Muchos epidemiólogos de prestigio consideran que con Ómicron, el SARS-CoV-2 comenzó su tránsito de la pandemia a la endemia. O sea, convertirse en un virus endémico con el cual aprendamos a vivir, pues nuestro sistema inmune y nuestra sociedad se van adaptando a él.

Pero hay dos contextos opuestos que analizar.

El primero, ya es una realidad que Ómicron es menos severo y letal, lo que indica que el costo de vidas será menor que con otras olas. Esta variante ha hecho lo que los virólogos dijeron que haría el virus, volverse mucho más transmisible y menos severo. Hasta ahora sólo había hecho lo primero, lo segundo nos lo debía.

El otro contexto es que el golpe de contagios es terrible, con un costo social y para el personal de salud muy grande. Este virus, en su variante actual, es el de propagación más rápida de la historia conocida de la humanidad.
Epidemiólogos consideran que es tan transmisible que el 90% del mundo pudiera llegar a estar expuesto al virus.

Algunos se infectarán y otros se enfermarán, recordemos que son cosas diferentes. Se sabe que una persona puede infectarse, incluso contagiar a otros y no enfermarse. Se les llama portadores, y son una pesadilla porque no sabemos cuántos son y a veces ni ellos saben que lo son por estar asintomáticos.

Pero algo si sabemos, los no vacunados contagian más y se enferman de forma severa muchísimo más frecuente que los vacunados. Como hemos dicho, el alto % de vacunados de Cuba y la disponibilidad de poner dosis de refuerzo de forma rápida y generalizada es nuestra carta ganadora, o digamos, carta aguantadora.

Mirando la historia, los humanos hemos logrado erradicar la viruela y la peste bovina con vacunas, son las dos únicas enfermedades infecciosas que se han erradicado totalmente por la intervención humana. Otras como la poliomielitis, el sarampión y la rabia, se han reducido a límites muy bajos en los lugares donde ha habido vacunación extensiva.

Pero también la historia nos muestra que existen otros 4 coronavirus que infectan humanos que ya son endémicos.

Provocan una gripe común con la que sabemos vivir, pero nunca se han podido erradicar. Son antiguos, de la época en que no hacíamos vacunas, pero por su naturaleza, al igual que la influenza, son difíciles de erradicar.

Todo indica que las vacunas no lograrán erradicar totalmente al SARS-CoV-2, pero con su ayuda estamos en el camino de convertirlo en el quinto coronavirus endémico.

Será un camino largo y duro de recorrer, pero sin dudas más corto y humano que si lo hubiéramos dejado todo al curso de la infección natural.

Los expertos creen que no es este año aun cuando podamos celebrar el fin pandémico, pero el camino hacia la endemia ya comenzó.

enero 08/2022 (Cubadebate)

enero 9, 2022 | Maria Elena Reyes González | Filed under: coronavirus, COVID-19, Cuba, De la prensa cubana, pandemia, Salud, Salud Pública, vacunación, vacunas cubanas, virus | Etiquetas: , , , , |

Comments

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code