Camagüey, 23 abr (ACN) El Hospital Pediátrico Eduardo Agramonte Piña y varias instituciones en Camagüey retomaron la Semana de Convivencia con el niño diabético, la cual promovió actividades por un mayor conocimiento sobre la enfermedad, de padres y de los propios infantes.

La iniciativa vuelve tras dos años de suspendida a causa de la COVID-19, como parte de la consulta multidisciplinaria que funciona en ese centro asistencial, donde un grupo de especialistas facilitan información útil, aclaran dudas y orientan estilos de vida saludables para evitar complicaciones agudas ante el padecimiento crónico.

En esta oportunidad participaron 15 pacientes que debutaron recientemente, a quienes se les efectuó un chequeo integral con diferentes complementarios y a quienes el personal de salud reajustó sus tratamientos.

Durante la semana, visitaron el Centro de Atención al Diabético, ubicado en esta ciudad, y recibieron charlas acerca de ejercicios físicos y las prácticas de estos como métodos eficaces de proceder.

Recorrieron sitios culturales, recreativos, disfrutaron un día en la playa y llegaron hasta el Centro Provincial de Equinoterapia Jardín de Sueños, en esta ciudad, área promotora de la rehabilitación de infantes, incluidos de otras provincias, que padecen diversas enfermedades.

Niurka Figueredo Trimiño, especialista de Primer Grado en Endocrinología, al frente del programa de atención a los niños diabéticos, manifestó a la Agencia Cubana de Noticias que en el territorio ofrecen una consulta multidisciplinaria en la cual intervienen endocrinólogos, nefrólogos, psicólogos, oftalmólogos, estomatólogos y rehabilitadores.

La frecuencia del servicio que acoge el Policlínico de Especialidades aledaño al Pediátrico de Camagüey, está en dependencia del comportamiento de la enfermedad en cada niño –entre uno y tres meses-, y ofrecen seguimiento a su estado y brindan apoyo desde varios puntos de vista.

Figueredo Trimiño insistió en la importancia de aprender a convivir con la diabetes, la cual puede aparecer a cualquier edad, y requiere de modificar los estilos de vida mediante la práctica de ejercicios físicos, una correcta alimentación y acudir al médico ante cualquier síntoma o sospecha.

Amay Jesús Figueredo Yong, uno de los pequeños pacientes, opinó que en estos días aprendió a convivir con los amigos y muchas otras cosas que no sabía, como las partes donde puede aplicarse la insulina, el valor de cuidar, el equipo de medición del azúcar en sangre y los horarios de ingerir los alimentos.

Fuimos a la Plaza El Carmen, al Museo Ferroviario y a la playa, y nos hemos divertido mucho también, comentó el chico.

Por su parte, Yisel Muñoz Barzaga, madre de una niña de ocho años, explicó que antes le preocupaba cómo desenvolverse una vez confirmada la diabetes y ahora se siente mejor preparada, aseguró.

Los niños se han sentido muy bien en esta semana, agregó, y pudieron conocerse entre ellos y desarrollar actividades de esparcimiento.

La diabetes mellitus tipo I es una enfermedad crónica que tiene una elevada incidencia en la provincia de Camagüey, donde existen actualmente 110 menores de edad con ese padecimiento.

abril 23/2022 (ACN)

Comments

Comments are closed.

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code