Pinar del Río, 19 jul (ACN) Considerada la principal obra de Salud Pública en Pinar del Río se acomete una inversión en el servicio de Neonatología del hospital provincial Abel Santamaría Cuadrado, de cara a incidir en la atención a los recién nacidos, su calidad de vida y supervivencia.

El doctor Reinaldo Menéndez García, vicedirector materno-infantil de la institución, explicó a la Agencia Cubana de Noticias que las acciones realizadas y las concebidas convertirán a ese servicio en uno de los más modernos de Cuba, pues además de las condiciones de su infraestructura contará con modernos equipos de ventilación, de flujo laminar y climatización.

Estará dotado de unas 45 camas, salas de terapia intensiva y cuidados progresivos, locales para la fototerapia, entre otros, de acuerdo con el flujo de una prestación de neonatología del primer mundo, apuntó.

En el «Abel Santamaría Cuadrado» ocurre cerca del 94 por ciento (%) de los nacimientos de Vueltabajo, y el servicio de Neonatología cuenta con una supervivencia actualmente del 99.4 %; de ahí la importancia de poseer una institución fuerte, espaciosa, con capacidad física y tecnológica, en consonancia con los nuevos protocolos establecidos a nivel internacional, precisó.

La Empresa de Construcción y Montaje de Pinar del Río asume las labores que comenzaron este año y deben finalizar antes del cierre de diciembre.

Los primeros diseñadores de la sala fueron los neonatólogos, acompañados por epidemiólogos y con el sello distintivo de los arquitectos y proyectistas, aseguró el doctor Orestes Moya Álvarez, director general del hospital.

Detalló que en 2015 se cambió el servicio de su lugar inaugural hacia otra sala, debido al deterioro que ya mostraba y hasta tanto existieran las posibilidades de emprender la inversión, posible gracias a las decisiones del Ministerio de Salud Pública y la voluntad política de la provincia.

Para la doctora María Elena Portal Miranda, especialista de segundo grado en Neonatología y con sobrada experiencia en su quehacer, las acciones constructivas responden a la necesidad de ampliación y de tener un local adecuado, a tono con la tecnología adquirida.

Dará mayor confort y condiciones para que los neonatos permanezcan menos propensos a procesos infecciosos, por su aislamiento en los diferentes cubículos que se crean, puntualizó.

Se traducirá -esta inversión- en un salto en la asistencia médica a los recién nacidos, «pues evidentemente permanecemos ahora en un local que no estaba diseñado para ese tipo de prestaciones, remarcó la doctora Yamila Salgado Carballo, jefa del servicio de Neonatología.

Pese a los efectos del bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos hacia la nación antillana y la escasez de determinado insumo, reactivo o efecto médico para la atención a niños entre cero y 28 días de nacidos, nunca ha faltado la voluntad del personal sanitario, dotado de una experiencia de varios años y resultados de trabajo, acotó Menéndez García.

Un total de 32 neonatólogos especialistas, 18 residentes en formación y 129 enfermeras neonatólogas integran un colectivo encargado de la vigilancia especializada a recién nacidos con alguna patología en la provincia más occidental, y capaz de aumentar en los últimos meses la supervivencia de los niños con menos de mil 500 gramos de peso al nacer.

julio 19/2022 (ACN)

Comments

Comments are closed.

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code