Ciego de Ávila, nov 1 (ACN) La progresiva reapertura de los servicios inherentes al Programa de Atención Materno-Infantil (PAMI) en el Hospital Provincial General Docente Roberto Rodríguez, garantiza la cercanía y una calidad superior en la asistencia a embarazadas e infantes residentes al centro y norte de la provincia de Ciego de Ávila.

El doctor Reinerio Rubio Rojas, vicedirector del PAMI en esa institución de salud, emplazada en el municipio de Morón (al centro-norte del territorio avileño), significó que al disminuir las complejidades epidemiológicas, provocadas por la COVID-19, se logra una mejor distribución de los pacientes entre los dos hospitales provinciales.

En el “Roberto Rodríguez” solo restan por abrir algunas áreas correspondientes a Pediatría, por estar ubicadas en la Zona Roja y destinadas a infantes sospechosos y confirmados con el coronavirus, agregó.

Subrayó que el servicio de Neonatología funciona a plena capacidad y de manera adecuada, incluso mantiene espacios para atender a la totalidad de los neonatos avileños que resulten sospechosos y positivos al virus del SARS-CoV-2.

La recuperación de 32 capacidades de ingreso permitió el completamiento de las 60 requeridas para el servicio de Ginecobstetricia, y posibilitó organizar las gestantes de acuerdo con sus patologías (diabetes mellitus, hipertensión arterial e infecciones asociadas al embarazo), añadió.

Gestantes A, la sala recién abierta, beneficia a féminas de los municipios de Chambas, Morón, Bolivia, Florencia, Ciro Redondo y Primero de Enero, al tener condiciones que elevan la calidad de los servicios, conforme a lo dispuesto en el PAMI, y propiciar una estancia más agradable.

Al retomarse el funcionamiento habitual, el personal de Obstetricia regresó al hospital moronense, luego de varios meses insertados en el Provincial General Docente Antonio Luaces Iraola, sito en la ciudad cabecera.

Explicó que al ser designado el Roberto Rodríguez para la atención a pacientes con COVID-19, el hospital ubicado en la capital avileña debió asumir la mayoría de los servicios, lo que generó situaciones difíciles, por la cantidad de pacientes, e inevitablemente disminuyó la calidad en la atención.

En circunstancias normales, recordó, la asistencia especializada se ofrece en ambas instituciones provinciales, con capacidades creadas en correspondencia con la densidad poblacional, de manera que los municipios localizados al centro y norte son atendidos en el hospital moronense, y el resto en el Luaces Iraola.

Después de transitar por una compleja situación epidemiológica, la provincia de Ciego de Ávila logra un mayor control de la pandemia de COVID-19, con un promedio que no supera los 30 casos en la última semana.

noviembre 01/2021 (ACN)

Comments

Comments are closed.

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code