Matanzas, 14 ago (ACN) Realización de pesquisas activas en áreas de salud, cumplimiento del régimen de cuarentena invertida para trabajadores de hogares de ancianos y centros médicos psicopedagógicos y la aplicación de medidas de bioseguridad en las instituciones, constituyen acciones que mantiene Matanzas para la protección de los adultos mayores.

Doris Herrera Santiesteban, jefa de la sección provincial de adulto mayor, explicó a la Agencia Cubana de Noticias que todas las instalaciones encargadas del cuidado de ancianos y personal vulnerable realizan un arduo trabajo, con el objetivo de velar por el bienestar físico y mental de este sector poblacional en tiempos de pandemia de COVID-19.

Existen 11 hogares de ancianos, dos centros psicopedagógicos y un hospital psiquiátrico que laboran mediante cuarentenas invertidas para los trabajadores; el personal se aísla antes de ingresar a los centros y hasta que no obtiene un resultado de PCR (Reacción en Cadena de la Polimerasa) negativo no puede incorporarse ninguno a sus funciones, ello evita un posible evento de transmisión en estos lugares que pongan en riesgo la vida de los internos.

Por otra parte las 28 casas de abuelos cuentan actualmente con 644 plazas ocupadas donde se ejerce la modalidad de Plan Cantina, que consiste en brindar solo servicios de alimentación; no se realiza la rehabilitación biopsicosocial con el objetivo de evitar el contacto físico y promover el aislamiento social dentro de cada casa, puntualizó la doctora.

Herrera Santiesteban acotó que el territorio cuenta también con centros para deambulantes en los municipios de Matanzas, Cárdenas, Jagüey Grande y Colón, instituciones de magna importancia para el cuidado de pacientes que no tienen hogar ni familia.

La especialista en medicina general integral afirmó que pese a las dificultades afrontadas durante la actual pandemia, cada hombre o mujer vinculado al trato de adultos mayores ha realizado esfuerzos valiosos para garantizar la integridad física y mental de cada paciente.
Pese al decrecimiento de casos positivos a la COVID-19 en las últimas jornadas, la población, y en especial los ancianos, no pueden perder la percepción de peligro, las cepas que circulan son muy fuertes, agresivas y hay un número notable aún de pacientes asintomáticos, alertó la jefa de la sección provincial de adulto mayor, discapacidad, asistencia social y salud mental.

La galeno recordó que Matanzas habitan aproximadamente 145 mil personas mayores de 60 años, de los cuales 10 mil viven solos, por ello además de la labor que ejecutan los hogares de ancianos y las casas de abuelos se refuerza la vigilancia a estas personas desde el trabajo comunitario, con el propósito de mantener una supervisión sobre su salud al constituir un grupo de alto riesgo ante la COVID-19.

agosto 14/2021 (ACN)

agosto 15, 2021 | Maria Elena Reyes González | Filed under: De la prensa cubana | Etiquetas: , |

Comments

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code