Una investigación reveló, además, que aunque unos pocos pacientes que se presentan temprano se recuperan con tratamiento médico, desafortunadamente, la mayoría necesita una amputación.

Un estudio médico concluyó que, aunque inicialmente se pensó que la COVID-19 afectaba solo al sistema respiratorio, tras manifestarse otras secuelas asociadas a la enfermedad, se pudo demostrar que la pandemia también produce afectación extrapulmonar como la isquemia arterial aguda de las extremidades (padecimiento que conlleva la interrupción abrupta del flujo sanguíneo a determinado tejido, lo cual afecta la integridad, la viabilidad de la extremidad, o ambas).

Bajo el título Isquemia aguda de extremidades: una secuela catastrófica de COVID-19 que conduce a la amputación, el artículo científico señaló que la presentación atípica de la enfermedad podría deberse al compromiso sistémico y al estado de hipercoagulabilidad con micro y macroangiopatía.

«Una de las manifestaciones del estado de hipercoagulabilidad es la isquemia aguda de las extremidades. Su presentación puede ser en forma de sabañones, ampollas, cianosis acral, hematomas, ampollas de sangre, gangrena seca o isquemia aguda de las extremidades que pone en peligro la vida», precisó la publicación, citada por Infomed.

La investigación reveló que, aunque unos pocos pacientes que se presentan temprano se recuperan con tratamiento médico, desafortunadamente, la mayoría necesita una amputación debido a una presentación tardía o a una enfermedad que progresa rápidamente; e incluso, en el peor de los casos, algunos pacientes sucumbieron debido a la sepsis.

De acuerdo con otras precisiones señaladas por el estudio, los síntomas de la COVID-19 varían de leves o moderados a severos y muy severos (se manifiesta con fiebre, tos, cefalea, anosmia, ageusia, dolor corporal y diarrea), mientras que los compromisos sistémicos (neumonía, miocarditis, accidente cerebrovascular y otras alteraciones de la coagulación) son más graves.

Excepto unos pocos pacientes que han manifestado tos y dificultad para respirar, la mayoría de los pacientes se han recuperado por completo de la infección viral. En cambio, los pacientes con enfermedades graves a muy graves experimentan fibrosis y daño pulmonar significativo. Estos son los pacientes que tienen más probabilidades de sufrir complicaciones extrapulmonares tras la COVID-19.

marzo 172022 (Granma)

marzo 2, 2022 | Maria Elena Reyes González | Filed under: coronavirus, COVID-19, Cuba, De la prensa cubana, Salud, Salud Pública, SARS-CoV-2, virus |

Comments

Comments are closed.

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code