Guantánamo, 31 dic (ACN) Ante el diagnóstico en Guantánamo, en la última semana, de 12 casos de COVID-19 tras más de 20 días sin reportarse contagios en la provincia, las autoridades sanitarias y del gobierno local toman previsiones puntuales para evitar a tiempo la propagación, una tarea en la que es decisivo el consciente actuar del pueblo.

Aunque es ligero el incremento, conociendo de antemano el alto poder de infección de la enfermedad, el sistema de Salud del territorio se mantiene atento y activo y el Grupo Temporal para la prevención y control indicó reforzar los protocolos, la atención oportuna, el seguimiento a contactos y sospechosos y la vigilancia a viajeros que llegan de provincias con reportes de casos.

La Doctora Aimée Blanco, jefa del departamento de Enfermedades Transmisibles en el Centro Provincial de Higiene y Epidemiología, puntualizó a la prensa que los pacientes confirmados pertenecen a los municipios de Guantánamo, Manuel Tames y Baracoa, 10 son autóctonos y dos importados, y hasta este jueves no se reporta aquí la presencia de la variante Ómicron.

Se han identificado más de 50 contactos de los positivos hasta ahora, sobre quienes se mantiene vigilancia desde la Atención Primaria, y aunque la posibilidad de aparición de la nueva variante crea cierta inquietud popular, lo más preocupante hoy es el despunte de la incidencia en la provincia, que figura en estos momentos entre las que en el país apunta al ascenso de casos.

Para no dar ventajas al flagelo, apelando a la experiencia en su manejo, en la localidad se reactivan actualmente algunos Centros de Aislamiento, se habilitan salas específicas en los principales hospitales -para los confirmados de alto riesgo-, y además se indicó la aplicación de la prueba de PCR y de cuarentena a todo el que con síntomas de infección respiratoria arribe a la provincia.

También para el control epidemiológico continúa la realización de tests de antígenos en los cuerpos de guardia de los hospitales y 22 policlínicos guantanameros -subrayó la Doctora Aimée Blanco-, y entre las principales acciones preventivas acordadas esta semana destaca la suspensión de actividades culturales y recreativas en plazas, y todo tipo que genere alta concurrencia.

Las autoridades insisten en que para atajar el fenómeno es determinante la bioseguridad y responsabilidad individual, aun cuando hoy la provincia exhibe un alto número de inmunizados con esquema completo (cerca del 97 por ciento) y avanza en la dosis de refuerzo, puesto como se conoce las vacunas protegen de llegar a formas graves de la enfermedad, pero no evitan el contagio.

Hoy, cuando la COVID-19 amenaza con un cuarto rebrote, como ya ha sucedido en varias partes del mundo, no es momento de confiarse, mucho menos con la existencia en Cuba de la variante Ómicron, que se extiende por el orbe a una velocidad sin precedentes durante la pandemia, lo cual indica que la batalla no ha acabado y es preciso el disciplinado acompañamiento de todos.

Desde su página oficial en Facebook el Ministro de Salud Pública, José Ángel Portal Miranda, llamó al pueblo cubano a reforzar las medidas para proteger al país, y que el reencuentro con familiares y amigos que distinguen siempre estas fechas del año –dijo- no nos lleven a echar por tierra el esfuerzo que nos ha permitido llegar a este nuevo momento de apertura en la nación.

diciembre 31/2021 (ACN)

Comments

Comments are closed.

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code