La Organización Mundial de la Salud (OMS) informaba hace unos diez días sobre dos nuevos linajes de la variante ómicron: BA.4 y BA.5.

Al respecto, recomendaba que dichas “mutaciones adicionales deben estudiarse más a fondo para comprender su impacto en el potencial de escape inmunológico”, es decir, su respuesta ante las vacunas y, en general, la inmunidad del organismo.

Estas dos subvariantes ya circulan, aunque a bajos niveles, en diferentes latitudes, entre ellas Alemania, Dinamarca, Reino Unidos, Sudáfrica y Bostwana.

El experto que detectó ambos linajes o subvariantes, Tulio Olivera, titular del Centro de Respuesta e Innovación ante Epidemias de Sudáfrica, quien dio a conocer a la OMS de tales novedades, precisó también que no coinciden con «un aumento importante en los casos, admisiones (en terapia intensiva) o muertes».

No obstante, lo mismo BA.4 y BA.5 poseen mutaciones en la proteína de espiga –la que permite al virus “engancharse” a las células y contagiarlas- que podrían generar cambios en cómo este virus afecta al cuerpo humano.

Fue a propósito de esas mutaciones que la OMS comentó sobre su vínculo con posibles características de escape inmunitario.

También esa organización mundial ha precisado que la mayoría de las secuencias de BA.4 y BA.5 presentan una falla genética ya conocida, la cual les posibilitaría también eludir más fácil ser detectadas por el sistema inmunológico y por los PCR. En consecuencia, ello le pone difícil al cuerpo humano identificar y luchar contra ese atacante.

La OMS continúa «trabajando con científicos para evaluar más a fondo las características de estos linajes y sus implicaciones para la salud pública».

Así lo hizo saber también el MINSAP. Considerando el panorama mundial y nacional referido a la Covid-19, en Cuba está en curso una evaluación del estado de inmunidad de la población, luego de cinco meses de aplicada la dosis de refuerzo y los resultados preliminares evidencian que en la mayoría se mantiene un alto nivel de títulos de anticuerpos. Solo mayores de 60 años y con patologías crónicas muestran tendencia a tener estos títulos más bajos.

También se valora administrar una dosis de refuerzo con Soberana Plus a la población entre los 12 y 18 años que ya están arribando a los 6 meses de la primera vacunación.

Igualmente, evalúan, considerando los resultados que demuestran la seguridad de las vacunas en la población pediátrica, extender el Autorizo de Uso de Emergencia de las vacunas cubanas para los menores de dos años hasta un año de edad.

Así informó el Dr. Eduardo Martínez Díaz, presidente de BioCubaFarma, quien amplió sobre otros pasos a dar por el país en esa dirección.

En tanto se avanza en la estrategia de vacunación, en llegar al reconocimiento por la OMS de las vacunas cubanas y también en su producción -que hasta mediados de este mes alcanzaba más de 80 millones de dosis, utilizadas en Cuba y otros 8 países-, la autorresponsabilidad y el cumplimiento de las medidas higiénicas no debería decaer y sí seguir acompañando a tanto empeño.

abril 28/2022 (Cuba Si)

Comments

Comments are closed.

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code