Cienfuegos, 8 ago (ACN) Muchos factores han incidido en la roja positividad de la provincia de Cienfuegos, hoy ubicada en un 73,7 por ciento, tan alto que ocupa el primer lugar nacional, ello a pesar de contar con una de las más pequeñas poblaciones y espacio terrestre entre sus homólogas en Cuba.

A ello se une la alta incidencia de casos por cada 100 mil habitantes que en los últimos 15 días tuvo reportes elevados sobre todo en los municipios de Cienfuegos, Rodas y Lajas.

Cuando se mencionan estas cifras, muchos piensan preocupados como es lógico en la cantidad de camas, las capacidades en infraestructura, en los medicamentos, en los recursos humanos para afrontar la embestida de la COVID-19.

Sobre ello solo decir que el territorio amplió capacidades para acoger a pacientes en edades pediátricas, entre estas al hotel Pasacaballos, mientras salas del hospital provincial Gustavo Aldereguía Lima con 100 camas más se pusieron en función de la epidemia.

También reorganizaron los servicios del cuerpo de guardia de esa institución para atender con ocho consultas, con sus respectivos profesionales de la salud, a las personas sospechosas de coronavirus.

Mientras que nuevos contingentes de graduados de Medicina apoyan las instalaciones sanitarias y más de una veintena de centros de aislamientos ubicados en escuelas, hoteles deportivos, hoteleras, univesidades reciben a enfermos.

Sin embargo, más allá de los factores que inciden en la evolución de esta pandemia, se debiera atender las causas que hacen subir los reportes a diario, entre estas la provocada por una variante como Delta más contagiosa y letal que las anteriores.

Aún así, con esta cepa en circulación dentro del territorio cienfueguero, se nota la falta de percepción de riesgo a enfermar o morir, y gran parte de la población permanece en las calles de los principales núcleos poblacionales como si vivieran la ansiada nueva normalidad que tuvimos una vez.

Unos por necesidad salen a comprar alimentos o gas, pero otros van tras la venta de cerveza o ron, o neveras, que son necesarias, pero pudieran esperar por otros momentos para ser adquiridos, o para ser vendidos por los comercios, al parecer muy apurados por lograr sus planes de ingresos.

A la conciencia de los cienfuegueros se ha llamado en múltiples ocasiones por parte de las autoridades políticas y sanitarias, sin embargo, muchos desoyen las orientaciones, con esa creencia de que la COVID-19 es para otro y no para uno, aunque se exponga a diario él o ella, y de paso a la familia que permanece en casa, entre estos menores y ancianos, embarazadas y recién paridas.

Todos los eslabones de la salud, desde la atención primaria hasta el último nivel, están tensados para salvar vidas, pero por culpa de los irresponsables no se puede continuar halando de la cadena ya tensa de por sí, en medio de esta ola con cepas que contagian en un 70 por ciento más que las ya sufridas.

Para que se tenga idea de cómo se trabaja en la atención primaria, eslabón primero, solo decir que se pesquisaron en el día de ayer un total de 239 mil 239 habitantes, incluidos personas pertenecientes a los grupos vulnerables, y se identificaron con síntomas subjetivos de COVID-19 un total de mil 149 casos los cuales clasificaron como sospechosos.

Según la información brindada por la doctora Arelis Crespo García, jefa del Departamento de Vigilancia de la Dirección Provincial de Salud, Cienfuegos enfrenta tres eventos activos y mantienen abiertos 296 controles de foco de casos confirmados, donde también puede medirse el esfuerzo del personal médico y de enfermería en esta batalla.

Ahora toca a cada cienfueguero cumplir con las medidas de protección, el distanciamiento, o mejor quedarse en casa, para bajar el rojo de la positividad de una provincia que mantuvo el pasado año indicadores de gran control sobre la pandemia.

Solo de esa manera, -con mascarilla, lociones desinfectantes para manos, y mantener la distancia física- evitarán contraer el virus que enferma y mata sin distinción entre personas jóvenes o viejas, enfermas o sanas.

agosto 08/2021 (ACN)

agosto 9, 2021 | Maria Elena Reyes González | Filed under: De la prensa cubana | Etiquetas: , , |

Comments

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code