La Habana, 30 jul (ACN) La Red Analítica de Latinoamérica y el Caribe (RALACA) incluyó en su más reciente boletín las características de LLlos seis laboratorios cubanos que pertenecen a la agrupación.

El Newsletter enumeró a cada uno de ellos, cuyo encargo social consiste en la determinación de contaminantes en los alimentos y el medioambiente, anunció Isis Fernández Gómez, jefa del laboratorio de Vigilancia Radiológica Ambiental, del Centro de Protección e Higiene de las Radiaciones (CPHR), situado en la provincia de Mayabeque.

Este último es uno de los relacionados en la citada edición de la publicación que, según Fernández Gómez, contempló también al Laboratorio de Análisis de Residuos de Plaguicidas y Contaminación Ambiental, del Instituto de Investigaciones de Sanidad Vegetal (INISAV), en La Habana.

Los restantes son los de Análisis Químico, de los centros de Aplicaciones Tecnológicas y Desarrollo Nuclear (CEADEN), y el los de Pesticidas, del de Ingeniería e Investigaciones Químicas (CIIQ), y el Nacional de Higiene de los Alimentos, del Ministerio de la Agricultura, todos en territorio habanero.

Además, el de Ensayos Ambientales (LEA), del Centro de Estudios Ambientales de Cienfuegos (CEAC).

De acuerdo con la Red de Comunicadores Nucleares, el Laboratorio de Vigilancia Radiológica Ambiental prosigue el control de los contaminantes radiactivos en alimentos, aunque con limitaciones en su función debido a las complejidades higiénico-sanitarias que provoca la pandemia de la COVID-19.

Por lo general, brinda servicios científico-técnicos a entidades nacionales y extranjeras en la determinación cualitativa y cuantitativa de radionucleidos en matrices diversas, estudios muy demandados para la vigilancia ambiental, la inocuidad alimentaria y la protección radiológica del público y el medioambiente.

Es reciente su incorporación a RALACA, una red de laboratorios sin fines de lucro, fundada con la asistencia del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) para promover la inocuidad alimentaria y la sostenibilidad ambiental en América Latina y El Caribe.

El proyecto apoya con el suministro de insumos y capacitación al personal en monitoreo, análisis de residuos y contaminantes en alimentos, mediante cursos de entrenamiento y asistencia técnica especializada.

También, con técnica de Espectrometría de Absorción Atómica, de la Sección de Metales Trazas y Mayoritarios, y fortalece sus capacidades para la determinación de los metales pesados de mayor importancia desde el punto de vista toxicológico (arsénico-As, cadmio-Cd, mercurio-Hg y plomoPb) en los alimentos.

En 2020 Cuba emitió el Decreto-Ley No. 9 sobre Inocuidad Alimentaria, una legislación mucho más moderna y abarcadora que expresa la voluntad política de resolver un tema reconocido clave en la nueva Constitución: la seguridad alimentaria como un derecho de cada ciudadano a recibir productos inocuos, nutritivos y sanos para preservar su salud.

julio 30(2022 8acn9

julio 30, 2022 | Maria Elena Reyes González | Filed under: De la prensa cubana | Etiquetas: , , |

Comments

Comments are closed.

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code