Se deben esperar los resultados finales, pero los preliminares indican que la vacuna Abdala en edades pediátricas es muy segura, más del 80% de los eventos adversos fueron leves y se obtuvieron mejores números de inmunogenicidad que en la población adulta”.

Así aseveró la doctora Sonia Resik Aguirre, jefa del departamento de Virología del IPK y responsable del estudio Ismaelillo, durante las conclusiones previas que presentaron los especialistas de dicho estudio, el cual se desarrolló en la provincia de Camagüey, en conferencia de prensa.

Como detalló la especialista, ya se realizó la última extracción de sangre en el grupo de niños de tres a 11 años, por lo que aún faltan algunos análisis, pero en el caso de los de 12 a 18 años, los resultados preliminares de las fases uno y dos indican una elevada inmunidad, en algunos casos iguales o superiores a la de los adultos.

No obstante, precisó que, en los pequeños, aun cuando estén en estudio, en pruebas intermedias se han detectado buenos resultados.
Por su lado la doctora Zurina Cinza Estévez, monitora principal del ensayo clínico, acotó que “los números en cero conversión e inhibición indican muy buena seguridad, como se esperaba, pues las vacunas recombinantes son muy nobles”.

Igualmente añadió que, para desarrollar el trabajo en tan corto tiempo, “fueron semanas de mucho trabajo en tiempo real. Se hacían pruebas y ya al otro día se hacía el manejo de datos y los análisis estadísticos. No se podía perder tiempo, pues es una vacuna que se necesita para proteger a la población”.

Ambas especialistas agradecieron al personal de salud agramontino que contribuyó con la tarea, así como a los directivos gubernamentales, y los niños y sus familias, pues todo se realizó con profesionalidad, sentido de pertenencia y un cumplimiento estricto de los protocolos, “por lo que es un territorio muy preparado para el desarrollo de ensayos clínicos futuros”.

En tanto, Alina Tejeda Fuentes, responsable de inmunización en la provincia, agradeció la confianza que depositó en el territorio el Ministerio de Salud Pública, “por ello nos propusimos no fallar y no lo hicimos. Por lo que estamos dispuestos a asumir futuros ensayos clínicos, para eso nos hemos preparado”.

El ensayo clínico Ismaelillo con la vacuna Abdala abarcó a casi 600 niños de tres a 18 años, no utilizó placebo y buscaba evaluar la seguridad e inmunogenicidad de Abdala en dichas edades.

octubre 18/2021 (Trabajadores)

Comments

Comments are closed.

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code