Los especialistas consideraron que «algún tipo de energía electromagnética» podría estar detrás de los extraños síntomas, registrados por primera vez a finales de 2016 en funcionarios de la embajada de Washington en La Habana
Un panel de expertos creado por el Gobierno de Joe Biden concluyó que aún existen «vacíos de información» para determinar la causa de los incidentes de salud reportados por diplomáticos estadounidenses alrededor del mundo, publica Prensa Latina (PL).

Los especialistas consideraron que «algún tipo de energía electromagnética» podría estar detrás de los extraños síntomas, registrados por primera vez a finales de 2016 en funcionarios de la embajada de Washington en La Habana.
Según un informe publicado la víspera, el supuesto mal de salud no se explica solo por factores sicológicos, como estrés o reacciones sicosomáticas que acaban teniendo un impacto en el cuerpo.

En concreto, refiere Prensa Latina, los investigadores de dentro y fuera del Gobierno escogieron la variante de la energía electromagnética, especialmente emitida en una determinada radiofrecuencia, como explicación «plausible» de los problemas registrados.

El pasado martes en una carta a seis miembros de su gabinete, Biden notificó el nombramiento de Maher Bitar, director senior de programas de inteligencia en el Consejo de Seguridad Nacional, como «coordinador intragubernamental en lo relativo a los incidentes anómalos de salud».

La misiva también estableció la fecha límite del 25 de febrero para la emisión de nuevas «directrices sobre los elementos de su fuerza laboral que se consideran bajo riesgo de exposición a los incidentes anómalos de salud».
Más de 200 diplomáticos y funcionarios estadounidenses del servicio exterior han padecido los supuestos síntomas que, en un inicio, Washington calificó de «ataque acústico» cuando trató de culpar a Cuba.

En febrero de 2017, el Departamento de Estado notificó al Ministerio de Relaciones Exteriores de la Isla sobre la ocurrencia de algunos incidentes de salud registrados desde noviembre del año anterior.

Estos, apunta la agencia latinoamericana, habrían provocado una serie de presuntas lesiones neurológicas vinculadas a síntomas como mareos, visión borrosa, pérdida de memoria y dificultades para la concentración.

El canciller cubano, Bruno Rodríguez, negó las acusaciones y advirtió que su país jamás ni perpetró ni perpetrará ataques de ninguna naturaleza contra funcionarios diplomáticos ni sus familiares, sin excepción.

Cuba —recalcó— tampoco permitió ni permitirá que el territorio nacional sea utilizado por terceros con semejante propósito.

Después de años, y sin evidencia científica alguna, continúan multiplicándose los reportes de prensa, lo cual genera confusión y hace daño a las personas que las creen.

Lo que sí es cierto es que esta falsa narrativa, infundada científicamente, sigue siendo un obstáculo más para el normal desenvolvimiento de relaciones entre Cuba y EE. UU., en tanto se formulan sanciones sustentadas en este adulterado y espurio argumento. Así, mantienen prácticamente inoperante la embajada estadounidense en La Habana, debido a la disminución de su personal consular, causándole malestar a la población y poniéndoles cada vez más distancia a las familias cubanas, obligadas a costosos y burocráticos trámites en terceros países.

Las conclusiones de la investigación desarrollada en Cuba por el Ministerio del Interior arrojaron que no hay evidencias criminalísticas ni científicas que sostengan la ocurrencia de un hecho criminal, ni que asocien los padecimientos referidos con un ataque sónico o con microondas, u otra acción deliberada contra los diplomáticos.
Tampoco se encontró ningún elemento que apunte a un supuesto autor o sospechoso ni a personas con motivos, intenciones o medios para ejecutar ese tipo de acciones.

El Teniente Coronel explicó a JR que las investigaciones desarrolladas por las autoridades policiales y científicas de Estados Unidos y Canadá tampoco han logrado hallar explicaciones concluyentes a los síntomas descritos por sus funcionarios, que, según el Comité de Expertos de la Academia de Ciencias de Cuba conformado también para investigar este asunto, pueden tener su origen en múltiples causas: enfermedades preexistentes, profesionales o espontáneas.

febrero 04/2022 (Granma)

Comments

Comments are closed.

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code