Guantánamo, 7 ene (ACN) Con una tasa de mortalidad infantil de 7,4 por cada mil nacidos vivos, muy superior al 4,9 de 2020, cerró la provincia de Guantánamo el año 2021, a pesar del esfuerzo heroico del personal médico y paramédico en pleno recrudecimiento de la pandemia de COVID-19.

Si bien en 2020 se igualó la media nacional y se alcanzó la segunda cifra histórica más baja de fallecidos, tales resultados no desdoran los más recientes, logrados contra viento y marea en territorio guantanamero, donde la capital provincial y Baracoa, segundo municipio en importancia, registraron altos índices de infestación por coronavirus causante de la COVID-19, SARS-CoV-2.

La pandemia se ensañó con grupos vulnerables de alto riesgo, incluidas las gestantes, y entre las causas fatales en menores de un año figuraron las afecciones perinatales, asfixias, hemorragias, anomalías congénitas y bajo peso al nacer, informó a la prensa el doctor Humberto Velázquez Romero, responsable del Programa Materno-Infantil.

Especificó que en esa iniciativa, reflejo del nivel de vida de un pueblo o nación y que desearían para sí muchas naciones del planeta, sobresalió positivamente el municipio de Niceto Pérez, el más occidental del territorio guantanamero y único libre de fallecidos en la provincia.

Citó con indicadores elevados y por tanto desfavorables, los expuestos por Baracoa y otros dos municipios del este (Maisí y San Antonio del Sur), así como el montañoso de El Salvador, cuya cabecera se localiza al pie del macizo Sagua-Baracoa, el más abrupto del archipiélago.

Durante 2021 disminuyeron las tasas de mortalidad en edades preescolar y escolar, por debajo de la media nacional, la mayoría asociada a traumatismo y accidentes en el hogar.

En la etapa se registraron en Cuba 99 mil 093 nacidos vivos, cinco mil 945 menos que el año anterior, y una tasa de mortalidad infantil de 7,6 por mil nacidos vivos, levemente superior a la guantanamera, que con su 7,4 se igualó a Villa Clara y Granma, y aventajó a Ciego de Ávila (13,6), Pinar del Río (9,6,), Santiago de Cuba (9,3), Las Tunas ( 8,7), La Habana (8) y Mayabeque (7,7).

Artemisa cerró con el indicador más bajo, con una tasa de 3,9 por cada mil menores de un año nacidos vivos, según los datos preliminares ofrecidos al cierre del año por la Dirección de Registros Médicos y Estadísticas del Ministerio de Salud Pública.

enero 07/2022 (ACN)

Comments

Comments are closed.

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code