Desde que el 16 de julio de 1945 detonara en el desierto de Jornada del Muerto, a 56 kilómetros de la ciudad de Alamogordo en el estado de Nuevo México, la primera bomba nuclear, denominada Trinity; y luego 20 días después, arrojara otras dos sobre la población civil japonesa en las ciudades de Hiroshima y Nagasaki, se han probado casi 2 500 bombas nucleares.

Como consecuencia de su detonación en las últimas décadas se ha desprendido una energía total de más de 540 megatones sobre la Tierra. Las bombas lanzadas a la atmósfera por sí solas representaron 428 megatones, el equivalente a más de 29 000 bombas del tamaño de la de Hiroshima, causante de 166 000 muertes al finalizar el año 1945.

Por la necesidad de medir diferentes parámetros de seguridad, eficacia y potencia, dichas pruebas se realizaron en diversos tipos de ambientes, en lugares remotos del mundo y alejados de la civilización; pues debido a su alcance las personas podían sufrir desde lesiones cutáneas o envenenamiento, hasta diversos tipos de cánceres a largo plazo, debido a los efectos nocivos de la radiación.

Nuclear testing has had tragic consequences for people and planet.
Efforts to stop nuclear tests can and must succeed.
More on Monday’s International Day against Nuclear Tests: https://t.co/bLE87VyBUz pic.twitter.com/oV6EGPiOAR
— United Nations (@UN) August 29, 2022

Además de las afectaciones directas al medio ambiente expresadas en lluvia radiactiva –deposición de una mezcla de partículas desde la atmósfera a partir de una explosión–, contaminación antropogénica, y otros fenómenos.

Por ejemplo, la detonación en 1954 de la bomba Castle Bravo, en el atolón Bikini, Islas Marshall en el océano

Pacífico alcanzó la potencia mayor registrada en EE.UU. de unos 15 megatones; y la nube de humo, una seta atómica derivada, alcanzó en un minuto los 14 kilómetros de altitud y siete kilómetros de diámetro. A los 10 minutos, la nube sobrepasó los 40 km de altitud y los 100 km de diámetro, expandiéndose a más de 100 metros por segundo.
Su alcance provocó una lluvia radiactiva con coral pulverizado que se extendió al resto de islas del archipiélago y cayó, de forma más pesada en forma de ceniza blanca, sobre residentes y militares.

🇨🇳 🇯🇵 🇹🇳 🇮🇷 🇮🇳 🇵🇰 🇦🇺 🇦🇷 🇬🇧 🇩🇪 🇮🇹 🇵🇹 🇺🇲
👆these are just some of the countries which have suffered record-breaking #heat this year.
Every bit of global warming worsens climate impacts.
We need to get on a path to halving emissions by 2030 now. #COP27
(🎥 via @ScottDuncanWX) pic.twitter.com/NED99jltk3
— UN Climate Change (@UNFCCC) August 22, 2022

En tanto, una más particulada y gaseosa llegó al resto del mundo hasta Australia, India y Japón, incluso EE UU y parte de Europa, totalizando afectaciones directas en un área de unos 18.000 kilómetros cuadrados del océano Pacífico.

Como consecuencia y según una investigación realizada por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), aún hoy la lluvia radiactiva está presente en pequeñas cantidades en todo el mundo.
A lo que añaden que cualquier persona nacida a partir de 1951 en territorio estadounidense ha recibido algún tipo de exposición a la radiación asociada al fenómeno de pruebas con armas nucleares.

Investigadores han profundizado sobre cómo la carga eléctrica –liberada por la ionización del aire debido a la radiactividad– afecta a la lluvia; y provocando efectos en las nubes a miles de kilómetros de la detonación de un artefacto nuclear.

Un grupo de físicos británicos del departamento de Meteorología de la Universidad de Reading, en Reino Unido, compararon los días con baja y alta carga radiactiva entre 1962 y 1964 en Escocia, tras lo cual constataron que las nubes eran visiblemente más densas y gruesas, y había un 24 por ciento más de lluvia de media en los días con más radiactividad.

Our precious water is under threat from the triple planetary crises of climate change, nature & biodiversity loss, and pollution & waste.

Working to ✅ protect and ✅ restore water bodies helps to combat these interconnected crises: https://t.co/Q4amSoQOwL#WorldWaterWeek pic.twitter.com/TjiaFPIX7Q
— UN Environment Programme (@UNEP) August 26, 2022

Cada 29 de agosto se celebra el Día Internacional contra los Ensayos Nucleares, luego de que, ante la creciente amenaza ocasionada por este tipo de armas, el 2 de diciembre de 2009, la Asamblea General aprobó por unanimidad su resolución 64/35 declarando esa fecha como tal.

