Las Tunas, 18 jul (ACN) Un desfile de pulcrísimas batas blancas marcó hoy en Las Tunas el cierre de un capítulo hermoso de sacrificios pautado por el enfrentamiento a la COVID-19, única provincia que celebra en tiempo y forma la graduación de más de 500 profesionales y técnicos de las ciencias médicas.

En el año del centenario de la Federación Estudiantil Universitaria y el aniversario 40 de haberse iniciado en esta provincia del oriente la enseñanza de la medicina, la graduación número 38 de estas carreras resulta victoria tras el fuerte batallar por el control epidemiológico, escenario en el que los estudiantes desempeñaron un papel decisivo.

María Elena Mawad Santos, rectora de la casa de altos estudios, expresó que la Universidad de Ciencias Médicas de Las Tunas logró mantener el proceso formativo en medio de un contexto complejo y retador, pues los centros de aislamiento y comunidades se convirtieron en aulas hospitalarias para hacerles entender a los estudiantes el valor de la vida, la dignidad, la solidaridad y el humanismo.

En tal sentido, hoy aporta al sistema cubano 544 nuevos profesionales y técnicos de la salud, significando el mayor grupo los 462 facultativos, además de técnicos de nivel medio en vigilancia y lucha antivectorial, licenciados en enfermería y otros.

De ellos, 336 harán la especialidad en medicina general integral (MGI) en consultorios como parte del fortalecimiento del programa de atención primaria y expresión del paradigma de la salud cubana como obra de la Revolución desde el primero de enero de 1959.

La emoción y la certeza del deber cumplido se hizo notar en los 90 estudiantes que merecieron Títulos de Oro, así como casi una treintena que integraron la brigada Mario Muñoz Monroy y muchos de ellos se destacaron en las actividades científicas durante su formación.

De la Escuela Latinoamericana de Medicina resultó como graduada más integral, Reapy Sovatabua Turagabeci, de Islas Fiji, al sobresalir por su integralidad entre los 13 educandos de otras nacionalidades que se titularon.

Mientras, el graduado más integral de la carrera resultó Julio Antonio Esquivel Machado, quien alcanzó un índice académico de cinco puntos; fue vanguardia en cultura, docencia e investigación; Premio Nacional “Joven Patria” del Movimiento Juvenil Martiano, entre otros reconocimientos que se conjugan con su aporte en zona roja y en vacunatorios durante el enfrentamiento a la pandemia.

Esquivel Machado dijo a la Agencia Cubana de Noticias que personalmente agradece a Dios, su familia y su novia por haberlo llevado hasta este momento tan anhelado, y en retribución a la universidad solo espere comenzar a ejercer para brindar una atención de salud de calidad como MGI.

Sonrisas, abrazos, fotos, la belleza personificada en un día de gala, convierten hoy a Las Tunas en una cantera importante de jóvenes que ya supieron honrar las batas blancas que desde hoy portan, pues allí donde se les necesitó, en los momentos más difíciles de la COVID-19, todos dijeron presente.

julio 18/2022 (ACN)

Comments

Comments are closed.

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code