Un informe publicado el lunes en Político arroja luz sobre el despiadado y cínico esfuerzo de la Casa Blanca de Biden por convencer a los estadounidenses de que la pandemia de COVID-19 ha terminado oficialmente. Citando a tres fuentes, el sitio web informa de conversaciones internas entre los ayudantes de Biden sobre cuál sería una «métrica general» para las cifras de muertes diarias por COVID-19 que sería aceptable para el público y proporcionaría la base para declarar que la pandemia ha terminado.

Esto vendría del presidente que declaró el verano pasado que Estados Unidos había entrado en un período de «libertad» de COVID-19, para ser seguido por un diluvio de infecciones y muertes que aturdió a la población y empujó el sistema de salud una vez más al borde de un colapso. Las vacunas contra el COVID-19 fueron aclamadas como decisivas para sacar al país de la pandemia, pero aunque fueron eficaces, sólo proporcionaron un alivio limitado.

Debido a la naturaleza sensible del asunto, las tres personas que hablaron con Político lo hicieron en condiciones de ser anónimos. Político informó de que «las discusiones, que tuvieron lugar en toda la administración, y que no han sido reveladas previamente, implicaban un escenario en el que 200 o menos estadounidenses mueren al día, un objetivo que se barajó antes de que los funcionarios decidieran finalmente no incorporarlo a la planificación de la pandemia’.

Politico señaló que «las discusiones representaban, al menos, un esfuerzo incipiente para crear un marco para un mundo post-COVID-19». Una de las tres personas que participaron en las conversaciones el año pasado dijo que se trataba de un esfuerzo por calibrar lo que el público estadounidense «toleraría». «Quinientos al día es mucho. En una semana todavía hay cifras del 11 de septiembre», dijo la persona. «En general, la gente pensaba que 100 [al día] o menos, o tal vez 200, estaría bien».

¿Qué es esto que hablamos?

Estos cálculos a sangre fría muestran a los representantes de la Casa Blanca, que supuestamente han jurado proteger y defender a la población, hablando como ejecutivos de seguros que están determinando el coste de sus pagos frente a los ingresos de las primas. Queda claro, por el carácter informal de estas discusiones, que tales matemáticas bárbaras forman parte de la vida cotidiana en los círculos superiores de la administración de Biden.

Y mientras el número de muertos por COVID-19 se calcula en decenas y cientos de miles, el número de muertos de una guerra total con Rusia o China con armas nucleares se contará en los millones, si no los billones.

La conversación en la Casa Blanca parece sacada de lo macabro de la película Dr. Strangelove de Stanley Kubrick. Cuando el general ‘Buck’ Turgidson, interpretado por George C. Scott, aboga por un ataque nuclear preventivo contra la Unión Soviética, le dice al presidente: «No digo que no nos despeinemos. Pero sí digo que no habría más de 10 a 20 millones de muertos, como máximo. Dependiendo de las pausas».

Está claro que la administración de Biden pretende desentenderse de la pandemia del COVID-19 relegándola a un virus estacional más y desviando la atención de la continua amenaza que supone el SARS-CoV-2, que actualmente sigue infectando a cerca de 110 000 personas cada día y matando a más de 300 diariamente.

En ningún momento de todo el periodo de la pandemia, los Estados Unidos han bajado de las 200 muertes diarias. Incluso las muertes diarias más bajas registradas hasta ahora equivaldrían a 100 000 muertes anuales. Incluso 200 muertes de COVID-19 al día supondrían más de 73 000 muertes de COVID al año, 12 000 muertes por encima incluso de la peor temporada de gripe en la última década, en 2016-2017. Durante la oleada de ómicron, el 40% de las 170 000 muertes se produjeron entre los vacunados.

Hay que preguntarse cómo estos lacayos que intentan determinar cuál es el umbral aceptable para declarar que se ha superado la COVID-19 pueden cuadrar sus cálculos con la espantosa previsión de la misma Casa Blanca de que este otoño e invierno podrían producirse 100 millones de infecciones por COVID-19, incluyendo una importante oleada de muertes entre los ancianos y los más vulnerables.

