La organización del Sistema Nacional de Salud y el desarrollo biotecnológico alcanzado, como principales fortalezas para el enfrentamiento a la COVID-19 en Cuba, fueron resaltados por el Dr. José Ángel Portal Miranda, ministro de Salud Pública de Cuba, en la XVI Conferencia de ministros de dicho sector en Iberoamérica desarrollada de manera virtual.

Portal Miranda significó el reto que trajo consigo el virus, que conllevó a reforzar la vigilancia epidemiológica por parte de nuestro sistema sanitario y las capacidades de diagnóstico, contando ahora con 27 laboratorios de Biología Molecular con alta tecnología al servicio del pueblo.

«La preparación de profesionales y técnicos de la Salud, así como de expertos de otras ramas del conocimiento, ha sido determinante para respaldar nuestras acciones. Durante estos complejos meses, todos ellos han trabajado en equipo, con entrega, creatividad y perseverancia, en busca de las mejores evidencias para el control de la enfermedad», apuntó en su intervención.

El titular explicó que en este periodo, para la gestión de la epidemia, ha sido vital el aporte de la ciencia y la innovación en diseño e implementación de modelos y protocolos únicos. De hecho se conformó una carpeta de 27 productos que tiene, entre otros, tres medicamentos de uso preventivo, tres antivirales, dos antiinflamatorios y cuatro diagnosticadores serológicos, que han permitido que el 85% de los productos para el tratamiento contra la COVID-19 sean de factura nacional.

«Hoy contamos con tres vacunas contra la COVID-19, aprobadas para su uso en emergencia por la autoridad regulatoria nacional, y otros dos candidatos vacunales en etapa de ensayo clínico. Además, en estos momentos nos encontramos inmersos en el proceso para el reconocimiento de esas vacunas ante la Organización Mundial de la Salud (OMS), con vistas a su inclusión en la lista de uso de emergencia», adelantó el ministro.

Sobre el impacto negativo del bloqueo impuesto por el gobierno de los Estados Unidos, versó el discurso de la doctora Regla Ángulo Pardo, viceministra de Salud, quien al debatir sobre la acción iberoamericana en el ámbito de la cooperación y acción colectiva, destacó que Cuba sigue fiel a la política de cooperación Sur-Sur, en la que se tienen ya 58 años de experiencia, comenzado por aquella primera ayuda médica durante 1960, cuando ocurrió un terremoto de gran magnitud en Chile.

La viceministra señaló que durante el enfrentamiento a la pandemia, 57 brigadas, integradas por cuatro mil 982 hombres y mujeres de batas blancas, han apoyado el combate en 41 territorios de América Latina y el Caribe, África y Europa, con lo cual suman unos 450 mil los profesionales que han brindado desde el triunfo de la Revolución el aporte solidario desde nuestra nación alrededor de 160 países.

Los representantes cubanos insistieron que la situación internacional continúa siendo compleja, los contagios mantienen su tendencia al ascenso, y la injusta y desigual distribución de las vacunas desafía los esfuerzos para poner fin al actual escenario epidemiológico, por ello para convivir y superar la enfermedad se requiere más que nunca la acción conjunta de naciones y gobiernos para lidiar con los crecientes desafíos sanitarios que nos acechan.

octubre 30/2021 (Granma)

Comments

Comments are closed.

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code