A propósito del Día Internacional de las Familias, que se celebró este domingo 15 de mayo, conversamos con siete adolescentes cubanos sobre lo que consideran imprescindible en la formación y funcionamiento de nuestro primer grupo de pertenencia, ese que desde muy pequeños aprendemos a describir como el núcleo fundamental de la sociedad.

La consanguineidad, o la dan por sentada o, simplemente, no es la esencia para estos muchachos y muchachas. Otras palabras se repiten una y otra vez en sus concepciones de familia. Veamos.

Emanuel siente que lo más importante es «la unión; que convivan y sepan resolver las discusiones de forma pacífica, sin llegar a la violencia; la comprensión mutua… Para mí, debería ser así».

«Pienso que cuando tienen confianza y se tratan de entender, pues a partir de ahí aparece el amor hacia la familia», comentó Isa, su compañera de aula en el séptimo grado de la escuela Manuel Saumell.

Otra futura músico de 12 años, Camila, insiste en que «la unión y la confianza son la base de todo, porque sin la unión sería como estar con amigos, y la familia es algo más. Y sin la confianza, pues de cierto modo uno se siente solo. La familia siempre está para ayudar, y para eso hay que tener confianza, pienso yo».

Luna coincide en casi todo con sus compañeros de estudios, pero aporta sus propios argumentos:

«Para mí, en una familia es muy importante la confianza, ya que si no la tenemos, no podemos convivir bien. Algo que también es muy importante es la unidad: una familia unida siempre es mejor porque juntos podemos hacer mucho más que separados. El respeto, porque si no nos respetamos siempre, nos llevaremos mal. La comunicación es muy importante, porque mientras más sincera, abierta y franca sea la familia, se puede tener una relación más amorosa. La honestidad: si somos honestos con nuestros familiares, siempre nos llevaremos bien».

Javi es más joven, cursa el quinto grado en la primaria, Abel Santamaría, del Vedado capitalino, pero sus 10 años le alcanzan para resumir, sin dudar ni un instante, los ingredientes que no pueden faltar en una familia: «la unidad, el respeto y el amor».

Él se coló en el grupo de entrevistados porque es el hermanito de Amanda Sofía, quien explicó: «Para mí lo más importante es la comprensión, el respeto, la comunicación y la confianza.

«Debemos tener una comunicación con nuestros padres, abuelos, tíos, pero todo depende también de la confianza que siembren en nosotros, y ahí es necesaria la comprensión, que sepan escucharnos e intenten abrir su mente y comprendernos y respeten nuestra forma de pensar, vestir, etcétera, para así vivir en paz, armonía y amor».

Los criterios de Mila y Melany, que ya están a punto de concluir la secundaria, andan en la misma cuerda del resto:

«el diálogo, la comunicación», anota Mila, y para Melany «es importante la unidad, demostrar el amor y no dejarse caer por las adversidades, porque al fin y al cabo, los miembros de una familia dependen uno de otro».

Resumiendo: en la familia, para que sea familia, tiene que haber unidad, comunicación, diálogo, comprensión, confianza, ayuda, armonía, cero violencia, paz y mucho amor. La sangre, siempre se ha dicho, pesa más que el agua, pero todo parece indicar que a quienes representan el futuro de nuestras familias, lo que más les pesa son los afectos.

mayo 16/2022 (Cuba Si)

mayo 16, 2022 | Maria Elena Reyes González | Filed under: Cuba, De la prensa cubana, Niños y Adolescentes, Salud, Sociedad | Etiquetas: , , , , , , , , , |

Comments

Comments are closed.

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code