Luego de 810 días de convivir con la COVID-19 Cuba dio un paso determinante, que ratifica el control sobre la enfermedad en el país al eliminar el uso obligatorio de la mascarilla.

Aunque la pandemia no ha abandonado el territorio nacional la medida responde a la actual situación epidemiológica, caracterizada por la disminución de los casos positivos y fallecidos, a la vez que continúa la vigilancia al SARS-CoV-2 y se presta atención a otras emergencias sanitarias como son la viruela del mono o viruela símica y la hepatitis aguda en niños de causa desconocida.

La nación cuenta con un plan de enfrentamiento contra esas enfermedades y el Sistema Nacional de Salud está alerta ante ambas, a partir de la vigilancia de casos con sintomatología y epidemiología compatible, y la capacitación del personal del sector, aseguró José Ángel Portal Miranda, ministro de Salud Pública.

🇨🇺⚠️Hasta el momento #Cuba no reporta casos de hepatitis aguda infantil de origen desconocido; ni de la viruela del mono, pero se mantiene alerta ante estas enfermedades y trabaja en un protocolo de atención para ambas, de acuerdo con el Ministerio de Salud Pública. pic.twitter.com/yoTSrDwZpZ
— Agencia Cubana de Noticias (@ACN_Cuba) June 6, 2022

Explicó que se estudiaron más de 30 niños con hepatitis en el territorio y ninguno, tras realizar las pruebas correspondientes, clasificó como portador de la hepatitis aguda grave de causa desconocida.

Se analizaron además personas con lesiones en la piel similares a las provocadas por la viruela del mono y, luego de realizar los diagnósticos diferenciales —clínicos, epidemiológicos y de laboratorio—, se confirmó la presencia de varicela u otras enfermedades, precisó.

¿Un nuevo tipo de hepatitis?

La hepatitis es una inflamación del hígado provocada por diferentes causas como una infección o una intoxicación por medicamentos o sustancias, y los agentes infecciosos más frecuentes son los virus responsables por las hepatitis A, B, C, D y E, refiere la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

En cuanto a la hepatitis aguda grave de causa desconocida se refiere a la inflamación del hígado con la elevación de las transaminasas (enzimas que cumplen una importante función metabólica), fundamentalmente, y aunque existen varias hipótesis no se ha podido determinar su origen al no coincidir con las hepatitis virales, detalló Lissette del Rosario López González, jefa del Grupo Nacional de Pediatría del Ministerio de Salud Pública (Minsap).

Agregó que la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió una alerta referente a este tipo de hepatitis ante el aumento en la incidencia de casos que sobrepasa las cifras habituales y debido a que algunos pacientes evolucionan rápidamente hacia el fallo hepático agudo, por lo que han requerido de un trasplante hepático, y otros han fallecido por esta causa.

La doctora señaló entre las teorías la implicación que pudiera tener el adenovirus (familia de virus que pueden causar infecciones en las vías respiratorias, los ojos y el tubo gastrointestinal), principalmente el F41.
No obstante, en algunos niños que se ha estudiado el hígado no se ha detectado su presencia y es un patógeno que raramente causa una afección hepática tan severa.

También se considera la hipótesis del superantígeno (antígenos que provocan una activación excesiva del sistema inmunitario) por el papel que tuvo el SARS-CoV-2 como virus nuevo asociado a lesiones multiorgánicas, siendo el hígado uno de los órganos afectados. Sin embargo, está asociación está por demostrarse, afirmó.

López González reiteró que Cuba cuenta con un protocolo de actuación a nivel nacional con una visión clínica-epidemiológica, respaldado por el Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK).

El personal de la salud, acotó, está preparado para que al presentarse un paciente que cumpla con los criterios de caso sospechoso sea ingresado y se active el protocolo con un seguimiento clínico, de laboratorio y microbiológico.
La especialista dijo que es preciso acudir a los servicios de salud ante la presencia de síntomas como ictericia (coloración amarilla de piel y mucosas), diarreas, náuseas, vómitos, pérdida del apetito, dolor abdominal, coluria (orinas oscuras) y acolia (heces claras).

Insistió en que los padres no deben esperar que sus hijos agraven en casa, pues ello puede provocar una evolución tórpida de la enfermedad, y resulta necesario no auto medicarse, porque existen fármacos que dañan el hígado.
Viruela del mono: una enfermedad rara.

Respecto a la viruela del mono, también conocida como viruela símica, el doctor Francisco Durán García, director nacional de Epidemiología del Minsap, argumentó que, con anterioridad, se había mantenido endémica en África Occidental y Central, pero el actual brote apareció en diferentes países como Estados Unidos, Canadá y Australia, y sobre todo en Europa.

El padecimiento es endémico en Benín, Camerún, República Centroafricana, República Democrática del Congo, Gabón, Costa de Marfil, Liberia, Nigeria, República del Congo, Sierra Leona y el Sudán del Sur.

Fuera del continente africano la mayor cantidad de pacientes se había reportado en Reino Unido, España, Portugal, Alemania y Canadá, mientras que en la región de las Américas se confirman casos en Estados Unidos, Canadá, Argentina, México y Costa Rica.

La viruela símica está considerada una enfermedad rara y constituye una zoonosis, pues se transmite principalmente de animales a humanos, aunque puede pasar de persona enferma por un contacto estrecho o a partir de fluidos corporales, lesiones en piel y mucosas, así como por contacto con artículos que han sido contaminados, como ropas de uso personal o de cama.

Hasta la fecha no existen tratamientos ni vacunas específicas contra la infección, pero se pueden controlar los brotes, añadió Durán García, quien expresó que en la mayor de las Antillas se mantiene la vigilancia, en especial a las personas que provienen de países de África y las naciones donde se reportan confirmados.

Sobre la estrategia sanitaria significó que, si se detecta algún contagio, las pruebas se analizarían inicialmente en el laboratorio del IPK y también existe un protocolo para su tratamiento.

¿Qué dice la OMS/OPS?

El 15 de abril de 2022 la OMS publicó una alerta sobre casos de hepatitis aguda grave de causa desconocida en niños, al reportarse los primeros pacientes en Reino Unido, y desde ese momento ha aumentado la presencia de la enfermedad.
Hasta el 26 de mayo se habían notificado 650 casos en unos 33 países.

La OPS recomienda a los padres que para proteger a sus hijos deben estar atentos a los síntomas, como diarrea o vómito, y principalmente si hay señales de ictericia se debe buscar atención médica de inmediato.

Para la prevención aconseja tomar medidas básicas de higiene como lavarse las manos y cubrirse al toser o estornudar, lo cual sirve también para prevenir la transmisión del adenovirus.

En cuanto a la viruela símica, desde que el pasado 6 de mayo la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido informó el primer caso, se ha incrementado el número de contagios, que hasta el 31 de mayo ascendía a 606, en 26 países.

Aunque en Cuba no se ha detectado la enfermedad es preciso conocer cómo actuar ante ella, y en ese sentido la OMS llama a limitar el contacto con personas que se sospecha o se ha confirmado que la padecen, utilizar una mascarilla si está cerca de una persona infectada o cuando manipule su ropa y evitar el contacto piel con piel siempre que sea posible.

Igualmente, se insiste en la higiene de las manos y de las superficies contaminadas.

junio 06/2022 (ACN)

Comments

Comments are closed.

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code