Al igual que otras regiones del mundo, las Américas viven los últimos días de 2021 con un aumento constante de casos de covid-19. La propagación de la variante ómicron del SARS-CoV-2 y el alza en los contagios han obligado a la cancelación de miles de vuelos, mientras las autoridades evalúan nuevas medidas para lidiar con la pandemia.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) registra ya 276.4 millones de contagios y 5.37 millones de muertes por covid-19 a nivel global. América continúa siendo la región más afectada del mundo, con un 36% de los casos (100.5 millones de infectados) y cerca del 45% de los decesos (2.4 millones).

De estos, casi la mitad de los contagios (46.2 millones) y el 62 % de los fallecimientos (1.55 millones) se han registrado en Latinoamérica.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha alertado de la situación en el continente, que está por entrar al tercer año de pandemia con un aumento constante de casos de covid-19, especialmente en Norteamérica, donde la semana pasada hubo un alza del 36 % de infecciones.

En tanto, hubo un descenso de casos y muertes en zonas de América Central y del Sur, aunque países como Bolivia informaron de un considerable aumento semanal de contagios (13 %), mientras que en Ecuador y Argentina también crecieron, aunque en menor medida.

Según los reportes más recientes, se han notificado casos de la variante ómicron en una veintena de territorios y países de América, entre ellos Argentina, Bermudas, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, Estados Unidos, Guadalupe, Guyana Francesa, Islas Caimán, México, Panamá, Perú, Puerto Rico, San Martín y Trinidad y Tobago.
A ellos se suman República Dominicana, que notificó un caso el pasado sábado, y Paraguay, donde el Gobierno informó este lunes de los primeros contagios con la variante ómicron: tres viajeros procedentes de Cancún, México.
El continente se mantiene en alerta ante esta variante, que ya se ha detectado en más de 110 países del mundo y continúa propagándose de forma exponencial, duplicando los casos en las comunidades donde se transmite en cuestión de dos o tres días, según la OMS.

Este lunes, las grandes aerolíneas de Estados Unidos volvieron a cancelar más de 1 000 vuelos por cuarto día consecutivo ante el avance de la variante, según Flight Aware, empresa que publica información sobre vuelos en tiempo real.

El pasado domingo, 1 517 aviones se quedaron en tierra, el sábado otras 1 000 aeronaves con destino o salida de Estados Unidos tampoco despegaron y el viernes de Nochebuena fueron 700 los que se quedaron en los hangares, de acuerdo con Flight Aware.

Las demoras y cancelaciones de vuelos relacionadas con escasez de personal han sido comunes este año en EE.UU., según AP.

La agencia estadounidense recuerda que las aerolíneas alentaron a los trabajadores a renunciar en 2020, cuando se paralizó el transporte aéreo, y esas empresas han pasado apuros para ser competitivas este año, cuando los viajes por aire se reactivaron más rápido de lo previsto, y en las últimas semanas la llegada de ómicron empeoró el problema.
“Durante la pandemia hemos visto a personal aéreo experimentado dejar el sector para no volver, en todo el mundo”, dijo John Grant, analista de la firma OAG, especializada en investigación del sector de viajes. “Llenar esos huecos de personal capacitado ya era un desafío en la recuperación antes de que apareciera la última variante”.

Pero los niveles de personal de las líneas aéreas son “irrelevantes” cuando se añade la ómicron al coctel, dijo Henry Harteveldt, analista del sector de viajes en la firma Atmosphere Research Group. “No podemos afirmar que los problemas que estamos viendo ahora se deban a que las aerolíneas no tengan suficientes empleados para trabajar. Lo que vemos que está ocurriendo es que los empleados que estaban disponibles para laborar se han enfermado de covid”.

En Estados Unidos, el principal epidemiólogo del gobierno, Anthony Fauci, dijo este lunes que la Administración de Joe Biden está evaluando “seriamente” reducir el tiempo de aislamiento para los que se han contagiado con el virus y consideró que sería “razonable evaluar” la imposición de nuevos requisitos de vacunación en los vuelos domésticos.

Ómicron es la variante dominante en Estados Unidos, donde está provocando más del 70 % de los contagios, según los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés).

Repunte de contagios de España, regiones analizan nuevas restricciones

España está lidiando con el número más alto de infecciones por coronavirus y algunas regiones están sopesando aplicar nuevas restricciones a la vida social antes de fin de año.

