Las hospitalizaciones por COVID-19 en los Estados Unidos alcanzaron un máximo histórico el lunes, según un recuento de Reuters, ya que un aumento de las infecciones causadas por la variante altamente contagiosa de ómicron tensa los sistemas de salud en varios estados.

Hay 132 646 personas hospitalizadas con covid-19, superando el récord de 132 051 establecido en enero del año pasado.

Las hospitalizaciones han aumentado constantemente desde finales de diciembre, duplicándose en las últimas tres semanas, ya que ómicron rápidamente superó a delta como la versión dominante del virus en los Estados Unidos.

Delaware, Illinois, Maine, Maryland, Missouri, Ohio, Pensilvania, Puerto Rico, EE. UU. Las Islas Vírgenes, Vermont, Virginia, Washington D.C. y Wisconsin han informado recientemente de niveles récord de pacientes hospitalizados con covid-19, según el análisis de Reuters.

Aunque potencialmente menos grave, los funcionarios de salud han advertido que el gran número de infecciones causadas por la variante ómicron podría tensar los sistemas hospitalarios, algunos de los cuales ya han suspendido los procedimientos electivos mientras luchan por manejar el aumento de pacientes en medio de la escasez de personal.

El promedio de siete días para nuevos casos se ha duplicado en los últimos 10 días a 704 000. Los Estados Unidos han promediado más de medio millón de casos durante los últimos seis días consecutivos, según un recuento de Reuters.

Solo siete estados no han establecido récords de casos de covid-19 en 2022: Arizona, Idaho, Maine, Montana, Dakota del Norte, Ohio y Wyoming, según un recuento de Reuters.

Washington, D.C., está liderando el país en nuevas infecciones en la última semana según la población, seguido de Rhode Island, Nueva York, Nueva Jersey, Massachusetts y Vermont.

Las muertes tienen un promedio de 1 700 por día, frente alrededor de 1 400 en los últimos días, pero dentro de los niveles vistos a principios de este invierno.

Más pacientes que tratar y menos personal para tratarlos: Europa se prepara para un pico de casos

Los sistemas de salud de Europa están viéndose tensos una vez más por la rápida propagación de la variante ómicron durante el período de vacaciones, con un gran número de personal clave enfermo o autoaislante y expertos que predicen que el pico de infecciones aún está por venir.

A pesar de los primeros estudios que muestran un menor riesgo de enfermedad grave u hospitalización por ómicron en comparación con la variante delta anteriormente dominante, las redes de atención médica en España, Gran Bretaña, Italia y más allá se han encontrado en circunstancias cada vez más desesperadas.

Gran Bretaña puso a sus mayores empresas privadas de salud en alerta máxima este lunes para ofrecer tratamientos clave, incluida la cirugía contra el cáncer, en caso de que los niveles insostenibles de hospitalizaciones o ausencias del personal abrumen a los hospitales del Servicio Nacional de Salud (NHS) en Inglaterra.

El país también comenzó a desplegar personal militar para apoyar a los hospitales el viernes debido a los casos récord de COVID-19. Ómicron significa más pacientes que tratar y menos personal para tratarlos, dijo el profesor Stephen Powis, director médico del NHS, en un comunicado.
En los Estados Unidos, los hospitales están posponiendo cirugías electivas para liberar personal y camas, mientras que la red de atención primaria de salud de España está tan tensa que en el penúltimo día de 2021 las autoridades de la región noreste de Aragón autorizaron la reincorporación de trabajadores médicos y enfermeras jubilados.
El aumento exponencial de los casos significa que la atención primaria no puede realizar adecuadamente sus tareas de rastreo de contactos y campaña de vacunación, ni sus actividades ordinarias, dijeron las autoridades en un comunicado.
El primer ministro español Pedro Sánchez dijo el lunes que puede ser hora de usar diferentes parámetros para rastrear la pandemia, confirmando un informe del periódico El País.

El País dijo que el gobierno estaba considerando métodos similares a los utilizados para rastrear la gripe, sin pruebas y registros tan generalizados de los casos.

Los trabajadores de primera línea, como enfermeras y fisioterapeutas, son los más afectados, dijo el sindicato español de enfermería SATSE en un comunicado, señalando que en Andalucía representaban más del 30% del personal con licencia relacionada con COVID-19 en la segunda quincena de diciembre.

La soleada región sur registró aproximadamente 1 000 trabajadores infectados con el coronavirus en las últimas semanas del año, generando graves problemas en la cobertura de servicios, dice el comunicado.

En los Países Bajos, las tasas de infección también están aumentando drásticamente entre el personal del hospital, en particular las enfermeras y los asistentes de enfermería, informó el viernes el diario holandés De Telegraaf, tras una encuesta a ocho hospitales importantes.

En el peor de los casos, uno de cada cuatro dio positivo en el período previo a la Navidad, como en el Centro Médico Universitario de Ámsterdam, donde el 25 % del personal ahora da positivo, en comparación con el 5 % hace una semana.
Los hospitales holandeses están considerando cambiar sus reglas de cuarentena para que el personal infectado que no tenga síntomas pueda venir a trabajar, dijo De Telegraaf, ya que los números de casos diarios holandeses rompen récords a pesar de un estricto confinamiento desde el 19 de diciembre.

En Italia, el problema de los trabajadores de la salud infectados, más de 12 800 según los datos recopilados la semana pasada, se está agravando por la suspensión de médicos, enfermeras y personal administrativo que no están vacunados y representan poco más del 4% de la fuerza laboral total.

En un último intento por cerrar las brechas en el servicio, las agencias de salud italianas están congelando o aplazando las vacaciones del personal, y congelando o posponiendo cirugías programadas no clasificadas como urgentes.
Las hospitalizaciones en Gran Bretaña ya están en su punto más alto desde febrero pasado y se espera que el NHS se enfrente a aún más presión a medida que aumente el COVID-19 entre las personas mayores.

Todavía estamos viendo un aumento de las hospitalizaciones, particularmente con el aumento de la tasa de casos en los grupos de edad más avanzada. Eso es preocupante, dijo el viernes el ministro de salud del Reino Unido, Sajid Javid. Cuando veamos el NHS, pasarán unas semanas por delante.

Un promedio de alrededor de 80 000 empleados médicos estuvieron ausentes del trabajo todos los días de la semana hasta el 2 de enero, el período más reciente para el que se dispone de datos, un aumento del 13 % con respecto a la semana anterior, según NHS England. Casi la mitad de esas ausencias, o el 44 %, se debieron a COVID-19, un aumento de más de una quinta parte con respecto a la semana anterior.

Rafael Bengoa, cofundador del Instituto de Salud y Estrategia de Bilbao y ex alto funcionario de la OMS, dijo que España no había tomado medidas suficientes para reforzar los servicios vitales y que la presión seguiría aumentando.
España tiene varias semanas, básicamente todo enero, de casos en aumento… entonces espero que lleguemos a una meseta que cae igual de rápido, dijo a Reuters.

Considera poco probable que aparezca una variante más infecciosa que también sea más mortal que Omicron y es optimista de que la ola actual pueda señalar el comienzo del fin de la pandemia.

Las pandemias no terminan con un gran auge, sino con pequeñas olas porque muchas han sido infectadas o vacunadas… Después de ómicron no deberíamos tener que preocuparnos por nada más que pequeñas ondas.

(Con información de Reuters)

enero 10/2022 (Cubadebate)

enero 11, 2022 | Maria Elena Reyes González | Filed under: coronavirus, COVID-19, De la prensa cubana, Salud, Salud Pública, SARS-CoV-2, virus | Etiquetas: , , , , , |

Comments

Comments are closed.

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code