La variante Delta del coronavirus fue detectada en India en octubre de 2020 y hasta ahora ha llegado al menos a 96 países. Los datos preliminares muestran que es más transmisible que otras variantes, conlleva un mayor riesgo de hospitalización y reinfección y genera un cuadro de síntomas ligeramente diferentes, por ejemplo, más dolor de cabeza y menos tos.

Se estima que la variante delta es entre 30 % y 60 % más transmisible que otras variantes del coronavirus.
Mutaciones «ventajosas» para el coronavirus.

El Sars-CoV-2, el coronavirus que causa la enfermedad de la COVID-19, no tiene tanta capacidad para mutar como el virus de la gripe, por ejemplo. Pero cuando surgen nuevas variantes, necesitan tener características «ventajosas» que las hagan viables en un entorno de tanta competencia y selección para invadir los cuerpos humanos.

1. Invasión celular más eficiente

Una parte importante de estos cambios «ventajosos» se han producido en la forma en que el virus se conecta a nuestras células. Más específicamente, el vínculo entre la espiga del virus (también conocida como proteína S) y el receptor ACE2, una enzima que se encuentra en la superficie de nuestras células.

Esta espiga actúa como si fuera la llave que abre la cerradura de nuestra célula y permite la invasión del coronavirus. Una vez dentro, utiliza la estructura celular para multiplicarse.

En el caso de la variante delta, existen dos mutaciones relevantes en la espiga, que se conocen por los códigos L452R y T478K.

Pero, ¿qué significan estos números y letras? La primera letra es el tipo de aminoácido que existía antes del cambio (L, símbolo de lisina), el número corresponde a la ubicación (452º de 1273 aminoácidos) y la última letra es el aminoácido que entró en su lugar (R, símbolo de arginina).

En términos generales, un virus es un ácido nucleico (ADN o ARN) rodeado por conjuntos de aminoácidos (proteínas).
La capa externa sirve para adherirse e invadir la célula humana, por ejemplo, y la capa interna sirve como un manual de instrucciones que se utilizará para producir nuevos virus dentro de la célula invadida.

Durante este proceso de producción de virus, los aminoácidos circundantes pueden sufrir tres tipos de mutación: eliminación (deleción), aparición (inserción) o cambio (sustitución).

Estas mutaciones no ocurren por ningún motivo específico y, a menudo, se pierden en el camino.
Pero algunas de ellas se establecen y comienzan a aparecer a partir de la replicación del virus. Este es el caso de dos mutaciones delta clave: L452R y T478K.

El cambio de L a R en la posición 452 y el cambio de T a K en la posición 478 resultaron ser «ventajosos» para el virus porque ayudaron al invasor a adherirse mejor en la puerta de entrada (la enzima ACE2). Esto explica por qué esta variante se ha vuelto más transmisible.

Además de una invasión más eficiente, hay una tendencia a que cuantos más virus invadan las células, más virus se replicarán, aumentando la carga viral. Por lo tanto, habrá más virus que se propagarán al toser o estornudar, por ejemplo.

2. Activación más eficiente y teoría de la creación de coronavirus en el laboratorio

Para invadir la célula humana, no es suficiente que un virus encuentre una puerta de entrada y se adhiera a ella: primero debe activarse.

En el caso de Sars-CoV-2, esta activación ocurre a través de una enzima en el cuerpo humano (llamada furina) que corta la espiga del coronavirus en dos: S1 y S2.

Después de este corte, llamado clivaje, una parte de la espiga (S1) se adhiere a la célula humana y la otra (S2) fusiona su membrana con la membrana de la célula humana, permitiendo la inserción de material genético e iniciando la producción de más virus.

Al cortar la espiga, la enzima hace que se abra y revele secuencias genéticas ocultas que lo ayudan a unirse más estrechamente a las células del tracto respiratorio humano, por ejemplo.

Una mutación cercana a esta ubicación puede alterar aún más este comportamiento. Este es el caso de la variante delta, que porta una mutación (P681R) en esa región.

«Cuanto más sensible a la furina humana, más eficiente será la espiga del virus. Este proceso de fusión activado por furina está mediado por el área desde el aminoácido en la posición 618 hasta la posición del aminoácido 1273», explica el virólogo José Eduardo Levi, coordinador de investigación y desarrollo de la red de laboratorios Dasa, e investigador del Instituto de Medicina Tropical de la Universidad de São Paulo (USP).