Al actualizar las cifras de la pandemia por primera vez en cuatro días, las autoridades de salud reportaron 214 619 casos nuevos a última hora del lunes, lo que llevó el número de casos nacionales de 14 días a un nivel récord de pandemia de 1 206 infecciones nuevas por cada 100 000 habitantes.

En pleno auge de la oleada de contagios de enero, que hasta ahora era la que contagiaba a la mayoría de las personas en España, la tasa había subido a 900.

El aumento explosivo se atribuye en gran parte a la variante ómicron, que según los científicos se propaga más rápido que las mutaciones anteriores, aunque el número de pacientes infectados que necesitan atención hospitalaria es proporcionalmente menor que en los rebrotes anteriores.

Los datos oficiales muestran que el 7.5% de las camas hospitalarias españolas y el 18% de las unidades de cuidados intensivos están atendiendo enfermos de covid.

Las autoridades informaron 120 nuevas muertes desde el 23 de diciembre.

En respuesta al creciente número de casos, algunas regiones españolas están analizando ahora aplicar restricciones, medidas a las que se resistieron hace apenas una semana, cuando las autoridades sólo impusieron el uso obligatorio de mascarillas al aire libre.

Las regiones norteñas de Navarra, Aragón y Cantabria, entre otras, están limitando ahora la vida nocturna, imponiendo toques de queda o evaluando topes a los miembros de diferentes hogares a los que se les permita reunirse.

Francia anuncia nuevas medidas para frenar la propagación del virus

El Gobierno francés anunció este lunes nuevas medidas con el fin de frenar la propagación del coronavirus, pero no impuso restricciones drásticas antes del fin de año.

A partir de la próxima semana, los eventos masivos serán limitados a 2 000 personas en espacios cerrados y a 5 000 al aire libre. A las personas se les pedirá mantenerse sentadas durante conciertos y los clientes no podrán permanecer de pie en bares, dijo el primer ministro francés, Jean Castex.

Comer y beber estará prohibido en las salas de cines, teatros, instalaciones deportivas y transporte público, incluyendo rutas de larga distancia. El trabajo desde casa será obligatorio al menos tres días por semana para empleados cuyas funciones lo hagan posible, agregó.

Las reglas nuevas estarán en vigor al menos durante tres semanas, informó Castex.

La medida se toma luego de que Francia registró más de 100 000 casos del virus en un solo día por primera vez en la pandemia.

Las nuevas medidas siguen siendo menos estrictas que las establecidas en diciembre del año pasado, cuando se impuso un toque de queda por las noches en todo el país.

Castex ofreció recomendaciones básicas para víspera del Año Nuevo, incluyendo evitar fiestas y cenas grandes, usar la mascarilla, ventilar las habitaciones y realizarse una prueba diagnóstica.

El primer ministro francés confirmó que las escuelas reabrirán conforme a lo programado, el 3 de enero, y sostuvo que las campañas políticas no se verán afectadas por las reglas nuevas por motivos democráticos antes de la elección presidencial de abril.

Más de una de cada 100 personas en la región de París ha dado positivo en la última semana al coronavirus, de acuerdo con el servicio regional de salud. La mayoría de las nuevas infecciones están relacionadas con la variante ómicron, que los expertos gubernamentales prevén que será la mutación dominante en Francia en los próximos días.

En Francia se someterá a votación el mes próximo un proyecto de ley para crear un pase especial que permitirá que solo las personas vacunadas puedan ingresar a sitios públicos, incluyendo restaurantes, bares y cines.

Más restricciones en países europeos

A medida que la variante ómicron del coronavirus se propaga por todo el planeta antes del Año Nuevo, los Gobiernos implementan medidas con distintos niveles de urgencia para contener esta plaga. Algunos han reimpuesto restricciones de inmediato, pero otros aún analizan los pasos a seguir ante la necesidad de que la gente viva las fiestas en tranquilidad.

En Gran Bretaña, donde la variante altamente contagiosa del coronavirus ha provocado un incremento de los casos hasta nuevos niveles máximos, el secretario de Salud, Sajid Javid, dijo este lunes que no se implementarán más restricciones en Inglaterra antes del Año Nuevo, pero “cuando lleguemos al Año Nuevo, veremos si necesitamos tomar medidas adicionales”.

