«Todo lo tenemos que discutir en el Partido», señaló el Primer Secretario del Comité Central del PCC y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en la actividad resumen de la visita integral del Secretariado del Comité Central del Partido a la provincia de Mayabeque.

«Este país no está detenido, a este país lo quieren detener; pero no estamos detenidos ni nos vamos a detener. Aquí la alternativa, y está clara, nunca va a ser la derrota, nunca va a ser la rendición, y no nos vamos a dejar humillar. Pero tenemos que seguir potenciando nuestros esfuerzos, nuestra inteligencia, para superar en el menor tiempo posible las adversidades».

El Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, expuso la certeza en la actividad resumen de la Visita integral del Secretariado del Comité Central del Partido a la provincia de Mayabeque.

Desde el pasado martes, el Secretariado del Comité Central y su estructura auxiliar trabajó en los 11 municipios de Mayabeque, recorrió 276 centros de la vida económica y social, 56 comunidades en situación de vulnerabilidad, e intercambió con más de 10 300 personas.

En la visita integral se evaluó el estado de cumplimiento de los acuerdos del 8vo Congreso del Partido con la implementación de las Ideas, Conceptos y Directrices emanados de esa cita, así como se comprobó la organización y desarrollo de los principales programas económicos y sociales.

La clausura también fue presidida por Roberto Morales Ojeda, miembro del Buró Político del Comité Central del Partido, Yuniasky Crespo Vaquero, primera secretaria de la organización en Mayabeque, y Tamara Valido Benítez, gobernadora de la provincia.

Roberto Pérez Jiménez, jefe del Departamento de Organización del Comité Central, presentó una síntesis del trabajo realizado, que abarcó el funcionamiento interno del Partido, de la UJC y de las organizaciones de masas, entre otros temas.

Fue un análisis crítico, donde el miembro del Buró Político Roberto Morales Ojeda señaló que en Mayabeque no se ha logrado alcanzar los indicadores que el Partido demanda en estos tiempos.

En intercambio con varios primeros secretarios municipales enfatizó que hoy es imprescindible usar las vías del Partido para incidir más en la trasformación de los territorios, en especial las organizaciones de base y su militancia, máxime cuando el país ha establecido una buena estructura de Gobierno a nivel de nación, provincia y municipios.

Donde los núcleos funcionen bien, la militancia es un ejemplo para el resto de los trabajadores, sentenció Morales Ojeda, que también llamó a avanzar en el trabajo de la UJC y de sus comités de base. Recabó además perfeccionar la labor que permita mayor crecimiento de las filas de la organización y en todo lo relativo al estado de la militancia.

Crespo Baquero, primera secretaria del Comité Provincial del Partido, subrayó la decisión de la militancia mayabequense de transformar los resultados, que —reconoció— no son favorables ni se han podido solucionar con la rapidez necesaria.

Al referirse a la importancia de la vida interna del Partido, expresó que para transformar hay que ir al núcleo. También expuso sobre la necesidad de resolver lo relativo al estado de la militancia.

Subrayó a propósito que la provincia ya detuvo el decrecimiento en la militancia, aunque no se está satisfecho a pesar del ligero crecimiento que se va reportando. Hay que transformar el Partido para que se transforme la UJC y las organizaciones de masas, sentenció haciendo hincapié en la política de cuadros.

Crespo Baquero señaló también, entre otros asuntos, el desempeño de la provincia en el orden económico, desde la producción de alimento a la gestión de ciencia e innovación, donde el territorio tiene un gran potencial.

IR SIEMPRE CONTRA LA LÓGICA IMPERIALISTA

En la clausura de la visita integral del Secretariado del Comité Central a Mayabeque, el Presidente de la República señaló que superar la compleja situación que actualmente estamos viviendo, «tiene que ver mucho con la manera en que trabajemos, sobre todo en que seamos capaces desde el Partido de motivar la participación, motivar el trabajo de todas las estructuras del Gobierno, de las organizaciones de masas, de las entidades públicas».

Alcanzar esto —argumentó— exige, primero, «estar constantemente atendiendo los planteamientos de la población, estar sensibilizados con todo lo que está afectando a nuestra población, trabajando con intencionalidad y asegurando a nivel de detalle cada uno de los procesos que estamos desarrollando».

El Primer Secretario llamó a «seguir fomentando los mecanismos de democracia y participación popular, a tener mucha sensibilidad en el actuar de los dirigentes, a brindar toda la información que podamos darle a la población en todos los espacios, en todos los ámbitos, sobre la situación en que se vive. Este es un tiempo que no es para estar en la oficina; es tiempo para estar en la base, conversando, hablando con la gente, dialogando, participando».

También convocó a ser «más solidarios a nivel social para apoyarnos todos. Un ejemplo de solidaridad es que, si hay problemas con el transporte porque no hay combustible, los carros estatales, todo el mundo, vaya a recoger gente en las parades, apoyarnos unos a otros. Y si tenemos una tarea que hay que priorizar, pues todos en función de esa tarea y no trabajar por estancos, por fincas».