«Una mutación en esta región, como P681R, hace que esta fusión sea más rápida. Esta mutación aparece tanto en las variantes delta como la alfa, descubierta en el Reino Unido, y en algunos casos en la gamma, descubierta en Brasil «, agrega.

Las mutaciones en esta región del coronavirus son tan relevantes que están en el centro de dos puntos centrales de la pandemia.

Primero, se cree que esta afinidad por la furina humana fue crucial para permitir que el virus saliera de otras especies animales y comenzara a infectar a los humanos a fines de 2019.

En segundo lugar, este mecanismo es tan eficiente y atípico entre los tipos de coronavirus que infectan a los humanos que se ha convertido en el principal argumento de quienes afirman sin evidencia que el Sars-CoV-2 se generó o modificó en el laboratorio.

«Todos los coronavirus que infectan a los humanos tienen un dominio determinado, un área específica que reconoce la furina», explica Levi.

«Pero el SARS-CoV-2 está muy humanizado. En otras palabras, es mucho más eficiente de lo que se ha visto en otros coronavirus, que tienen un reconocimiento razonable de la furina».

«Y solo el SARS-CoV-2 tiene esta mutación, esta inserción de cuatro aminoácidos. Ese es el argumento más fuerte de que este coronavirus se creó en el laboratorio».

«Porque hasta ahora, no se ha encontrado ningún coronavirus intermedio que apunte a que fue mejorando poco a poco. Este llegó listo para ser segmentado por la furina humana «, agrega el científico.

3. Escapar parcialmente de anticuerpos y vacunas

Al aprender a defenderse, las células de defensa, como los anticuerpos neutralizantes, utilizan partes de los invasores para saber cómo identificarlos y combatirlos.

Cuando se producen mutaciones en el coronavirus, por ejemplo, es como si las partes de los anticuerpos ya no encajaran bien con las del invasor, lo que facilita el escape.

Por lo tanto, el virus puede al mismo tiempo mutar para acoplarse de manera más eficiente a la puerta de entrada de la célula y escapar parcialmente del encaje con anticuerpos neutralizantes.

Hasta ahora, hay evidencia de que la variante delta puede escapar de los anticuerpos de personas que ya han sido infectadas con la variante beta (descubierta en Sudáfrica).

Pero aún no hay evidencia de que sea capaz de escapar a la respuesta inmune generada por las vacunas.

Brasil superó los 19 millones de infectados por la COVID-19

La cifra de infectados por la COVID-19 en Brasil asciende a 19 millones 20 mil 499, tras la suma de 57 mil 737 en las últimas 24 horas, informó el Ministerio de Salud.

El boletín diario de la cartera también notificó mil 509 muertes por la enfermedad en el mismo periodo y el total alcanzó los 531 mil 688 desde que se reportó el primer deceso en marzo de 2020.

Pese a este escenario, el número de defunciones por el patógeno descendió en el país de forma constante desde el 19 de junio, según datos de la encuesta Monitor COVID-19, de la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz).

El epidemiólogo Diego Xavier, investigador del Instituto de Comunicación e Información en Salud, de Fiocruz, señaló que, a pesar de la tendencia a la baja observada en casos positivos y fallecimientos, el nivel de los indicadores sigue siendo muy alto.

«La media móvil de muertes, en torno al millar y medio, sigue siendo muy superior a todo lo visto en 2020. Hemos observado una tendencia a la baja en las expiraciones desde mediados de abril, y esto es principalmente el efecto de la vacunación entre los ancianos», argumentó.

Precisó, sin embargo, que con el ritmo de inoculación aún lento y la posibilidad de circulación de la nueva variante Delta, con origen en la India y altamente infecciosa, la población aún necesita mantener cuidados como el uso de mascarillas y el distanciamiento social para evitar la transmisión.
(Con información de BBC Mundo y Prensa Latina)

julio 10/2021 (Cubadebate)

julio 11, 2021 | Maria Elena Reyes González | Filed under: De la prensa cubana | Etiquetas: , , , , , |

Comments

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code