La propuesta realizada por la República de Kazajstán, y apoyada por otros países, perseguía entonces celebrar la clausura del polígono de ensayos nucleares de Semipalátinsk, la cual ocurrió ese mismo día de agosto en 1991.
Pero aún los desafíos persisten, ya que el Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (Tpcen) de 1996, instrumento internacional destinado a impedirlas, desafortunadamente aún no ha entrado en vigor.

Secretario general de la ONU exhorta a defender la supervivencia humana

El secretario general de la ONU, António Guterres, pidió defender la salud, la supervivencia humana y el planeta en su mensaje en ocasión hoy del Día Internacional contra los Ensayos Nucleares.

Las pruebas nucleares envenenaron durante mucho tiempo el entorno natural de nuestro planeta y las especies y personas que lo llaman hogar, expresó Guterres en un comunicado difundido por la oficina de su portavoz, Stéphane Dujarric.

Dijo que la celebración representa un reconocimiento mundial de los daños catastróficos y persistentes causados en nombre de la carrera armamentística nuclear.

El titular de la ONU exhortó a que el mundo establezca por fin una prohibición jurídicamente vinculante de todas las pruebas nucleares.

Ante los actuales riesgos, llegó “el momento de que el Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares entre de forma plena en vigor, respaldado por un sistema de verificación eficaz”, subrayó.

Esas armas no tienen cabida ni tampoco garantizan ninguna victoria ni seguridad, por diseño, su único resultado es la destrucción, añadió el secretario general.

Lamentó que el mundo fuese “rehén de estos dispositivos de muerte durante mucho tiempo”.

Garanticemos el fin de las pruebas ahora y para siempre, y hagamos que las armas nucleares sean cosa del pasado, de una vez por todas, concluyó.

El 26 de agosto finalizó, luego de tres semanas de discusiones, la Décima Conferencia de Examen del Tratado de No Proliferación Nuclear. Guterres advirtió en la sesión inaugural de la cita que se viven momentos en que las tensiones geopolíticas alcanzan nuevas cotas y que la humanidad “está a un solo malentendido, a un error de cálculo, de la aniquilación nuclear”.

Cuba reafirma posición en contra de todas las armas y pruebas nucleares

El ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, reiteró hoy la posición de su país a favor de la prohibición y cese de todas las pruebas nucleares y la eliminación total de esas armas.

En ocasión del Día Internacional contra los Ensayos Nucleares, #Cuba reitera su firme posición a favor de la prohibición y cese de todas las pruebas nucleares y la eliminación total de esas armas. pic.twitter.com/zHTIqWY37j
— Bruno Rodríguez P (@BrunoRguezP) August 29, 2022

El pasado 3 de agosto Cuba sostuvo en la Organización de Naciones Unidas (ONU) su defensa de un mundo libre del peligro que ese armamento representa y advirtió que deben cesar la manipulación política, la selectividad y el doble rasero en materia de no proliferación.

La única solución sostenible al problema existencial que representan las armas nucleares es su eliminación total, expresó entonces Yuri Gala, representante permanente alterno de la nación caribeña al intervenir en la Décima Conferencia de Examen del Tratado sobre la No Proliferación de las Armas Nucleares (TNP).

El diplomático lamentó la falta de progresos concretos en materia de desarme nuclear, en particular sobre el cumplimiento de las obligaciones y compromisos adquiridos por las potencias nucleares a 52 años de entrada en vigor del tratado.

Señaló que no es justo ni aceptable que un grupo de Estados Partes cumplan estrictamente todas las obligaciones del TNP y otros no.

Tampoco lo es que se condene y demonice a determinados países por supuestas violaciones al régimen de no proliferación por los mismos Estados que continúan perfeccionando sus arsenales nucleares, abasteciendo y transfiriendo tecnologías, expresó el embajador cubano.

El TNP entró en vigor en 1970 y cuenta con las adhesiones de 191 Estados, incluidos cinco poseedores de armas nucleares, lo cual lo convierte en el acuerdo multilateral de desarme con un compromiso vinculante y con mayor número de consentimientos.

Cuba es signataria del mismo y ha reiterado en numerosas ocasiones su firme posición a favor de la eliminación total de este armamento de forma transparente, verificable e irreversible.

Según Rodríguez, existen en el mundo “más de 13 mil armas nucleares, tres mil 825 de las cuales están listas para su empleo inmediato”.
(Con información de Telesur y Prensa Latina)

agosto 29/2022 (Cubadebate)

agosto 29, 2022 | Maria Elena Reyes González | Filed under: De la prensa cubana, Mundo, Sociedad | Etiquetas: , , , , |

Comments

Comments are closed.

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code