En el Día Mundial de la Alimentación, la humanidad corre el riesgo de sufrir otro año de hambre récord por la crisis alimentaria mundial, que empuja a más personas a ser víctimas de ese flagelo.

Durante los primeros meses de 2022, mencionó Prensa Latina, la cifra de hambrientos en el mundo creció de 282 millones a 345 millones, por lo que el plan de operaciones del Programa Mundial de Alimentos (PMA) para 2022 es el más ambicioso de su historia y prioriza las acciones dirigidas a evitar que millones mueran de hambre.

Actualmente, las necesidades alimentarias del planeta se agravan, fruto de una confluencia de crisis causadas por las alteraciones climáticas, los conflictos y las presiones económicas.

El PMA amplió este año sus objetivos de asistencia alimentaria para llegar a la cifra récord de 153 millones de personas, a mediados de año ya había prestado asistencia a 111,2 millones de individuos, añade la nota de PL.

El director ejecutivo del Programa, David Beasley, aseguró que nos enfrentamos a una crisis alimentaria mundial sin precedentes y todo indica que aún no hemos visto lo peor, teniendo en cuenta que en los últimos tres años las cifras del hambre alcanzaron repetidamente nuevos picos.

«Déjenme ser claro: las cosas pueden empeorar, y lo harán, a menos que haya un esfuerzo coordinado a gran escala para abordar las causas profundas de esta crisis. No podemos permitirnos otro año con cifras récord de hambre», advirtió.
La sucesión frecuente de conflictos lleva a los más vulnerables a una hambruna de considerables proporciones, y en tal sentido la guerra en Ucrania alteró el comercio mundial, aumentó los costos de transporte y los plazos de entrega y dejó a los agricultores sin acceso a los insumos que precisan.

Asimismo, la capacidad de respuesta de los gobiernos está limitada por los propios problemas económicos de cada país, dígase depreciación de la moneda, inflación, problemas de endeudamiento, mientras crece la amenaza de recesión mundial.

El PMA, en su plan de operaciones, prevé estabilizar -y en la medida de lo posible, construir- sistemas alimentarios nacionales y cadenas de suministro resistentes.

Entre sus acciones multiplicó por seis la asistencia en Sri Lanka en respuesta a la crisis económica, amplió las operaciones a niveles récord en Somalia ante la amenaza de hambruna, y proporcionó asistencia alimentaria a dos de cada cinco afganos, informó el medio de comunicación.

Ante el aumento de los costos de la asistencia humanitaria y el incremento de los plazos de entrega, el PMA diversifica su red de proveedores y así favorecer las adquisiciones locales y regionales.

En el presente año, el 47 % de los alimentos procedieron de los países en los que opera el programa, por un costo total de 200 millones de dólares; también ampliaron la entrega de transferencias en efectivo, que actualmente representan un 35 % de la asistencia alimentaria de emergencia.

Sin embargo, los esfuerzos por socorrer a una parte de los gravemente vulnerables se efectúan en un difícil contexto mundial en el que asciende rápidamente el número de los que sufren hambre extrema, lo que demanda una acción global cohesionada en favor de la paz, la estabilidad económica y el apoyo humanitario.

octubre 16/2022 (Granma)

octubre 16, 2022 | Maria Elena Reyes González | Filed under: De la prensa cubana, Día Mundial, Sociedad | Etiquetas: , |

Comments

Comments are closed.

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code