Bolsonaro obstruyó compra de vacunasEl titular del Instituto Butantan, centro de investigaciones y fábrica de vacunas más importante de Brasil, afirmó que el presidente, Jair Bolsonaro, obstruyó la compra de inmunizantes contra el coronavirus y generó roces con China que afectaron el envío de fármacos.
El médico e investigador, Dimas Covas, máxima autoridad de Butantan, compareció hoy ante la Comisión Parlamentaria de Investigaciones (CPI) sobre la pandemia, donde la semana pasada fue indagado el exministro de Salud, Eduardo Paxuello.

Butantan, dependiente del gobierno de San Pablo, firmó un convenio en 2020 con el laboratorio chino Sinovac, para importar vacunas Coronavac así como el Insumo Farmacológico Activo (IFA) para fabricarlas en Brasil.

Covas afirmó hoy que en julio de 2020 Butantan ofreció 60 millones de dosis de Coronavac al Ministerio de Salud, en el marco de un precontrato que hubiera permitido iniciar en el corto plazo la imprtación del antídoto.

Ante la consulta de los senadores de la CPI, Covas aseguró que Butantan estaba en condiciones de entregar al gobierno un primer lote con diez millones de dosis en diciembre del año pasado.
En los meses de julio y agosto, mientras se realizaban las consultas entre Butantan y la cartera de Salud, la pandemia llegaba a su primer pico de muertes e infectados en Brasil.

Fue en julio cuando el presidente Bolsonaro se infectó con el COVID-19 debiendo en cuarentena en la residencia oficial, el Palacio de Alvorada en Brasilia.

Desde allí grabó videos afirmando que su estado de salud había mejorado gracias al consumo de hidroxicloroquina, una droga para la malaria que la Organización Mundial de la Salud (OMS) no recomienda para enfermos con que padecen coronavirus.

Este jueves los responsables de la plataforma Youtube en Brasil anunciaron que retiraron del aire 11 videos en los que Bolsonaro recomienda tomar hidroxicloroquina.

La CPI escogió como uno de sus focos el incentivo del gobierno al consumo de cloroquina en lugar de estimular la vacunación con campañas institucionales.

Ya fue tema de debates en la CPI la entrega de hidroxicloroquina en Manaos cuando lo que faltaba eran tubos de oxígeno para impedir la muerte por asfixia de decenas de pacientes.

Covas declaró hoy que mientras Bolsonaro no perdió oportunidad de publicitar la hidroxicloroquina, mostró «mala» voluntad ante la vacuna con un discurso «negacionista» contra la obligatoriedad de la inmunización.

Covas aseguró que el «punto de inflexión» ocurrió entre los días 19 y 20 de octubre.

«El 19 de octubre el entonces ministro Pazuello anunció la compra de 40 millones de dosis de Coronavad, y al día siguiente Bolsonaro desautorizó públicamente la compra», contó el titular del Butantan.
Ante esa afirmación de Covas senadores reiteraron hoy la intención de convocar nuevamente al general Pazuello, quien dijo ante la CPI que Bolsonaro «nunca interfirió» en las negociaciones para comprar vacunas.
Durante la audiencia de este jueves se mencionó que el relato de Covas es similar al del CEO del laboratorio Pfizer, Carlos Murillo, quien contó que el gobierno ignoró las ofertas de unos 70 millones de vacunas el año pasado.

Brasil comenzó la vacunación el 17 de enero pasado, pero si el gobierno hubiera tenido la «voluntad» de comprar fármacos, Brasil «podría haber sido uno de los primeros países» en inmunizar, aseguró Covas.

El actual ritmo de vacunación es «lento» y tiende a serlo más, y está «lejos» del millón y medio de vacunas diarias prometidas por el gobierno, aseveró Covas.

Este miércoles fueron aplicadas 732 mil vacunas y el total ascendió a 64,9 millones, con 21 millones de brasileños que recibieron las dos dosis.

Brasil llegó a los 455 mil fallecimientos y los 16,3 millones de infectados.

Durante la audiencia de este jueves en el Senado se habló sobre la «diplomacia» de la vacuna.

En ese sentido Covas repasó declaraciones recientes del presidente sobre una guerra «química» que estaría en curso en la que China se habría beneficiado por ser la supuesta creadora del virus.

Esas afirmaciones del mandatario, unidas a otras de su entorno, afectaron las relaciones con China, señaló Covas.

El embajador chino, Yang Wanming, «dejó muy claro que cuando el presidente desmerece a China esto causa malestar» en las autoridades de Beijing, puntualizó Covas.
Debido a ese desgaste diplomático, agregó Covas, China aminoró el ritmo de entrega de IFA, obligando a que Butantan suspenda la producción de Cornavac entre el 14 y el 26 de mayo.

Por la misma razón China retardó el embarque de IFA para producir en Brasil la vacuna británica AstraZeneca.
Covas admitió hoy que será «muy difícil» que Butantan pueda cumplir con el cronograma de entrega de vacunas, ya que «no tenemos un programa» de llegada IFA para el mes de junio.

mayo 28/2021 (Cubasi)

mayo 29, 2021 | Maria Elena Reyes González | Filed under: De la prensa cubana | Etiquetas: , , |

Comments

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code