los países donde ómicron ha entrado, y en Cuba va a entrar y se va a transmitir, no hay forma de pararlo.

Desde la ciencia, toca producir las vacunas que necesita Cuba para boostear a todo al mundo, y ya está hecho. Toca mejorar nuestras vacunas si se demuestra que es necesario, pero hay que ser consciente de lo siguiente: la ciencia no es magia; será muy difícil para nosotros y para cualquier fabricante tener vacunas actualizadas antes de que ómicron se vuelva predominante; es imposible. Hay que aguantar con las vacunas que tenemos y que desarrollamos para la variante original, que han demostrado ser muy muy buenas. También se ha demostrado que con dosis de refuerzo (booster) de esas vacunas originales se logra incrementar la respuesta de anticuerpos como para aguantar “el palo de ómicron”.

Pero los datos muestran que una vez que se riegue, vamos a tener cientos de miles de casos de ómicron. Debe ser mucho más leve que con la Delta (eso es seguro, gracias a las vacunas y a la inmunidad de los convalecientes vacunados), pero va a ser fuerte de nuevo. No hay hoy ningún dato que sugiera que no va a ser así. Hay que prepararse, social y administrativamente para esto.

Hoy vi una carpa, creo que de circo, en Alamar que tenía una aglomeración de miles de personas. Eso lo veo cada día en algún lugar. ¿Es que no recodamos que seguimos en pandemia? ¿Por qué se tienen que autorizar esta y otras muchas multitudes que se aglomeran por decenas de razones?

Yo estoy a favor de mantener Cuba abierta, pero se necesita control sobre la apertura, sobre todo a nivel local.
El palo que vamos a recibir va a ser muy fuerte, seguro no en muertes como la vez anterior, pero va a haber muertes. Nuestros ancianos necesitan cuidado social. Ellos son vulnerables, incluso vacunados.

Por favor, habla de esto con tus amigos y conocidos. Ómicron puede estar ya entre nosotros y no saberlo, limítate de acudir a estas aglomeraciones. Recuerda lo que pasó en Matanzas, fue en unas semanas y explotó todo. La ciencia hoy indica que con ómicron hay alta probabilidad de reinfección y, por tanto, de transmisión creciente, incluso exponencial.

Podemos volver a los miles de casos diarios en semanas. Necesitamos el tiempo para vacunar a Cuba entera de nuevo. Es una movilización logística que lleva su tiempo.

La conducta social y administrativa actual no es sostenible una vez que se riegue ómicron. Hay que rectificar. Esta guerra no ha acabado.

Doctor: Daniel García. tomado de su perfil de Facebook

diciembre 19/2021 (Juventud Técnica)

Comments

Comments are closed.

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code