Unos cuatro mil pacientes contagiados con la COVID-19 en la provincia de Holguín se encuentran ya recuperados, lo cual constituye una de las evidencias de la eficacia de los protocolos cubanos para el enfrentamiento a la enfermedad, declarada como pandemia por la Organización Mundial de la Salud.

Desde el diagnóstico de los primeros casos en marzo del 2020, estas personas de alta clínica y epidemiológica, se acogen a los programas de seguimiento médico establecidos en la atención primaria de salud para convalecientes de la COVID-19.

El doctor Alcides Lazo, jefe del departamento de vigilancia epidemiológica de la Dirección Provincial de Salud Pública, destacó a la ACN que en las interconsultas para recuperados intervienen especialistas en psicología, medicina interna y cardiología, entre otras luego de una evaluación exhaustiva de cada caso.

En estos programas de atención, subrayó, participan el médico y la enfermera de la familia, que contribuyen además a facilitar la pesquisa activa y el aislamiento de contactos de casos confirmados.

Lea más: Valoran de muy complicada situación epidemiológica en Sancti Spíritus

Explicó que aun cuando se reporta un aumento de pacientes que evolucionan a estadios graves de la afección, dado por la llegada tardía al sistema de salud o la carga viral de las variantes circulantes, a través del arduo trabajo de los equipos multidisciplinarios, se logra el restablecimiento de la mayoría de los enfermos.

El área de salud Pedro del Toro, entre las 10 que posee la cabecera provincial y con sostenidos reportes de casos positivos, constituye un ejemplo de seguimiento a personas recuperadas del SARS-CoV-2 en el oriental territorio.

Yolanda Rodríguez, especialista en medicina general integral, ubicada en el consultorio 26 en el Consejo Popular Pueblo Nuevo, indicó que actualmente realiza el seguimiento a cinco pacientes recuperados, los cuales asisten periódicamente a interconsulta con medicina interna y fisiatría, pues requieren de rehabilitación para mejorar la motricidad.

No obstante, a la efectividad se logra en esa área, subrayó la necesidad de aumentar la percepción del riesgo, porque la pandemia produce secuelas físicas y emocionales, por lo cual la autoresponsabilidad es la mejor medida preventiva, aún en medio de la intervención sanitaria.

A su vez Yodalis González, residente en el reparto San Field, ama de casa y confirmada como positivo en marzo pasado tras ser contacto con un enfermo asintomático, afirmó que ha recibido el seguimiento de su doctora para comprobar periódicamente el estado de salud tratarse además en consultas especializadas para chequear su diabetes y la tensión arterial.

Rolando Sánchez, maestro de profesión, y vecino del área urbana Hilda Torres de la ciudad capital, resaltó la pertenencia del seguimiento médico a la COVID-19 a partir de sus vivencias como paciente que transitara sin síntomas de padecer la pandemia y con el dolor de haber perdió a su esposa a causa de la terrible enfermedad.

Holguín atraviesa hoy por un complejo escenario dentro del enfrentamiento al SARS-CoV-2, con dos eventos de transmisión autóctona local en los repartos El Llano y Alcides Pino de la cabecera provincial, así como más de 170 focos activos, distribuidos en varios municipios del territorio, diversos casos sin fuente de infección determinada y amplia dispersión por zonas y grupos de edades.

Ante esta situación, las máximas autoridades políticas, gubernamentales y del sector de la Salud, extreman, además, las medidas ya aprobadas para fortalecer la vigilancia epidemiológica, el distanciamiento social, la reducción de las aglomeraciones, mejorar la pesquisa activa y reforzar la organización en la venta de productos a la población.

El oriental territorio cuenta con los hospitales Militar Fermín Valdés Domínguez y Clínico Quirúrgico Lucía Íñiguez Landín, habilitados para el ingreso y tratamiento de confirmados y sospechosos de alto riesgo, así como las villas El Cocal y Garbo para enfermos asintomáticos y de bajo riesgo.

A medida que se ha complejizado la situación epidemiológica se han incorporado también la sede de la Universidad de Holguín Manuel Piti Fajardo, el Instituto Superior Minero Metalúrgico de Moa y la Escuela de Profesores de Educación Física (EPEF), para el seguimiento clínico de sospechosos y más de 50 instalaciones acondicionadas como centros de aislamientos para mantener la vigilancia de contactos a la COVID-19 en diferentes territorios de la provincia.

junio 14/2021 (ACN)

junio 15, 2021 | Maria Elena Reyes González | Filed under: De la prensa cubana | Etiquetas: , , , |

Comments

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code