Cuando el sociólogo, pedagogo y político cubano Enrique José Varona introdujo en la Isla los primeros estudios sobre la psicología moderna, nunca imaginó que medio siglo después, su onomástico, el 13 de abril, fuera la fecha señalada para celebrar el día de esta ciencia en el país.

Mucho menos que esta rama jugaría un papel fundamental en el enfrentamiento a un virus como el SARS-CoV-2, y situaría a la Red de Servicios de Salud Mental y Adicciones en Cuba como una de las trincheras más importantes para su combate.

Quien sí lo sabe es Madelyn Castro Pérez, la psicóloga encargada de coordinar el programa en la provincia de Ciego de Ávila, y una de las expertas que brindó servicios de apoyo a las familias del territorio durante los momentos más complejos de la pandemia.

La especialista comenta a la Agencia Cubana de Noticias, que el principal reto fue encontrar las vías de ayudar a la población bajo condiciones de aislamiento.

Cada persona es un universo aislado, entender las causas de sus aflicciones vía telefónica resultó una tarea engorrosa, puesto que nuestros diagnósticos se basan en la interacción personal, no obstante sirvió para crecernos profesionalmente, explica Madelyn.

Solventar emociones demasiado fuertes

Recibir la llamada de una madre anónima llorando por la muerte de su hijo de 30 años, controlar las emociones y lograr dar un consejo certero se vuelve difícil, afirma.

Lo mismo sucede cuando, como especialista, a pesar de tener los recursos para afrontar el duelo, sigue faltando el habla tan solo de pensar en esa pérdida.

La Línea de Apoyo Psicosocial y de la Salud Mental (103) brinda información, orientación y apoyo a quienes acceden de manera confidencial y gratuita las 24 horas del día.

Durante los períodos más críticos de la COVID-19 en Ciego de Ávila, este servicio demandó la atención de los profesionales que hoy conforman la comunidad de psicólogos congregados en el Misterio de Salud Pública
Ileana Vázquez Casilla, una avileña de 50 años, narró a la ACN como gracias a ese método pudo sobrellevar la depresión producida por el aislamiento, y aseguró que le salvaron la vida.

Todos necesitábamos de la psicología, los que nos manteníamos trabajando y los que permanecían en casa; creamos grupos de Whastsapp y compartimos informaciones con ejercicios de relajación y respiración, relata Madelyn Castro Pérez.

El Sistema de Salud Cubano dispone de una red de servicios especializados para la atención integral a los trastornos mentales, neurológicos y por abuso de sustancias, garantizados en los tres niveles de atención establecidos.

Con el triunfo de la Revolución en enero de 1959, se inició la reforma psiquiátrica en Cuba, mediante la transformación del Hospital Psiquiátrico de La Habana y la creación de los Equipos de Salud Mental (ESM).

Según datos expuestos por el Ministerio de Salud Pública, desde entonces estos servicios se han perfeccionado y actualmente se dispone de 178 departamentos, distribuidos por todo el país.

Existen, además, 17 servicios de psiquiatría en Hospitales Generales y Clínico Quirúrgicos, y 17 ubicados en Hospitales Pediátricos, donde se garantiza la atención a pacientes con trastornos cuya complejidad así lo requiere.

También funcionan centros de deshabituación para adolescentes y embarazadas con adicciones, así como Unidades de Psiquiatría Forense.

Los 10 municipios que conforman la provincia de Ciego de Ávila cuentan con una consulta de Salud Mental, las cuales constituyen la piedra angular de la atención en las comunidades. Mediante ellas fueron articuladas las vías para brindar apoyo psicológico a quienes, en situaciones de aislamiento, encontraron en la voz de un desconocido, tranquilidad de espíritu.

abril 15/2022 (ACN)

Comments

Comments are closed.

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code