La Organización Mundial de la Salud (OMS) reportó hoy que la cifra de casos de viruela del simio rebasó las 6 000 personas en 58 países, teniendo a Europa como epicentro de la enfermedad.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom expresó su preocupación por propagación del virus, y lo más alarmante es que de seguro existe un número de contagiados que todavía no están detectados, ni notificados.

Comentó que Europa sigue siendo el centro del brote con más del 80% de los casos, al tiempo que hizo referencia sobre las coordinaciones realizadas para la distribución de vacunas contra la dolencia, admitiendo que las cantidades son escasas.

Hasta la fecha, la presentación clínica de los casos de viruela del simio asociados con este brote es variable. Muchos casos en este brote no se presentan con el cuadro clínico descrito clásicamente para la viruela del simio (fiebre, ganglios linfáticos inflamados, seguidos de una erupción centrífuga en evolución).

Las características atípicas descritas incluyen presentación de solo unas pocas o incluso de una sola lesión, lesiones que comienzan en el área genital o perineal/perianal y no se extienden más.

También lesiones que aparecen en diferentes etapas (asincrónicas) de desarrollo, y la aparición de lesiones antes de la aparición de fiebre, malestar general y otros síntomas constitucionales.

“La presentación clínica generalmente se describe como leve y la mayoría de los casos tienen lesiones en los genitales o en el área perigenital, lo que indica que la transmisión probablemente ocurrió por contacto físico cercano durante las actividades sexuales”, subraya el informe del Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades.

La etapa de incubación de la viruela del mono suele ser de seis a 13 días, si bien puede oscilar entre cinco y 21 días, y lo más importante es que afecta a cualquier ser humano.

Dicha enfermedad es una zoonosis viral, endémica de zonas remotas de África central y occidental, que produce síntomas parecidos a los observados en la viruela humana en el pasado, aunque con manifestaciones menos severas, especificó la Organización Mundial de la Salud.

La infección se produce por contacto directo con la sangre, los líquidos corporales o las lesiones de la piel o las mucosas de animales contagiados y todavía no existen tratamientos ni vacunas específicas contra la afección.
(Con información de PL)

julio 06/2022 (Cubadebate)

Comments

Comments are closed.

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code