Díaz-Canel orientó a los dirigentes partidistas de Mayabeque a seguir «los encuentros con los representantes de todos los sectores sociales, a debatir los problemas fundamentales que tenemos, sean o no de nuestro radio de acción, porque el radio de acción —dijo— es todo en las organizaciones de base del Partido.

«Si hay apagones, eso no puede ser un tema que no esté en las organizaciones de base del Partido, porque es algo que está afectando a la población, y el Partido tiene que analizar qué es lo que está pasando, si se están haciendo de forma bien programada o no, si estamos dando la información o no…

Todo —enfatizó— lo tenemos que discutir en el Partido. Y también fomentar, sin ningún tipo de trabas, de limitación, las soluciones. Y hay soluciones que no son iguales para todos los municipios ni para todas las provincias, pero lo que nadie puede hacer es perder la posibilidad de, si tiene una solución, aplicarla.

Si hay algo que da mucho —dijo— es el trabajo intenso, abnegado, día tras día, conscientes de que estamos pagando un precio, que es el de la constante agresión del imperio por querer defender una Revolución socialista a 90 millas de ellos.

«Eso no nos lo van a perdonar nunca; ahora, ¿vamos a renunciar a eso, nos vamos a rendir? Si perdemos la Revolución, qué es lo que le toca a este país, ¿el capitalismo desarrollado de Estados Unidos, que con todo su desarrollo es totalmente desigual para la mayoría de su población? No, a nosotros lo que nos toca es el capitalismo del Tercer Mundo, del mundo subdesarrollado, el mundo que no ha podido vacunar a su población contra la COVID-19. Ese es el mundo que nos toca».

«El capitalismo, en siglos de existencia —denunció más adelante el Jefe de Estado—, no ha resuelto las contradicciones y no ha resuelto las desigualdades, y cada vez que aparece un modelo, una idea, un proyecto que puede ser distinto para el mundo, tratan de aplastarlo, como le hacen a la Revolución Cubana.

«Esa es la lógica imperialista, y nosotros tenemos que hacer todo lo que vaya contra la lógica imperialista. Soy consciente, y estoy seguro, reconociendo la dureza de los tiempos y la complejidad de lo que estamos viviendo, que el pueblo cubano y la Revolución cubana van a seguir venciendo».

MAYABEQUE TODA

El Primer Secretario del Comité Central del Partido inició su trabajo en Mayabeque en la finca La Chivería, de la familia Medina, donde el matrimonio de Jorge Francisco y María Luisa, y su hijo Asiel, transformaron un área de seis hectáreas de malos suelos, empleando técnicas agroecológicas.

Al decir de Díaz-Canel se encontró con una familia típica cubana, revolucionaria, honrada, con valores, humilde, simpática, a quienes la sabiduría propia y la vinculación con la ciencia y la innovación le han permitido convertir su parcela en un arquetipo, en cómo debieran funcionar todas las fincas cubanas.

El Presidente de la República se dirigió luego a la comunidad Morales, un barrio en transformación en la zona rural de San José de las Lajas de poco más de 700 habitantes, de la que destacó la amplia participación que estos están teniendo en la reanimación del asentamiento. Es un pequeño pueblo —dijo— que puede y tiene que ser acogedor, bonito, como todos los pueblos de campo deben ser.

Ya en la Universidad Agraria de La Habana, Díaz-Canel, siempre junto a Roberto Morales Ojeda y las principales autoridades políticas y gubernamentales de Mayabeque, intercambió con un nutrido grupo de estudiantes de esa casa de altos estudios y la Facultad de Ciencias Médicas de la provincia.

Destacó el gran compromiso de las y los jóvenes, quienes —dijo— en los últimos dos años han participado con mayor intensidad en todas las tareas de la Revolución. Las y los estudiantes no solo le contaron sobre lo que habían hecho, sino que pidieron tener mayor participación en las misiones actuales y por venir.

Díaz-Canel resaltó el mayor papel que deben y quieren desempeñar los estudiantes de Ciencias Médicas en la promoción de Salud en las comunidades; y los de Ciencias Agropecuarias en el Programa de Soberanía Alimentaria y Educación Nutricional, y en el extensionismo agropecuario con prácticas agroecológicas —método que ya han incorporado como generación—.

También ponderó la demanda de los estudiantes de Ciencias Sociales de continuar involucrados en los diagnósticos e investigaciones sociales en los barrios, y acentúo el rol que pueden seguir cumpliendo en la explicación y argumentación del nuevo Código de las Familias, sobre todo en esta etapa, donde la ciudadanía estará abocada al referendo popular para su aprobación.

El Presidente de la República también sostuvo un prolijo diálogo con un nutrido grupo de expertos cuyas instituciones forman parte del Complejo Científico Docente Tecnológico Agroalimentario Mayabeque, con los que intercambió sobre su aporte al Sistema de Gestión de Gobierno basado en Ciencia e Innovación de la provincia.

Resaltó el liderazgo de la Universidad Agraria de Mayabeque en este propósito y el potencial científico e innovador de la provincia, con una amplia red de centros de investigación que fue creada por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, que con luz larga previó que, de esa parte de Cuba, por su ubicación, emanaran ideas y resultados para el sector agropecuario en toda la nación.

julio 15/2022 (Cuba Si)

Comments

Comments are closed.

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code