Camagüey, 9 abr (ACN) Desde la atención primaria hasta los servicios hospitalarios, el sistema de salud pública en la provincia de Camagüey restablece la mayoría de sus prestaciones asistenciales, luego de dos años marcados por una complicada situación epidemiológica a causa de la pandemia de COVID-19.

En el Hospital Clínico Quirúrgico Amalia Simoni, su personal mantiene la atención a los contagiados con esa enfermedad, ahora en una Sala de Infectología donde son ingresados los pacientes de alto riesgo por padecer comorbilidades asociadas.

Relativamente independiente de las demás áreas de la institución, permite minimizar las posibilidades de transmisión del virus del SARS-CoV-2 o de otras patologías que podrán atenderse allí, y tiene una capacidad de 36 camas e incluye unidades de cuidados mínimos, vigilancia y terapia intensiva.

Miriam Sotomayor Cedeño, subdirectora para la Asistencia Médica en la Dirección provincial de Salud Pública, afirmó que además se encuentra funcionando ya el servicio de rehabilitación, con una treintena de camas, para el tratamiento permanente a quienes requieran de mayores atenciones que las disponibles en los centros de la atención primaria.

En el Hospital Universitario Manuel Ascunce Domenech se concentra actualmente la actividad quirúrgica, pero está aún limitada debido a la carencia de insumos y por ello se destina para casos de urgencia como las personas con cáncer, según especificó.

El resto de los servicios también continúan en el Hospital Ginecobstétrico Ana Betancourt de Mora, prioriza el ingreso a las embarazadas que se encuentran a término y han contraído la COVID-19, y en centros adscritos como el de Genética Médica y el de Reproducción Asistida los especialistas continúan hoy sus respectivas consultas.

Para incorporarse a la red de instituciones sanitarias de la provincia de Camagüey con sus habituales servicios, el Hospital Militar Octavio de la Concepción y de la Pedraja experimenta un proceso de reparación para revertir el deterioro de sus espacios, donde ingresaron los primeros positivos a la epidemia en este territorio.

En el Pediátrico Eduardo Agramonte Piña, permanecen activas las salas de respiratorio, neonatología, y terapia intensiva, entre otras, así como el servicio de hemodiálisis.

Ese centro de salud regional recibe a niños camagüeyanos, y de las provincias de Ciego de Ávila y Las Tunas, y en la especialidad de Neurocirugía asume hoy también la atención a pacientes de varios territorios del oriente del país.

La asistencia médica en el caso de los hospitales municipales, con un mínimo de camas para ingresar a enfermos de COVID-19 que presentan comorbilidades descompensadas, reanudan sus prestaciones en varios puntos de la geografía camagüeyana.

abril 09/2022 (ACN)

abril 9, 2022 | Maria Elena Reyes González | Filed under: Cuba, De la prensa cubana, Salud, Salud Pública, Sociedad | Etiquetas: , , , |

Comments

Comments are closed.

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code