Las autoridades sanitarias cubanas aseguraron que la propagación de Ómicron en el país se ha controlado «en un corto período» y atribuyeron el resultado a la efectividad de las vacunas nacionales, una situación muy conveniente para la reapertura económica de la isla con el turismo de elemento central.

En este país del Caribe «a diferencia de lo ocurrido en el mundo con la propagación de la contagiosa variante Ómicron del SARS-CoV-2, la tasa de incidencia no ha superado las olas anteriores y, en un corto periodo de tiempo, comenzó a observarse un control de la transmisión», según fue citado por la prensa oficial un especialista al respecto.

Según el doctor en Ciencias Eduardo Martínez Díaz, presidente del Grupo Empresarial BioCubaFarma, entidad estatal que administra las vacunas, la modalidad comenzó a circular en la nación «cuando más del 80 % de la población estaba completamente inmunizada, con una de las tasas de vacunación más alta del mundo», aseguró.

Cuba, con más de 11 millones de habitantes, comenzó a aplicar el miércoles la decisión de eliminar la cuarentena obligatoria para viajeros procedentes de algunos países de África que son Sudáfrica, Lesoto, Botswana, Zimbabue, Mozambique, Namibia, Malawi y Eswatini (antes Suazilandia).

No obstante fue advertido que los viajeros favorecidos por la decisión deberán no obstante cumplir «con la obligatoriedad de presentar en el punto de entrada el resultado negativo de una prueba PCR realizada hasta 72 horas antes de viajar». Deberán además presentar un certificado de vacunación con cualquiera de los productos aprobados por el mundo.

El control de la situación epidemiológica es esencial para la reapertura cubana que mantiene el gobierno desde noviembre del año pasado y que fue retrasada a fines de 2021 por la aparición de ómicron.

La industria turística es crucial ante la necesidad de lograr mejorías en el mercado interno con un severo déficit de alimentos y de mercancías fundamentales y un proceso inflacionario muy alto.

Además de atraer divisas actualmente el sector sienta las bases para un crecimiento gradual en los próximos años con una «meta» de elevar hacia 2030 la capacidad hotelera a 95 mil habitaciones y superar los seis millones de arribos de turistas visitantes.

En 2019, antes de estallar la pandemia mundial Cuba consiguió más de cuatro millones de llegadas.

febrero 18/2022(Cuba Si)

Comments

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

*

code