La foto que muestro debajo (crédito a @EricTopol, adaptada del artículo científico que adjunto) representa esquemáticamente cuán separada está la subvariante BA.5 (en pleno aumento en Cuba) de la Ómicron primogénita, y sobre todo del virus original.

Es tan diferente que es como una nueva variante, solo que no le han puesto letra griega por cuestiones que no cabe explicar aquí.

Esto se llama “mapa antigénico” y sirve para entender cuán diferente es el antígeno de la subvariante actual de aquel que vio originalmente nuestro sistema inmune al vacunarnos o infectarnos, y, por tanto, contra el que antes levantamos defensas.

Esta lejanía antigénica explica por qué se dice que BA.5 es la que tiene más inmunoescape entre todas variantes conocidas previamente.

Dicho simple, explica por qué lo más probable es que nos volvamos a infectar, ya que es tan diferente que ya no estamos protegidos contra la infección. Pero ojo, sí lo estamos contra la enfermedad grave y la muerte. Aun así, cuídate.

A la BA.5 no le ha tocado permanecer al olimpo de las letras griegas del virus, pero es terrible y ha provocado nuevas olas en casi todo el mundo, de muchos casos, creciente hospitalización, pero pocas muertes. Nada indica que no pase lo mismo en Cuba, pero hay que cuidarse.

Seguro ya has escuchado de la otra nueva subvariante, BA.2.75, que tampoco recibió letra griega, pero al menos le dieron el apodo de Centaurus. Salió de la India y ya está en Europa. Habrá que hablar de ella luego.
(Tomado del Facebook del autor)

julio 18/2022 (Cubadebate)

julio 18, 2022 | Maria Elena Reyes González | Filed under: coronavirus, COVID-19, Cuba, De la prensa cubana, pandemia, variante Ómicron del SARS-CoV-2, virus | Etiquetas: , , , , , , , , |

Comments

Comments are closed.

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code