A veces, cuando queremos utilizar un producto o hacernos de una mascota, miramos en detalle su árbol genealógico o calidad de sus antecesores. Pues con las vacunas hacemos lo mismo, les explico.

Hay tres razones fundamentales por lo que las vacunas Soberanas han sido de las primeras en el mundo en ser aprobadas para su uso no solo en adolescentes sino también en niños pequeños. Los estudios han demostrado que:

1. son muy seguras,
2. son muy efectivas y
3. además de eso, tienen “pedigrí”.

¿Qué cosa es eso? Pues que al igual que un perro lo adquirimos porque sabemos que sus ancestros eran tranquilos o fieros o de orejas grandes, así igual sabemos que Soberana pertenece a una familia de vacunas que ha sido usada en niños durante décadas, con un nivel de seguridad que es imbatible por cualquier otro tipo de vacunas.
Estoy hablando, por supuesto, de las vacunas de subunidades de proteínas.

Así, cuando nuestros investigadores y autoridades sanitarias aprueban las Soberanas para ponérselas a tus hijos, no solo lo hacen por lo que saben de ellas, que es lo fundamental, si no además analizan su historia de familia. Miramos si esa familia tiene o no historia de efectos adversos, etc, su historia vale mucho. En realidad apostamos por ellas también por su pedigrí.

La mayoría de las vacunas que se ponen los niños desde que nacen son de esta familia, ejemplo, tétano, difteria, hepatitis B, papiloma humano, etc. En el caso de Soberana 02, es de una subfamilia de las vacunas de proteínas, las llamadas vacunas conjugadas, en las que Cuba es un líder a nivel mundial. De esta subfamilia, se usan en niños vacunas contra Hemophilus influenzae B, meningococcus y pneumococcus, sin las cuales millones de niños no hubieran llegado al primer grado.

Otras vacunas de tecnologías más modernas, como ARN mensajero, han demostrado gran efectividad, pero no tienen pedigree demostrado en niños, por tanto hay que estudiarlas muy bien antes de recomendarlas para estas edades.

Surge así la pregunta, ¿qué importa más, el pedigree o la seguridad de la vacuna en estudio? Lo segundo, sin dudas.
Para cada vacuna hay que demostrar seguridad y efectividad inequívocamente en ensayos clínicos, y con niños. Pero, créanme, el pedigrí importa, y mucho, porque en vacunología las evidencias acumuladas durante decenas de años con millones de personas vacunadas se toman muy en cuenta.

Es así, los pitbulls en general son fajadores, el bóxer es adorables, los pequineses malcriados, y las vacunas de proteínas son muy seguras. Yo lo sé, tú lo sabes, ahora todos los sabemos.

Este mes, cuando lleves tu niño a la escuela a vacunarse, dile, no tengas miedo, hace poco leí que Soberana es de pura raza.

Para terminar, debo aclarar que Abdala también tiene un hermoso pedigrí, es prima hermana de la vacuna cubana contra la hepatitis B que le ponen a todos nuestros niños.

septiembre 14/2021 (Cubadebate)

Comments

Comments are closed.

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code