Cuba procura alternativas para mitigar las afectaciones en la disponibilidad, entre ellas la importación del producto, también de equipos para la obtención en bajos volúmenes, y creó el Puesto de Dirección Nacional y a nivel de provincias que articula a diferentes organismos para agilizar las respuestas en los territorios.

Ante la rotura de la principal planta productora de oxígeno medicinal en el país, en medio de la creciente demanda que genera en los centros de Salud el impacto de la COVID-19, Cuba procura alternativas para mitigar las afectaciones en la disponibilidad, entre ellas la importación del producto, también de equipos para la obtención en bajos volúmenes, y creó el Puesto de Dirección Nacional y a nivel, de provincias que articula a diferentes organismos para agilizar las respuestas en los territorios.

En declaraciones a la prensa –reseñadas por el sitio web de la Presidencia de la República– el ministro de Salud Pública, José Angel Portal Miranda, aseguró que se trabaja aceleradamente en la solución técnica de la industria, y, a la par, se han estado importando concentradores de oxígeno, que son equipos que logran producirlo, a bajo volumen, las 24 horas del día, y pueden utilizarse hasta en tres pacientes a la vez. «Esos los estamos ubicando –explicó– en las instituciones principales para la atención a los pacientes».

Aseveró, además, que existen plantas de otros organismos que también se han puesto a disposición de la producción de oxígeno, entre ellas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, y agregó que el resto de las pequeñas plantas del Ministerio de Industrias está al máximo de su capacidad de producción.

Trascendió que se han recibido donaciones de pequeñas plantas productoras de oxígeno, provenientes de países amigos, a lo que se ha sumado la importación de ese demandado producto, «en medio del escenario internacional, porque la crisis de oxígeno no es solo en Cuba, todos los que hemos estado siguiendo los medios internacionales hemos visto la real crisis que se presenta en mucho de los países que no tienen siquiera capacidad para producirlo».

Subrayó que el Ministerio de Salud ha dispuesto medidas organizativas, asistenciales, de control y de ahorro, para poder optimizar este recurso, y detalló que se han introducido modificaciones tecnológicas para llegar a un número mayor de pacientes.

Portal Miranda reiteró al pueblo la necesidad de seguirse cuidando. «En la medida en que tengamos menos enfermos, tendremos menos limitaciones, por tanto, la responsabilidad individual, de las familias, de la comunidad, es clave para ganar esta batalla».

SOLUCIONES ANTE EL PROBLEMA EN VILLA CLARA

La disponibilidad de oxígeno es tensa en Villa Clara, específicamente en el hospital provincial Arnaldo Milián Castro, uno de los centros que en el territorio se encarga de atender a los pacientes que sufren o han quedado con secuelas del coronavirus.

En tiempos normales, el hospital santaclareño consumía unos 700 litros por día; cifra que ahora se incrementó a entre 2 500 y 2 600, detalló Pedro Abrahantes Pérez, operador de la gasificadora de la institución.

De 30 enfermos que, como promedio, se ingresaban allí a causa de la pandemia, ahora se superan los 200, la mayoría de los cuales viene con serias dificultades respiratorias, por lo cual demanda ventilación pulmonar, explicó el doctor Juan José Pulido, jefe del Departamento de Atención Médica de la Dirección Provincial de Salud.

A ese dilema hay que agregar que, en Villa Clara, como en la mayoría de los territorios de Cuba, no se produce oxígeno; debe traerse de La Habana, lo cual implica transportación y otros aseguramientos, refiere Pulido, quien afirmó que, aunque no hay un colapso del sistema, se trabaja bajo una presión extrema, ya sea por la baja disponibilidad del producto, y en otras ocasiones por la caída de la presión del oxígeno que debe llegar al enfermo.

Ante el problema han buscado diversas alternativas, entre ellas la supresión de todos los salideros que existían; la colocación de un moderno comprensor que contribuye a mezclar el oxígeno líquido con el aire, para lograr extender su duración; además de la colaboración del Minint para agilizar la transportación del producto hasta los hospitales.

Se han hecho, igualmente, bancos de oxígenos para, cuando caigan las presiones, puedan utilizarse los cilindros, a fin de compensar el déficit momentáneo; y se concibieron microbancos a nivel de salas, los cuales garantizan mayor presión, sin tener que depender del depósito central.

Otra situación que se enfrenta es la indisciplina de algunos pacientes ventilados que reciben el oxígeno mediante máscara o por catéter, quienes muchas veces desperdician el producto al ir al baño o quitarse la careta y no cerrar la llave; o de familiares que incrementan, de manera desmedida, el nivel de saturación por encima de lo indicado por el médico, mencionó el doctor Pulido.

Importante también ha sido la colocación de 12 concentradores de oxígeno en diferentes salas, además de otros diez que serán instalados en las próximas horas, los que dan la posibilidad de ventilar a dos pacientes a la vez, una alternativa que se une a la conexión de hasta cuatro enfermos a un mismo cilindro.

A la pregunta de si han fallecido enfermos a causa de la falta de oxígeno, el Jefe del Departamento de Atención Médica de la Dirección Provincial de Salud afirmó que no, aunque sí se han dado casos de pacientes que llegan al hospital de manera tardía, en un estado de hipoxemia severa y con un daño celular establecido, a los cuales, aunque se les ha puesto la ventilación, no logran recuperarse.

agosto 15/2021 (Granma)

agosto 16, 2021 | Maria Elena Reyes González | Filed under: De la prensa cubana | Etiquetas: , , , |

Comments

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code