Continúa atención a sospechosos en Hospital Pediátrico de CamagüeyLa atención a pacientes sospechosos de COVID-19 en la provincia de Camagüey se garantiza en el Hospital Pediátrico Eduardo Agramonte Piña, y la Villa Azucarera habilitada con ese propósito como una extensión del centro hospitalario, ambos en esta ciudad.

En medio de la tensa situación epidémica presente el territorio, en la sala de aislamiento del Eduardo Agramonte Piña ingresan los niños menores de 18 meses con síntomas sugestivos de la enfermedad, en espera del resultado de su examen de PCR (reacción en cadena de la polimerasa) y el de su familia.

Así comentó a la prensa Nancy Ratón Quintana, subdirectora de asistencia médica de la mencionada institución de salud, quien añadió que la Villa Azucarera está destinada para los mayores de 18 meses con ese criterio epidemiológico.

Sin embargo, los sospechosos pertenecientes a ese último grupo etario con padecimientos de base, reciben el tratamiento médico correspondiente en el hospital, subrayó la especialista de segundo grado en Pediatría.

Entre enero y el mes anterior en el centro hospitalario fueron atendidos 148 pacientes como posibles contagiados, incluyendo 49 lactantes, y de ese total, 19 resultaron positivos al patógeno.

La doctora comentó que en la primera etapa de la epidemia en la región agramontina casi no enfermaron niños, y actualmente existe un incremento de los casos confirmados, como en el resto del país.

Hasta el momento el territorio no registra fallecimientos en pacientes de edad pediátrica, ni tampoco graves o críticos, pues eran de la provincia de Ciego de Ávila los infectados con el SARS-CoV-2 que sufrieron un empeoramiento de su estado de salud, tratados en el Hospital Militar Octavio de la Concepción y de la Pedraja, de esta urbe, recordó.

Los grupos que con mayor frecuencia adquieren el padecimiento en Camagüey son los de edad escolar y los adolescentes, empero, es significativo el aumento de la morbilidad en los menores de un año durante los últimos meses, explicó.

Para el seguimiento de los pacientes recuperados de la enfermedad funciona mensualmente en el Hospital Pediátrico una consulta mutidisciplinaria conformada por pediatras, intensivistas, psicólogos, rehabilitadores, cardiólogos, entre otros especialistas.

En ese encuentro se evalúan los pacientes que vienen remitidos de las áreas de salud, pues en un inicio eran tratados todos, pero ante el incremento de los contagios fueron creadas comisiones en los municipios, y desde allí se envían los casos para ser valorados en la consulta provincial.

Ratón Quintana refirió que hasta la fecha no han asistido en la región a niños con graves secuelas como fibrosis respiratoria o trastornos cardíacos provocados por la COVID-19, y lo principal que ellos manifiestan son cansancio, cefalea y fatiga.

A pesar de las restricciones impuestas por la pandemia y el bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos a Cuba, el Eduardo Agramonte Piña continúa con sus prestaciones habituales, aunque está limitada la actividad quirúrgica solo a los casos de emergencia, y a urgencias relacionadas con pacientes que tienen otras patologías y no pueden esperar.

Igualmente para aquellos niños que requieran de la consulta externa se mantienen esos encuentros, si bien están suspendidas de manera oficial.

mayo 26/2021 (ACN)

mayo 27, 2021 | Maria Elena Reyes González | Filed under: De la prensa cubana | Etiquetas: , |

Comments

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code