En cuanto a los niños, que siguen siendo los menos vacunados contra el COVID-19. El virus SARS-CoV-2 es mucho más mortífero que la gripe, que ha matado a un puñado de niños en los dos últimos años, frente a los más de 1 500 muertos del coronavirus. Incluso el Dr. Ashish Jha, que ha sido un firme defensor de la reapertura de las escuelas, lo ha reconocido recientemente, admitiendo que el COVID ha sido ‘una amenaza mucho mayor para los niños que la gripe’.

Sin embargo, pocos han comentado que las limitadas medidas de contención del virus SARS-CoV-2 casi eliminaron la gripe durante los dos últimos años. Sin embargo, si no se realizan esfuerzos para construir la infraestructura necesaria para ventilar y filtrar el aire en los espacios públicos y garantizar el uso de mascarillas para prevenir por completo las infecciones respiratorias, la población estará sometida a múltiples patógenos, incluyendo la persistencia del SARS-CoV-2 que evade la inmunidad.

Por así decirlo, la pandemia de COVID-19 ha demostrado el lamentable estado de toda la infraestructura de salud pública, que ha sometido a la gente a enfermedades innecesarias durante años, por no hablar del impacto de la mala calidad del aire en la cognición de los niños en escuelas por los altos niveles de CO2 y el impacto en su salud pulmonar.

Más urgentes para la administración de Biden y todo el aparato político burgués son la creciente crisis económica y el constante estallido de las luchas de los trabajadores, la crisis social que estalla en su forma más patológica en lo que parecen ser asesinatos masivos diarios, y la creciente amenaza de guerra nuclear con la guerra de la OTAN liderada por EEUU contra Rusia. Todo ello se ve agravado por el constante recordatorio de que la pandemia está lejos de terminar de hacer estragos en la salud y el bienestar de la población.

De hecho, la caracterización del WSWS de la pandemia como un evento desencadenante en la historia mundial está siendo continuamente afirmado por la intensificación de la crisis del capitalismo, con los Estados Unidos siendo el epicentro. La muerte de más de un millón de personas, con cerca del 60 % de su población infectada y millones de personas debilitadas por el largo COVID-19, son un duro recordatorio de las políticas criminales basadas en el mantra de que la cura no puede ser peor que la enfermedad.

Declarar oficialmente el fin de la pandemia es declarar el SRAS-CoV-2 como un elemento permanente de la vida cotidiana y el abandono oficial de la sanidad pública como institución social para la mejora de la salud en la población. El impacto de las repetidas infecciones por el SRAS-CoV-2 supondrá un drástico deterioro de la salud en la población. Los CDC ya han reconocido que uno de cada cinco adultos en edad laboral desarrollará COVID-19 largo después de su infección.

Lo que queda por determinar es cómo afectará esto a su mortalidad mucho después de haber sido declarados libres de infección, pero se espera que sea considerable. Estas cifras están siendo estudiadas por los estadísticos financieros de los bancos y las compañías de seguros, pero su objetivo no es dar una respuesta significativa a los peligros que plantea el COVID-19, sino informar a los mercados y a sus directores generales sobre el futuro de su mano de obra y los costes directos e indirectos de sus participaciones financieras.

Los grotescos comentarios de los funcionarios de Biden sobre qué nivel de muerte es tolerable no deberían sorprender a la clase trabajadora. Esto es lo que significa el intento de normalizar la muerte y obligar a la población a aceptar estas supuestas realidades. Sin embargo, hay una alternativa a esta perspectiva nihilista en bancarrota. El COVID-19 puede ser eliminado. Se ha probado científicamente y se ha demostrado en la práctica en China. Pero el fin de la pandemia a escala internacional es una cuestión política que requiere una perspectiva socialista por la que la clase obrera debe luchar.
(Tomado de World Socialist Web Site)

junio 09/2022 (Cubadebate)

Comments

Comments are closed.

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code