El Cneuro trabaja, además, en otros proyectos con el fin de proveer equipamiento que contribuya a mejorar la atención asistencial y la calidad de vida de pacientes aquejados con determinados padecimientos.

Estep, así denominan al equipo de estimulación neuroterapéutica para epilépticos en el cual laboran expertos del Centro de Neurociencias de Cuba (Cneuro).

Ernesto Velarde, jefe del Departamento de Electrónica de la institución, dijo a Prensa Latina que luego de una pequeña prueba realizada con 18 individuos obtuvieron resultados promisorios, aunque precisó que el estudio aún está en marcha.

Queda evidenciado que un grupo grande de personas con epilepsia refractaria, caracterizados por presentar mala respuesta a los medicamentos, reaccionan, en cambio, ante la estimulación eléctrica del nervio vago, observó el especialista.

Aseguró que pese a que todavía debe probarse en otro ensayo, el dispositivo exhibe potencial y quizás pudiera usarse con el fin de reducir las dosis en pacientes que responden a los fármacos recetados, pero cuyos efectos adversos son numerosos, reflexionó.

Abunda la nota que las conclusiones del estudio se presentarán a finales de este año o a principios del siguiente.
El Cneuro trabaja además en otros proyectos con el fin de proveer equipamiento que contribuya a mejorar la atención asistencial y la calidad de vida de pacientes aquejados con determinados padecimientos, como es el caso de Infantix, procedimiento de cribado o pesquisa para la detección de trastornos auditivos y visuales en recién nacidos.

El dispositivo, ya avalado por el Centro para el Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos, posee registros para cada una de las tres pruebas que realiza.

La herramienta tiene entre sus objetivos fortalecer la atención primaria de los neonatos y que solo se remita a otras instancias de salud únicamente a los niños con algún tipo de discapacidad, tales como la hipoacusia, aseveró Velarde.
Otro de los proyectos en el que están involucrados consiste en un tomógrafo de impedancia eléctrica, diseñado originalmente para hacer frente a la COVID-19 y que facilita el monitoreo de la función pulmonar en pacientes ingresados en terapia intensiva y vigilar la ventilación.

También se afanan por conseguir mejoras en la versión actualizada de un electrodiómetro, así como en la fabricación de un monitor del nervio facial, de amplio uso en intervenciones quirúrgicas, y dan los primeros pasos para obtener el primer implante coclear cubano.

agosto 02/2022 (Granma)

agosto 2, 2022 | Maria Elena Reyes González | Filed under: Cuba, De la prensa cubana, Enfermedad |

Comments

Comments are closed.

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code