Ahora hablamos de un nuevo coronavirus, que es una nueva cepa que no se había encontrado antes en el ser humano y que se ha denominado SARS-Coronavirus-2 o 2019-nCoV. El nuevo coronavirus es el causante de la enfermedad COVID-19.

Los síntomas son similares a los de cualquier gripe: fiebre, tos seca y cansancio o fatiga. Esta tríada de síntomas es la más frecuente.

No obstante, pueden aparecer otros síntomas, como dificultad para respirar, congestión nasal, dolor de garganta, esputos y dolores musculares, entre otros.

Otros datos de interés sobre la enfermedad COVID-19:

-El 81 % de los casos transitan de manera asintomática manifestaciones leves.

-El 14 % puede enfermar de manera grave.

-El 5 % tiene reacciones críticas.

-Las personas mayores contagiadas con el virus y que ya tienen otras enfermedades concomitantes como diabetes o padecimientos cardiacos tienen más probabilidades de desarrollar un cuadro grave.

-El 2 % de los casos más vulnerables puede fallecer.

-El período de incubación del virus —tiempo entre el momento de la exposición al virus y la aparición de los síntomas— puede ser de uno a 14 días. Por tanto, toda la vigilancia en ese período es vital. De ahí la importancia de que, ante la presencia de síntomas respiratorios, no debe demorarse en acudir a los servicios de salud.

¿Cómo se propaga el nuevo coronavirus?

-Se transmite de persona a persona con mucha facilidad, a partir de las microgotas que salen despedidas de la nariz o la boca cuando el infectado tose o estornuda.

-También se propaga si esas microgotas caen sobre una superficie —donde el virus puede sobrevivir desde horas hasta días, en dependencia de la temperatura y otros factores—, se pasa la mano sobre ella y luego se lleva a la boca, nariz, o a los ojos.

Recomendaciones a la población dadas a conocer por el Ministro de Salud Pública de Cuba:

-Lavarse las manos frecuentemente, frotándoselas, usando agua y jabón. Para la desinfección de manos también pueden emplearse soluciones alcohólicas o hipoclorito de sodio al 0.1%.

-Para desinfectar superficies debe usarse hipoclorito de sodio al 0.5%.

-Mantenerse a más de un metro de distancia de quien pudiera tener los síntomas de la enfermedad.

-Cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo o con el brazo flexionado al nivel del codo al toser o estornudar.

-Evitar tocarse la nariz, la boca y los ojos.

-En caso de padecer algún síntoma respiratorio, no confiarse pensando que es un catarro más y acudir al médico de inmediato. No ir a lugares públicos y aislarse dentro de la propia vivienda para no contagiar a los familiares. Usar platos, vasos y cubiertos específicos.

-No automedicarse. Los antibióticos no son eficaces contra los virus.

-Usar nasobucos o mascarillas solo cuando se está enfermo de gripe o cuando se está cuidando a los enfermos. Las mascarillas mal utilizadas pueden ser transmisoras.

-Al regreso de un viaje al exterior, presentarse ante el médico para que se establezca una vigilancia de 14 días en su vivienda (sobre todo si se padecen síntomas respiratorios).

-Mantenerse informados por los medios de prensa nacionales.
-En caso de conocer o sospechar que alguna persona puede estar infestado acudir o avisar al centro de salud más cercano para su atención.

Organización de los servicios médicos para la prevención y el tratamiento

El doctor Portal Miranda, Ministro de Salud Pública dio a conocer el lunes de esta semana que: están disponibles en una primera etapa más de 3 mil 100 camas en todo el país para la atención a esta enfermedad y que se han sido definidos los centros y hospitales en cada territorio para el aislamiento y tratamiento de casos sospechosos o confirmados. Se decidió la incorporación de hospitales militares, pero hay otro grupo de centros seleccionados, detalló, para no complicar al resto de los hospitales que deben continuar prestando los servicios habituales.

Agregó que igualmente se encuentran disponibles más de cien camas en las terapias intensivas. Se con los especialistas capacitados, quienes acabaron de pasar un curso de muy alto nivel en el IPK con los intensivistas más avanzados. Están escritos los protocolos de atención, en los que están presentes las mejores experiencias cubanas para el manejo de la enfermedad y también las de otros países.

En los cuerpos de guardia se habilitará una consulta especializada que solo dará atención, con las condiciones y los medios requeridos, a cuadros respiratorios.

Refirió como otro aspecto la necesidad de que el sector de la salud tenga una mirada diferente a instituciones sociales como hogares para ancianos y también maternos, centros para deambulantes, y otros, atendiendo a que se trata de grupos vulnerables.

En cuanto a los medicamentos, afirmó que el Estado ha respaldado financieramente los recursos necesarios para enfrentar esta enfermedad. Agregó que se han adquirido otros recursos para responder a una epidemia como material gastable, medios de protección, equipos para terapia intensiva y también piezas de repuesto para ese equipamiento.

Asimismo, comentó sobre un grupo de expertos de centros de investigación cubanos, que se trabajan en cómo aportar, a Cuba y a los países infectados, nuevos productos para tratar la enfermedad Covid-19.

Detalló que «hoy nos encontramos en la segunda etapa de preparación, que no solo abarca a los compañeros de la salud, sino a otros organismos con alta incidencia en este sistema como Turismo, Transporte, la frontera y los trabajadores por cuenta propia».

marzo 13/2020 (Cubasi)

 

marzo 15, 2020 | Maria Elena Reyes González | Filed under: De la prensa cubana | Etiquetas: |

Comments

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code