El número de nuevos contagios en ese país ronda los 100 000 diarios, y las hospitalizaciones se incrementaron más del 70 % en Navidad en comparación con la semana previa.

Sin embargo, en otras partes de Gran Bretaña se ordenó el cierre de clubes nocturnos y se impusieron límites a las reuniones en Escocia, Irlanda del Norte y Gales, por lo que el país quedó dividido en la forma de enfrentamineto a la crisis.

Mientras tanto, Holanda ya cerró todas las tiendas no esenciales, restaurantes y bares, y extendió las vacaciones escolares en lo que en gran medida equivale a un nuevo confinamiento.

En Bélgica entraron en vigor nuevas medidas durante el fin de semana y el lunes: se prohibió ir de compras en grupos grandes, y los cines y las salas de conciertos cerraron a la mitad de la temporada de fin de año.

En Grecia, las autoridades anunciaron el lunes restricciones adicionales contra el coronavirus después de reportar 9 284 infecciones confirmadas en un día, el mayor número desde el inicio de la pandemia.

El ministro de Salud, Thanos Plevris, declaró que a partir del 3 de enero se impondrá el uso obligatorio de mascarillas dobles o de alta protección en supermercados y transporte público.

Además, los centros de diversión cerrarán a medianoche, se reducirá a 10 % la capacidad en los estadios de futbol, se expandirá el trabajo remoto y cambios programados en el sector público, y solo se permitirá que personas con una prueba PCR negativa visiten albergues de ancianos.

“La variante ómicron ahora es evidente en todo el país, sobre todo en el área conurbada de Atenas en donde ha habido un aumento considerable de casos”, dijo Plevris.

Agregó que las nuevas restricciones entrarán en vigor después de Año Nuevo ante preocupaciones de que si se implementaban antes, provocarían un aumento de reuniones privadas.

OMS prevé gran número de hospitalizaciones, sobre todo de no vacunados

La rápida propagación de ómicron provocará “un gran número de hospitalizaciones” de enfermos de covid-19, aunque sea una variante ligeramente menos peligrosa que su predecesora, advirtió este martes la rama europea de la Organización Mundial de la Salud.

“Un rápido aumento de ómicron, como el que observamos en varios países –aunque se combine con una enfermedad ligeramente menos grave– provocará un gran número de hospitalizaciones, sobre todo entre los no vacunados”, declaró a la AFP Catherine Smallwood, una de las principales responsables de OMS Europa.

Ante las incertidumbres sobre la nueva variante detectada por primera vez a finales de noviembre en Sudáfrica, los países dudan entre fuertes restricciones y una estrategia más flexible debido a los signos de menor gravedad de ómicron.

“Es demasiado pronto para decir si la ola de ómicron será más o menos grave que la de delta, aunque los datos preliminares en las poblaciones más afectadas de Europa (Inglaterra, Escocia, Dinamarca) muestran que ómicron podría dar lugar a un menor riesgo de hospitalización en comparación con delta”, dijo.

La especialista en respuesta de emergencia pidió que los datos preliminares se tomen “con cautela”, ya que en la actualidad los casos observados se refieren sobre todo a “poblaciones jóvenes y sanas en países con altas tasas de vacunación”.

“Todavía no hemos visto el impacto que ómicron tendrá en los grupos más vulnerables, como personas mayores que aún no han recibido una vacunación completa”, señaló la experta.

Los primeros estudios en Sudáfrica, Escocia e Inglaterra muestran que ómicron parece causar menos hospitalizaciones que delta. Según esos datos, aún muy incompletos y que deben ser tomados con precaución, ómicron podría ser entre 35% y 80% menos grave que delta.

Pero otros expertos destacan que un mayor contagio puede anular la ventaja de una variante menos peligrosa, y muchos países reportan casos récord desde el comienzo de la pandemia.

Los expertos tampoco saben si esta gravedad aparentemente menor proviene de las características intrínsecas de la variante, o si está relacionada con el hecho de que afecta a poblaciones ya parcialmente inmunizadas (por la vacuna o una infección anterior).

(Con información de AP y EFE)
diciembre 28/2021 (Cubadebate)

Comments

Comments are closed.

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code